Si nuestro vehículo sufre una avería y ha vencido la garantía derivada de su compra tendremos que llevarlo a un taller de reparación. El primer paso antes de repararlo es la celebración de un contrato de obra entre la persona que lleva el vehículo y el propio taller.

Derecho de información del consumidor

El consumidor ostenta un derecho de información cuyo objetivo es que conozca con exactitud lo que va a contratar.

Por eso debe ser informado de qué precios se van a aplicar al trabajo así como de los posibles impuestos, cargas o gravámenes que puedan generarse.

Derecho a un presupuesto previo

El usuario tiene derecho a un presupuesto escrito antes de iniciar la reparación. Se admite la renuncia al presupuesto por parte del cliente pero debe hacerse de manera fehaciente.

El plazo para elaborar el presupuesto depende de la reparación o avería pero la validez del mismo será de 12 días hábiles desde que se le comunica al cliente. Como regla general, el presupuesto suele comunicarse vía telefónica a fin de confirmar de manera inmediata si el cliente acepta el mismo o no. Si transcurren esos 12 días sin que el consumidor dé una respuesta se entiende que rechaza el mismo.

En estos casos, el taller tiene que devolver el vehículo en el mismo estado en que se le entregó excepto si el vehículo llegó con graves daños y hubo que desmontar una parte del mismo resultando imposible que vuelva a la situación anterior.

El cliente debe dar el visto bueno al presupuesto de reparación del vehículo

La reparación no podrá iniciarse si no se acepta previamente el presupuesto por el cliente. Si se lleva a cabo sin su conformidad podrá solicitar una compensación y exigir la restitución del vehículo a su estado original. También tiene la posibilidad de pagar la obra si está de acuerdo con el precio.

Si se acepta el presupuesto, el cliente tiene que entregar el vehículo. Esta entrega debe quedar documentada mediante un resguardo de depósito. Este resguardo suele ser el propio presupuesto firmado por ambas partes el cuál será necesario para poder retirar el vehículo. Si se extravía, el taller puede exigirnos que identifiquemos de forma conveniente el vehículo a la hora de retirarlo.

En el caso en el que surja algún imprevisto y se detecten averías ocultas al realizar la reparación se debe comunicar al cliente en un plazo no superior a 48 horas indicando el importe total de la reparación que deberá ser aceptado por el cliente. En caso de que el cliente no conteste se entenderá que no da su conformidad. Si dicha avería oculta ocasiona un desperfecto en el futuro, el taller quedará exento de cualquier responsabilidad siempre y cuando en la factura haga referencia a esta anomalía y a su no aceptación por el cliente.

Si el consumidor desiste del encargo realizado tendrá que indemnizar al taller y la cantidad que se fije se limitará a los trabajos efectuados hasta el momento.

El taller tiene obligación de entregar factura

Los talleres están obligados a entregar al cliente una factura por escrito que debe estar firmada y sellada. Con ella se puede comprobar tanto el importe a pagar como los trabajos realizados.

En el momento en el que se avise para retirar el vehículo, el taller ostenta un deber de custodia. Si no se retira en un plazo de 3 días hábiles o bien desde que lo repararon o desde que no se acepta el presupuesto, habrá que indemnizar al taller por estos perjuicios.

Garantía de reparación

La duración de la garantía es distinta en función de que nos encontremos ante un vehículo industrial, cuya garantía será de 3 meses o de 2.000 Kms. recorridos, o sea un vehículo no industrial siendo en este caso de 15 días o 2.000 Kms. recorridos excepto si las piezas tienen un plazo de garantía superior. Este plazo se inicia desde el momento que el taller hace entrega del vehículo al consumidor.

Sin embargo existen excepciones a la garantía siempre que:

  • Haya existido manipulación o reparación del vehículo por terceras personas.
  • El usuario sea el que aporte las piezas para la reparación.
  • Exista una negativa por el usuario a reparar averías detectadas por el taller cuando el fallo sobrevenido derive de dicha negativa.
  • Cuando se haga un uso indebido del vehículo por el cliente.

Hoja de reclamaciones

Si al recoger el vehículo el consumidor no está conforme con la reparación realizada podrá presentar su queja cumplimentando una hoja de reclamaciones. Dicha hoja deber ser puesta a su disposición por el taller contratante.

El usuario deberá cumplimentar la misma y exponer los hechos que han originado la queja. Por su parte, el taller cumplimentará los datos de identificación del mismo y realizará las consideraciones que crea oportunas respecto al contenido de la queja.

En el plazo máximo de 2 meses naturales desde la entrega del vehículo o, en su caso, de la finalización de la garantía, el cliente debe remitir el original de su reclamación a la autoridad competente en materia de consumo del lugar en el que se localice el taller adjuntando la documentación que estime oportuna.

Es muy importante tener en cuenta todos estos aspectos para que el consumidor no vea afectados sus derechos y pueda reclamar en defensa de sus intereses.