La Torre de Babel es el origen mitológico de la diversidad de lenguas y culturas que se extendió por todo el mundo. De una diversidad que a veces se ha querido negar, intentando unificar el género humano bajo un único modelo cultural.

Pero la diversidad sigue estando viva. Y se la encuentra no sólo en los rincones más aislados de la Tierra sino en las grandes ciudades occidentales donde la heterogeneidad humana parece condenada a la extinción.

La leyenda

Después del Diluvio, reunidos en la llanura de Shinear, los habitantes de la ciudad de Babel pretendían edificar una torre que llegara hasta el cielo. Furioso por la arrogancia de Babel, Dios confundió a los que trabajaban en la construcción de la torre, haciéndoles hablar en distintas lenguas. Así, sin poder comunicarse entre ellos, la ciudad de Babel nunca pudo acabar la torre.

¿Dónde estaba situada la torre?

Muchos exploradores occidentales hicieron excavaciones en la Mesopotamia en busca de esa construcción, desde Bagdad hasta Babilonia. Finalmente, en 1913, fue el arquitecto y arqueólogo alemán Robert Koldewey quien la descubrió en la actual Iraq (antigua Babilonia) en 1913. Kildewey no hizo sólo ese hallazgo sino que había sido parte del grupo arquológico que descubrió la Puerta de Ishtar, en 1902.

Detalles de la construcción

La torre era una estructura cuadrilátera con una base de 90 metros por lado y 90 metros de alto. Se habían llegado a construir 7 pisos. En lo que era el último piso parecía haber instalaciones para el culto con adornos azules para imitar el color del cielo.

La torre estaba hecha de ladrillos crudos y fue cubierta en la parte superior con ladrillos cocidos. Tenía tres escaleras, dos laterales y una central.

En realidad su origen es desconocido, pero una construcción de varios pisos en Babilonia, llamada zigurat, fue restaurada por el rey Nabopolasar unos seis siglos antes de Cristo, y 150 años más tarde Alejandro el Grande intentó reconstruir las ruinas pero terminó abandonando el proyecto. Sin mantenimiento, lo que quedó de la torrre fue sólo un montón de piedras sobre el que se construyó un edificio que más tarde se desplomó. Sepultados bajo todos esos escombros encontró el arqueólogo Koldewey los restos de la torre.

La Torre en el Tarot

Es la carta número 16 del Tarot, también llamada la Casa de Dios, en referencia a la torre de Babel. Representa hombres cayendo de la torre, una lengua de fuego devorándola y piedras derrumbándose alrededor, significando el castigo divino a los hombres por compararse con Dios. Aunque su significado es bastante variable, es una carta negativa.

Internet, la nueva Torre de Babel

Uno de los grandes inconvenientes de los usuarios de la red es el idioma. Alrededor del 80% de las páginas web está en inglés, dejando sin mayor representación al resto de los usuarios que no lo habla.

Para captar a esa población multilingüe, Internet está tendiendo a ser políglota y el español es uno de los idiomas privilegiados. Para los que no hablan inglés ni castellano, y especialmente para los que en sus idiomas tienen caracteres distintos, han surgido proyectos que buscan dar cabida a idiomas orientales, nunca antes representados en la red mundial.

Así, por ejemplo, Hotmail funciona actualmente en 7 idiomas. Everymail, por otro lado, ofrece la posibilidad de enviar mensajes en cualquier idioma. Para eso consta de un teclado virtual en pantalla.