En las parejas que llevan conviviendo un cierto tiempo cabe la posibilidad de que la rutina de lo diariamente establecido convierta la relación en una inercia carente de sorpresas. Los días pasan sin que nada nuevo suceda. Existe la sensación de que ya está todo dicho, el sexo ha dejado de ser una novedad, los silencios terminan pesando y se cree tener un conocimiento exhaustivo de las reacciones del otro. Sin duda, el aburrimiento amenaza con convertirse en el tercer compañero de viaje.

Todo puede evitarse

Pero el aburrimiento se puede evitar. Como emoción negativa, nos lleva a percibir la vida vacía y sin sentido; como actitud personal, conduce al bloqueo mental y paraliza la posibilidad de emprender iniciativas para salir de una situación rutinaria. Aunque hay personas con tendencia a convertir el aburrimiento en un estado de ánimo permanente, por lo general estar aburrido es una sensación esporádica, relacionada con la apatía y la pobreza de vida afectiva y social en un determinado momento. En cualquiera de los casos, el aburrimiento nubla las perspectivas de futuro, reduce las relaciones personales y disminuye el interés por el alrededor.

El aburrimiento es importante combatirlo

Por ello, deviene fundamental combatirlo. Lo harán con menos voluntad las personas que se han establecido en la rutina y en un estilo de vida ritual que, al menos en apariencia, les proporciona seguridad y les evita riesgos. Esta actitud individual pudiera perjudicar, o beneficiar si así se quiere, a esa persona. Pero cuando se vive en pareja es muy posible que genere conflictos, personales y comunes.

El aburrimiento es consecuencia de la motivación, o más bien de su falta. Si la motivación es interior, lo que mueve a la persona procede de su propio interior; si es exterior, los estímulos que nos movilizan proceden de las circunstancias que nos rodean.

Cambios positivos para alterar algunas circunstancias externas

  • Hay que arriesgarse a que pasen cosas nuevas
  • Dejar que las sorpresas tengan un papel en la vida diaria, por muy pequeñas que sean, satisfacen a quien es objeto y a quien las procura.
Para salir de la rutina basta con planear algo difrente a lo que normalmente haces, no tiene que ser algo muy caro o complicado, simplemente debe de ser algo que le guste a ambos para que se la pasen muy bien.

Un ejemplo divino y romántico lo tenemos en Oscar, hombre de 45 años, dentro de un matrimonio de 20 años juntos, y luego de una larga monotonía se dio cuenta que algo le hacía falta a su pareja, tenían de todo, almas gemelas, pero un día la rutina los pudo, una mañana se levantó de su cama, la miró detenidamente a su mujer y se dio cuenta que ya no bailaban como solían hacerlo, tomó una decisión y se lanzó a la aventura de tomar clases de latino, calzó sus zapatos lustrados, pantalones negros, y camisa color beige; luego de dos meses de clases y excusas por las llegadas tardes le propuso a Inés (su esposa), que lo acompañe a un lugar secreto para ellos, y terminaron juntos compañeros de vida, de ruta combinándose en un ir y venir al compás del son y la salsa, y así se reencontraron en un nuevo mundo del cual cada día era uno nuevo para ellos, era un recomenzar de su matrimonio.

Otro es el explorar el campo de cumplir con las fantasías del otro, tener sexo de a tres por ejemplo tú y otra mujer con eél en el medio, o tú y dos hombres y eél observando o compartiéndote con los dos en cuestión, lograr un clima bien caliente para que el termómetro suba al máximo.

El sexo en multitud genera en algunas parejas el deseo intenso por el otro, también es la fantasía de ellos tener sexo de a tres porque exploran lo prohibido pero con ella compartiéndolo. Puede ser un juego peligroso, pero desafiante para salvar tu pareja, seguro. Hasta uno puede aprender del otro y explorar cosas que hasta el momento no lo habían hecho en un trío o con más personas se animan y eso reaviva el fuego, a tal punto que eso puede durar un mínimo tiempo. Es una sugerencia que de hecho muy pocos lo piensan justamente por la competencia que se puede sufrir en ese momento tanto de él o de ella, pero también es una experiencia renovadora que puede permitir reforzar lo muerto hasta el momento.

Liberen su imaginacion

Sugerido que en principio prueben y gocen entre ustedes, los campos que hasta ahora o de novios no lo habían imaginado, sin limitarse, pruébense, imaginen y vayan tras su objetivo, quizá hasta resulta más atractivo que otras cosas que se habrían propuesto.