A lo largo de los años, muchos historiadores han hablado en sus trabajos sobre la libertad sexual de la sociedad romana. Pero esta libertad en lo que concierne al erotismo y la sexualidad, parece que no solo quedó plasmada en sus pinturas o mosaicos, sino que contaban también con una moneda cuya cara reflejaba imágenes de alto contenido sexual.

Qué es la Sprintia y qué representa

La moneda en cuestión recibe el nombre de Sprintia. Se cree que tuvo lugar su creación durante el siglo I o II d.C y según se conoce, se utilizaba para pagar en los burdeles y a las prostitutas callejeras del Imperio Romano, por lo que más que una moneda, podríamos acuñarle el nombre de ficha.

En una cara de la moneda vemos un acto sexual bastante explícito, mientras que en el lado opuesto observamos un número, el cual si tenemos en cuenta la teoría de su uso en Burdeles, sería el precio a pagar por que se consumara el acto sexual representado en la cara de la moneda o ficha.

La Sprintia como modo de superar las barreras idiomáticas

Estos dibujos tenían una función primordial para los extranjeros que visitaban Roma y quisieran solicitar favores sexuales, ya que cada moneda se identificaba con un servicio sexual que proporcionaban las prostitutas y, dependiendo del servicio que quisieran, tenían que presentar una moneda u otra.

Las monedas, que solían ser de Bronce o Latón, fueron acuñadas por orden de Tiberio y lo cierto es que tuvieron muy poca circulación, por lo que hay poca información sobre ellas. Por este motivo, surgen dudas acerca de si dichas monedas eran realmente utilizadas a modo de transacción, sobre todo para superar la barrera del idioma, o si se trataba de un encargo que el emperador Tiberio mandó crear, haciendo de este modo alarde de su extremo apetito carnal y empleándolas en sus juegos sexuales.

La Sprintia y Tiberio

Martín Casariego, en su artículo Asesino compulsivo, señala sobre Tiberio que “…Y sin duda conoció a los Sprintias, jóvenes de ambos sexos que Tiberio juntaba de tres en tres para que copularan delante de él”.

El historiador Suetonio afirmaba que “En su quinta de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida toda de lechos en derredor. Un grupo elegido de muchachas, de jóvenes y de disolutos, inventores de placeres monstruosos, y a los que llamaba sus maestros de voluptuosidad (spintrias), formaban allí entre sí una triple cadena, y entrelazados de este modo se prostituían en su presencia para despertar, por medio de este espectáculo, sus estragados deseos"

La sprintia también representaba prácticas homosexuales

Quizá también fuera una manera de evitar el regateo, las estafas o de normalizar los precios en diferentes burdeles romanos.

Las Spintriaes que han llegado hasta nuestros días fueron fabricadas en cobre o latón, y no todas representan relaciones heterosexuales, también hay alguna que otra Spintria que representa prácticas homosexuales.

Algunos historiadores actuales sostienen que ante la prohibición en épocas de Tiberio de pagar los servicios en los burdeles con monedas que llevaran la esfinge del emperador, se acuñaron esas fichas a fin de facilitar el pago de los servicios aludidos. Después, Domiciano derogó esa prohibición.

Dónde encontrar las Spintriae

Se pueden encontrar algunas colecciones de estas curiosas monedas como la de Pompeya y la selección de las extensas propiedades de la colección Hunterian, Glasgow. Para los interesados en adquirir una de ellas, pueden hacerlo únicamente a través de casas de subastas de monedas antiguas como en la página web Coins, aunque es muy poco frecuente que se subaste alguna y si se da el caso, la cifra correspondiente a pagar suele ser muy elevada.