Es cierto que el hombre, en su afán por comercializar los productos derivados de algunas plantas medicinales, en ocasiones les atribuye a las mismas tal cantidad de propiedades curativas que es precisamente esto lo que hace dudar, al hacer pensar que pudiera responder más a la propaganda que a la realidad.

Sin embargo, existe una planta cuya demanda ha ido creciendo y si bien se le atribuyen magníficas propiedades, éstas son avaladas por investigaciones científicas. Su nombre es aloe vera, y también es conocida como sábila. Luego de numerosos estudios, se ha comprobado que su extraordinaria composición es ideal para ser aprovechada en la lucha contra varios malestares y enfermedades. Por todo esto, algunos la consideran la planta milagrosa.

El aloe vera o sábila

Esta maravillosa planta, cuyo nombre científico es aloe barbadensis miller, pertenece a la familia de las liliáceas y es una de las más de 200 variedades que presenta el género de los aloes. Originaria de Africa, es la especie más eficaz en cuanto a propiedades medicinales se refiere. Los conocimientos sobre estas propiedades datan del Antiguo Egipto. Varios dibujos y documentos lo corroboran. Parece que desde épocas remotas se usaba como cicatrizante, como cosmético y para embalsamar.

La planta presenta hojas lanceoladas de color verde que pueden alcanzar hasta 70 cm de altura y 7 cm de ancho, con bordes espinosos, y su interior es una pulpa gelatinosa con un sabor muy amargo. Esta, junto al jugo resinoso que produce, contiene las propiedades más importantes tanto cosméticas como terapéuticas.

Composición de la sábila

Entre los componentes principales que la hacen tan beneficiosa tenemos:

  • Vitaminas: A, B1, B2, B6, B12 y C.
  • Minerales: Hierro, magnesio, calcio, potasio y sodio, entre otros.
  • Aminoácidos: Ácido fólico, cobre, leucina, felinanina y otros.
  • Polisacáridos: Celulosa, glucosa, galactosa y otros.
  • Enzimas: Lipasa, oxodasa y catalasa, entre otros.
  • Presenta además ácidos grasos y otros componentes.
Propiedades del aloe vera

Las propiedades terapéuticas y cosméticas de esta planta se optimizan a partir de los tres años de su vida. Su extraordinaria composición ejerce una función antiinflamatoria, cicatrizante bactericida digestiva, regeneradora celular antibiótica, antiséptica coagulante antiviral, analgésica y antialérgica, entre otras.

Numerosos estudios dan fe de sus propiedades curativas. Luego de una investigación, el Instituto de Ciencia y Medicina Linus Pauling en California, EE.UU., comprobó las ventajas del consumo de la sábila sobre el aparato digestivo. Se determinó que consumiendo diariamente el jugo de sus hojas, sintieron gran mejoría personas que sufrían de colitis, acidez estomacal y colon irritable. Además, se manifestó la acción como cicatrizante y antiácido en tratamiento de gastritis y úlcera.

La venezolana Gloria Maldonado, bióloga y naturópata, apunta en uno de sus articulos: "La sábila es lo mejor que hizo Dios para el sistema digestivo, porque tiene la propiedad de bloquear la pepsina y el ácido clorhídrico en el estómago (cuando está vacío) y estimular la regeneración de la mucosa gástrica y duodenal. Esto la hace ideal para las personas con problemas de acidez y úlceras".

Las investigaciones también han demostrado que posee propiedades antioxidantes y regeneradoras de los tejidos.

Usos de la sábila

Los productos de la sábila que se usan para estimular la piel y el cabello, así como los que combaten el acné y las arrugas, cada día aparecen más en tiendas de belleza y farmacias. El gel de la planta es excelente como tópico para quemaduras, heridas y otras enfermedades de la piel, merced a su propiedad cicatrizante y regeneradora.

Se usa también para tratar de cicatrizar úlceras estomacales, para eliminar colitis, gastritis, artritis, reumatismo, para tratar las anginas, el asma y dolores musculares.

El tratamiento, en estos casos, consiste en tomar los productos derivados de la sábila, que se venden en mercados y farmacias. También se puede digerir naturalmente, tragando porciones de la pulpa en ayuna y antes de acostarse. Dicha pulpa, licuada, es ideal para la desintoxicación del colon, tomando una taza diaria durante siete días.

Medicina contra el cáncer

La sábila es uno de los remedios naturales con mejor aceptación popular. Los testimonios lo demuestran, y debido a su propiedad antioxidante, también se usa en la terapia para combatir la enfermedad del siglo: el cáncer. Últimamente se ha usado con frecuencia con este fin, sobre todo, para el cáncer de colon.

Un fraile franciscano, de origen brasileño llamado Fray Romano, escribió: “Yo curo el cáncer, tú puedes curar el cáncer y cualquier persona que lo quiera lo puede curar, sin hacer milagros, simplemente aplicando los productos de la naturaleza.", y publicó su famosa receta contra el cáncer, que aunque carece de respaldo científico, se ha hecho muy popular. Luego de ser utlizada por muchos enfermos, han surgido testimonios muy positivos que dan crédito a la planta.

Obtención y cultivo

Para no tener que extraer la pulpa de la hoja, algo que a veces es trabajoso, se pueden comprar los productos envasados, obtenidos de las diferentes sustancias de la planta, para sus determinados usos.

Pero algunos, quienes no le ofrecen mucho crédito a estos productos y para evitar ingerir preservativos innecesarios, obtienen las hojas de sábila del mercado o directamente de la planta y extraen por sí mismos la pulpa, la cual conservan por no más de una semana para aprovechar sus óptimas propiedades.

Es una planta fácil de cultivar pues puede crecer tanto en suelo como en macetas, y asimila temperaturas por encima de cero grado centígrados, requiriendo de un par de riegos a la semana. Se cultiva por medio de semillas o retoños (hijuelos) siendo esta última técnica la más efectiva.

No dude en cultivar su sábila, sería muy profiláctico. Esta maravillosa planta sólo podría ofrecerle ventajas. Teniéndola cerca, en casa, tal vez le sirva de ayuda en el futuro y podría convertirse, además, en un interesante elemento en la decoración de su hogar.