Este tipo de bioma se localiza en zonas cercanas al ecuador, donde las lluvias son abundantes, la temperatura promedio es elevada durante gran parte del año y la estación seca dura solamente un par de meses. Como resultado de estas condiciones climáticas, la variedad de especies vegetales y animales es enorme. En cuanto a la vegetación, se pueden distinguir cinco grupos diferentes de plantas. Éstos están compuestos por los árboles que emergen por encima de la cubierta formada por las ramas superiores, la cubierta vegetal superior, la capa de árboles de baja altura, los arbustos que crecen por debajo de éstos y el manto de plantas herbáceas y helechos que están en contacto casi directo con el suelo.

Por otra parte, la fauna de la selva tropical lluviosa también es variada. Están aquellos animales, como ciertas aves y murciélagos, que buscan su alimento en la parte más alta de la cubierta vegetal pero también abundan aves, mamíferos e insectos que incursionan en las partes inferiores de los árboles o directamente a nivel del suelo en busca de comida, comenta Neil A. Campbell en Biology.

Suelo, flora y fauna

Los suelos de la selva tropical lluviosa presentan un considerable desgaste como consecuencia de las acciones climáticas a las que son sometidos. A pesar de la alta cantidad de detritos de plantas que continuamente reciben, estos suelos se caracterizan por una descomposición muy rápida y por lo tanto no desarrollan una capa orgánica bien definida en su superficie. Además, sus componentes más solubles son eliminados a través del filtrado. Esta clase de suelos tiene una baja capacidad de intercambio catiónico y un aporte limitado de bases como las provistas por el calcio y el potasio. El color rojizo que presentan se debe al contenido alto en óxido de hierro, según David Briggs, Peter Smithson, Kenneth Addison y Ken Atkinson en Fundamentals of the Physical Environment.

La vegetación de esta clase de selva es muy variada en cuanto a especies y estructura, pudiéndose encontrar hasta 100 especies de árboles en una hectárea. Incluso, de acuerdo a estudios realizados en la selva amazónica de Ecuador, se han reportado 473 especies de árboles en el área mencionada anteriormente. Por lo general, hay una relación directa entre el promedio de la cantidad de lluvia anual y la cantidad de especies presentes. Además, los árboles de estas regiones pueden adquirir nutrientes con gran facilidad debido a micorrizas. Por último, sus sistemas radiculares son muy potentes, lo cual les permiten llevar agua desde el suelo hasta lo más alto de la planta, según la mencionada obra.

La variedad de animales también es importante debido a la diversidad de la vegetación que se encuentra en esta clase de ambientes. Muchos ejemplares viven en los árboles. Los que habitan en las partes más altas de éstos casi nunca se relacionan con la vida a nivel del suelo pero aquellos que viven en zonas más bajas visitan el suelo de forma mucho más frecuente, complementan los autores de Fundamentals of the Physical Environment.

Un ambiente muy apropiado para los insectos y otros bichos

Las selvas tropicales lluviosas del mundo son ecosistemas muy apropiados para la vida de los insectos. Ken y Rod Preston-Mafham en The Natural World of Bugs and Insects hacen referencia a varios casos interesantes como el de los grillos pertenecientes al género Nisitrus, que permanecen activos durante el día, momento en el cual puede verse el apareamiento sexual, diferentes clases de mariposas que se nutren del néctar de flores de colores apagados, savia, materia fecal o frutas podridas, saltamontes que se alimentan de forma destructiva de flores, escarabajos que aprovechan la savia de troncos de árboles dañados, termitas que atacan los troncos de árboles y arañas de diferentes clases, como las pertenecientes al género Nephila, cuyas hembras de gran tamaño viven en telarañas de seda amarilla y muy resistente.

Fuente de alimentos y medicamentos

Estos ambientes naturales son también importantes por sus fuentes de alimentos y medicamentos. Así lo hace saber Rainforest Alliance.

Las selvas tropicales lluviosas ofrecen una gran diversidad de productos vegetales. Por ejemplo, variedades de bananas, cítricos en general, pimientos, maníes, café y té, aceite de coco, azúcar y frijoles, entre otros han tenido su origen en estos lugares o en sus cercanías.

Por otra parte, estas zonas del planeta son valiosas para la medicina. Muchos de las sustancias químicas para tratar diversos problemas de salud como inflamaciones, reumatismo, diabetes, malaria, problemas cardiovasculares, enfermedades de la piel y artritis entre otras, son aportadas por plantas de las selvas tropicales lluviosas. Además, The Rainforest Information Centre hace mención a drogas como Digitoxina, Vincristina, Fisostigmina, Atropina y Quinina que tienen su origen en plantas pertenecientes a esta clase de ambiente.

La acción del hombre en la selva tropical lluviosa

Esta selva ha sido drásticamente modificada por el hombre durante muchos años y continúa sufriendo recortes de su cobertura a nivel mundial. Las razones que llevan a estas prácticas son variadas. Fundamentals of the Physical Environment cita como ejemplos la creación de establecimientos ganaderos, la expansión de cultivos agrícolas, el trazado de nuevas carreteras, la tala de árboles y la producción de forraje. Según la mencionada obra, los aspectos más salientes del impacto ambiental que sufre este bioma son la deforestación y la pérdida de biodiversidad y recursos naturales.