La historia central de La proctomaquia es todo lo que hace la diosa Afrodita, cuando impulsada por un ardiente deseo hacia otro dios que le resulta esquivo y al que no puede arrastrar a su divino y muy transitado lecho, organiza un nuevo concurso, que será diferente pues no se elegirá a la diosa más bella sino que competirán dioses (¿lo masculino también puede ser lindo?)

Belleza en un lugar inesperado

Se llevará el premio el dios que tenga el trasero más bello (¿la belleza también puede estar por allí?), pero desde el comienzo de la organización de tal competencia que realiza con la ayuda del dios Hermes, uno de sus ex amantes, la hermosísima diosa del Amor ya ha impuesto quien será el ganador, aunque éste no lo sabe.

Según pasan los siglos

Homero, ocho siglos antes de Cristo, contó cómo se inició la larguísima Guerra de Troya basándose en la leyenda de la famosa manzana de la discordia, aunque quizá dicha guerra haya sido causada por un interés económico, y ahora, con veintiún siglos de era cristiana, Wenceslao Maldonado compuso un nuevo cantar y lo hizo con un lenguaje ameno, directo y divertido para contarnos otra discordancia divina.

Medios justificados por el fin

El autor se basa a medias en la misma leyenda que el poeta épico para mostrar de esta manera el mundo de una clase privilegiada que con fines no siempre del todo declarados no vacila en alterar el orden, mentir, ocultar y utilizar a todo ser o recurso que le sirva para luego descartarlo sin ningún tipo de escrúpulos.

Valores que cambian y se recambian

También el autor modifica, al recrear el pensamiento de los protagonistas de este cantar, los cánones establecidos sobre lo que se debe valorar, admirar, amar o simplemente gozar; es que los dioses,desde su altura, intentaban cambiar todo porque se aburrían, ellos tenían la eternidad por delante, pero a los mortales, desde su nivel inferior, sólo les quedaba acatar esos cambios y tal vez, según el autor, tratar de aprovecharlos porque el tiempo siempre les será poco y además los divinos pueden volver a cambiar todo en cualquier momento y lo que es bueno se transformará en malo y viceversa.

Ilustraciones apropiadas

Los dibujos en blanco y negro de Claudio Pereyra, ilustran este cantar con un estilo casi naif, en los que puede verse a los dioses griegos en situación de crear intrigas, en medio de una batalla y hasta en plena sesión de sexo, y dan una idea visual del ámbito en el que vivían estas divinidades casi todopoderosas porque para consuelo de los no divinos algunas cosas les salían mal.

Para encontrar la respuesta

¿Qué es lo bello y dónde está? Quizá la respuesta la encontremos después de leer este cantar épico-paródico cargado de muchísimo humor y lleno de datos sobre las ocupaciones de los dioses griegos que, parece, no tenían verdaderamente de qué ocuparse. Para ellos la subsistencia no era un problema.

La proctomaquía, libro publicado por Editorial Simposio tiene 223 páginas en su primera edición de 2008

Carlos Herrera