La transición de la escuela a la universidad o una institución postsecundaria es una experiencia que trae consigo mucha ansiedad e incertidumbre. Es un momento en el cual las decisiones que se tomen pueden definir el futuro tanto en el área profesional como personal. Lo ideal es tener la mayor información posible para que dichas decisiones estén basadas en un análisis de lo que se será lo mejor y que por ende ayudará a lograr las metas académicas.

Autoevaluación de la personalidad, capacidad y habilidades

Primeramente, es importante tener claro cuáles son los intereses vocacionales y ocupacionales. Esto permitirá escoger una carrera de acuerdo a cada personalidad, habilidades e intereses, minimizando así el riesgo de estudiar una profesión en la cual podría resultar incómoda de ejercer. Nadie mejor que cada uno conoce las destrezas y limitaciones, por eso es importante una autoevaluación genuina.

John Holland en su Teoría Tipológica categorizó la personalidad y los ambientes ocupacionales en seis tipos. Su teoría está basada en la Teoría de Rasgos y Factores cuyos postulados señalan que las personas que desempeñan una misma ocupación tienen características similares y que la satisfacción de la ocupación se relaciona con el grado de concordancia que existe entre la persona y las exigencias de la ocupación. Quiero esto decir, que mientras más se asemeje la personalidad a las tareas que se desempeñan en la carrera, más a gusto se sentirá la persona en dicha profesión.

En la selección ocupacional es importante identificar tus intereses y habilidades

Los intereses obviamente es todo aquello que lo place y hacer, mientras que las habilidades son las destrezas que se tienen para realizar alguna tarea. Se puede hacer una autoevaluación al analizar los siguientes tipos de personalidad y ambientes ocupacionales según Holland.

  • El Realista - En este tipo se integran a las personas que gustan de manipular objetos, tienen habilidades mecánicas, generalmente no prefieren la interacción con los demás. También valoran el dinero, el estatus y el poder. Algunas ocupaciones de este tipo de personalidad son los ingenieros, agricultores, arquitectos entre otros.
  • El Investigativo - Aquí se agrupan las personas que le tienen habilidades analíticas, manejan ideas abstractas, y tienen valores no convencionales. En las ocupaciones de este tipo se encuentran los científicos y matemáticos, entre otros.
  • El Artístico - En este tipo de personalidad se incluyen las personas que poseen habilidades artísticas. Usan el arte como manera de expresión, son creativos y les gusta la independencia. Generalmente, tienen excelentes destrezas de redacción. Los músicos, actores, periodistas, escritores están ubicados en este tipo de personalidad y ambiente ocupacional.
  • El Social - Las personas que disfrutan servir a los demás, son cooperadores, sensibles y tienen excelentes destrezas interpersonales están ubicadas en este tipo. Esto incluye a los maestros, trabajadores sociales, sacerdotes, consejeros y enfermeros entre otros.
  • El Empresarial – En este tipo de personalidad se ubican las personas que le gustan los riesgos, son agresivos al momento de alcanzar las metas que se establecen. Valoran el poder y tienen habilidades para convencer a los demás ante su punto de vista. Son extrovertidos, tienen liderazgo y buenas relaciones interpersonales. Los banqueros, vendedores y gerentes son algunas de las profesiones que se incluyen en este grupo.
  • El Convenciones - Las personas que son organizadas, tienen habilidades matemáticas, disfrutan el orden y trabajar sin tener mucha interacción con los demás. Aquí se encuentran secretarias(os), contables, oficinistas entre otros.
La Teoría Tipológica de Holland se ha utilizado como base en muchos de los inventarios de intereses vocacionales que se utilizan en la consejería ocupacional con el fin de esclarecer dudas al momento de escoger una ocupación. Para maximizar las oportunidades de éxito en la preparación académica se debe tener en cuenta que al seleccionar una carrera deben estar acorde los intereses, habilidades y valores ocupacionales. Para ser un profesional exitoso la clave es amar la profesión.