En los años 50, Renfe empezó sus planes de dieselización, las locomotoras de maniobras eran prioritarias en estos planes, ya que suponían un ahorro muy importante en la explotación.

Antes de la creación de Renfe en 1941, una de las compañías privadas de antes de la guerra civil era la MZA (Compañía de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante). Esta compañía disponía de dos locomotoras de maniobras de unos 100 CV de potencia para pequeñas maniobras y movimientos, que además eran fáciles de manejar y dieron buenos resultados, desgraciadamente esta serie de locomotoras no se amplió debido a la guerra civil.

Acabada la Guerra, Franco nacionaliza los ferrocarriles españoles y los unifica en una compañía pública, Renfe.

Con el tiempo, la compañía estatal decide retomar el proyecto de la compañía MZA con un modelo de locomotora más evolucionado.

La locomotora Memé de Renfe, un proyecto de MTM y Pegaso

La fabrica catalana MTM (Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona), presenta un modelo de locomotora, que evoluciona los antiguos modelos de la MZA, más adelante ENASA, pondría sus motores Pegaso a dichas máquinas.

La idea de Renfe, era adquirir unas locomotoras de pequeña potencia, (a diferencia de los tractores 303 y 304 que estaban pensados para trabajos mayores) ideadas para ramales industriales, colocar pequeños vagones y también para estaciones pequeñas con apartaderos, donde con un mínimo de personal se pudieran manejar estos tractores de maniobras.

La MTM denominó a estas locomotoras con el modelo “Memé”, mas adelante los ferroviarios apodaron a estos tractores con el nombre de “Pegasines”, por la marca Pegaso de sus motores y el reducido tamaño, que fue el más pequeño de Renfe.

Características técnicas de la locomotora serie 301 de Renfe

  • Constructores: MTM, ENASA, Euskalduna y Macosa.
  • Años de construcción: 1960-1964
  • Número de unidades para Renfe: 45.
  • Longitud entre topes: 6780 mm.
  • Altura máxima: 3625 mm.
  • Ancho máximo: 3.050 mm.
  • Distancia entre ejes: 2.000 mm.
  • Diámetro de ruedas nuevas: 860 mm.
  • Radio mínimo de inscripción en curvas: 5m.
  • Peso en servicio: 25 t..
  • Esfuerzo de tracción máximo: 6250 Kg.
  • Potencia: 130 CV.
  • Motor: Pegaso diésel III D.
  • Transmisión: hidromecánica.
  • Disposición de ejes: 2 ejes accionados por bielas.
  • Velocidad máxima: 50 Km/h.
  • Capacidad depósito de combustible: 200 l.
  • Freno: aire comprimido y de mano.

Servicios ferroviarios Realizados

Estas pequeñas locomotoras han estado prácticamente en toda la red ferroviaria española, se las ha podido ver en ramales industriales, como por ejemplo las azucareras, pequeñas estaciones con pequeños apartaderos y sobre todo en depósitos y talleres, donde trabajaban con pequeños vagones de herramientas y también arrastraban locomotoras y automotores a las zonas de reparación, la gran mayoría de locomotoras “Memé” estuvieron en este ultimo cometido, acabaron siendo las “reinas de los talleres”.

A título de curiosidad, decir que en algunas ocasiones sustituyeron a las locomotoras 303 y 304 por averías de estas, y el resultado que dieron los 301 “Memé” fue extraordinario, a pesar de tener mucha menos potencia.

Un proyecto que no se llevó finalmente a cabo, fue el de utilizar a los tractores 301 “Memé” para enganchar y desenganchar vagones a los trenes colectores, (también denominados “rutas”) estos trenes generalmente paraban en todas las estaciones recogiendo vagones cargados y la locomotora titular que arrastraba el tren tenía que maniobrar perdiendo mucho tiempo, entonces una solución era poner un tractor “Memé” en todas las estaciones, o incluso en la cola del tren, para perder el menor tiempo posible, pero todo esto quedó en un proyecto.

La pequeña locomotora 301 de Renfe, un pequeño gran éxito

Estas sencillas locomotoras dieron más de sí de lo esperado en un principio, tenían poca potencia, pero tenían una adherencia muy buena para su peso y su sencillo manejo y mantenimiento las hizo útiles durante mucho tiempo, además este modelo es un ejemplo de buen hacer de la industria española. A finales de los años 80 prácticamente todas fueron dadas de baja, cuando Renfe reestructuró en profundidad el parque de locomotoras de maniobras, algunas de ellas fueron vendidas a empresas privadas y afortunadamente algunas asociaciones las conservan en estado de funcionamiento para uso recreativo y cultural.