A pesar de ser conocida la Inquisición, no es muy común saber que hubo varias inquisiciones, comenzando con la inquisición medieval, fundada en el 1184, de la que sucedieron las demás, incluida la más famosa, la española.

La lucha contra las herejías

El fin último de la inquisición era el de combatir las herejías y blasfemias que se presentaban con respecto a la doctrina oficial del vaticano en cuestiones dogmáticas, a veces incluso morales.

Las herejías sin embargo son tanto o más antiguas que el catolicismo. Desde su misma fundación, las luchas doctrinales se han presentado con respecto a la consubstancialidad de Cristo, la trinidad divina, la naturaleza de María, etc.

Antes de comenzar la primera inquisición, la lucha contra las herejías proponía como castigo máximo contra estas manifestaciones la excomunión, pero a partir del siglo XII se comenzaron a infligir castigos físicos para quienes mantenían posturas distintas a las enseñadas por el catolicismo.

Persecuciones

La Inquisición progresivamente comenzó a castigar no sólo las herejías doctrinales dentro de sus integrantes, sus blancos se ampliaron a judíos, a sospechosos de brujería, más aún, ya que cualquier indicio podía hacer que una persona fuera presa de esta institución, el clima social se tornó violento y mezquino al acusar por desprecio, ambición política o económica, o cualquier excusa imaginable, a cualquier persona.

Los nombres a través de la historia

  • Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición, fue fundada por Pablo III en 1542 con la Constitución "Licet ab initio"
  • Sagrada Congregación del Santo Oficio, nombre dado por Pío X en 1908
  • Congregación para la Doctrina de la Fe, nombre actual dado bajo el Pontificado de Pablo VI en 1965.
Como dijimos en un inicio, las prácticas de persuasión y conversión de la iglesia mediante esta orden del Vaticano han variado, pero sus principios son los mismos, cuidar de los dogmas católicos y defenderlos de las ideas herejes que se presentan en la sociedad, o como dice el Vaticano: "La Congregación, en conformidad con su razón de ser, promueve colegialmente encuentros e iniciativas para «difundir la sólida doctrina y defender aquellos puntos de la tradición cristiana que parecen estar en peligro, como consecuencia de doctrinas nuevas no aceptables»".

Reconocimiento de errores en el pasado

El día Domingo 12 de Marzo del año 2000, Juan Pablo II pidió disculpas por errores cometidos por parte de la Iglesia en el pasado, entre ellos el impass que aquí mencionamos, la inquisicion, se refirió como errores por "exceso de celo en pro de la verdad".

Un dato curioso de este hecho es que entre el listado de personas con nombre y apellido a las cuales se pedía perdón por estos excesos, no aparecía mencionado Galileo Galilei, cuyo caso es reconocido por su enfrentamiento con la iglesia con las ideas heliocéntricas vs. geocéntricas basadas en la biblia, por lo que se tuvo que rectificar la lista.

El poder de la congregación para la doctrina y la fe

Nadie duda del poder social que tiene la Iglesia, pero no muchos reparan en el que tiene esta congregación que se dedica a regir la forma de pensar y comportarse de esta institución, es ella quien define los dogmas morales e ideológicos que debe observar cualquier católico en su vida diaria.

Resulta evidente que su poder sobre el mundo católico, es una fuerza impresionante a nivel político en las sociedades de occidente, donde grandes dirigentes militan en la iglesia y basan en sus ideologías las decisiones que toman a la hora de legislar.

Legislaciones referidas a la eutanasia, las libertades sexuales y reproductivas, son evidentemente manejadas por dogmas que afirma esta congregación. Es ella, a fin de cuentas, la que dice lo que Dios es, desea, quiere y, busca.