Conocer a alguien puede ser toda una aventura. Generalmente, las personas van con un poco (o bastante) ansiedad y algunos prejuicios. Lamentablemente, el nerviosismo puede jugarnos una mala pasada y hay cosas básicas, que muchas veces no son tan obvias, que fácilmente podemos evitar a la hora de estar en nuestra primera cita. No nos aseguran el éxito, pero sí van a desplazar el fracaso.

20 cosas que no debes hacer en la primera cita

  1. Primero que todo, no llegues tarde a tu primera cita, eso sería entrar de inmediato con un pie mal puesto.
  2. Hay cosas que parecen básicas pero, lamentablemente, para muchos no. Preocúpate de ir aseado, detalles como dientes, olor, uñas, pelo y la ropa impecable.
  3. No pierdas la calma ni parezcas desesperado. Todo a su tiempo, lo peor que puede pasar es no le atraigas a esa persona y para qué hacerle la tarea más fácil.
  4. No hables de tus problemas personales.
  5. Ni hablar de nombrar ex parejas y mucho menos hablar mal de ellos(as).
  6. Ni se te ocurra hablar todo el tiempo. A la mayoría de la gente le encanta hablar de sí misma, busca el equilibrio y demuestra interés en las cosas que la otra persona te cuenta.
  7. No hables de dinero. Ni hacer alarde ni quejarse, es parte de la cortesía dejar el dinero a un lado e, incluso, se puede llamar la atención con detalles, sin necesariamente, tocar el tema.
  8. Matrimonio. ¡Eso sería demasiado! Si no quieres que tu cita salga arrancando, es lo primero que debes anular del reparto.
  9. No hables de temas problemáticos, como religión o política. En general, ningún tema muy específico es recomendable, pueden llevar a discusiones innecesarias en una primera cita.
  10. No estés pendiente del blackberry o celular. Es una falta de respeto y una manera de demostrar que hay cero interés en la otra persona.
  11. El otro extremo: no demuestres demasiado interés. No querrás parecer desesperado(a). Ya habrá tiempo de conocerse y compartir.
  12. No muestres algo que no eres. Pretender ser o hacer algo falso es absolutamente absurdo, sobre todo si buscas conocer a alguien por más de una noche.
  13. Si asistes a un terapeuta, psicólogo o psiquiatra, no es una buena idea mencionarlo en la primera cita.
  14. Controla la bebida, ¡qué triste “mostrar la hilacha” en la primera cita!
  15. No des falsas esperanzas. Si en primera instancia, te das cuenta que la otra persona no te atrae o simpatiza demasiado, no aparentes más interés... eso es demasiado cruel.
  16. No hagas comentarios sobre lo guapa que es la mesera o lo guapo que es el tipo de la otra mesa, eso desalienta a cualquiera.
  17. No critiques el lugar que tu pareja escogió para la primera cita, porque es probable que sea de gusto para él (ella), o solamente haya buscado un lugar neutral. Sí tú lo escogiste y ves a tu cita un poco incómoda con el lugar, pregúntale si desea ir a otro pub o restaurante.
  18. Si tienes ganas de tener una segunda cita, no digas: "Fue un gusto conocerte". Y si definitivamente no hubo nada de feeling con tu primera cita no digas: "Yo te llamo" si, obviamente, no llamarás.
  19. Si deseas conocer a alguien para tener una relación, ni se te ocurra sugerir irse a "otro" lugar, mucho menos utilizar la palabra motel. El tema del sexo en la primera cita es una decisión muy personal. La recomendación primera es tomarlo con un poco de calma; sin embargo, si el lenguaje corporal es obvio y el deseo muy fuerte, ambos lograrán entender los códigos y alguno de los dos tomará la iniciativa de proponerlo.
  20. No comentes sobre otras citas que has tenido, ni des números. Cuando se conoce a alguien nuevo, es esa partida la única que importa; ya habrá tiempo para contar historias de esas.

Sé tú mismo

Es importante que mires la primera cita como una instancia para relajarte, disfrutar y pasar un momento agradable con alguien que no conoces, independiente si de esta se crea una amistad, una relación de pareja o, simplemente, se convierte en un momento.

Si te relajas, te verás más natural, sonreirás más y te darás cuenta que la conversación fluye mejor. Si bien es cierto que cada uno irá con ciertas expectativas, es importante que estas expectativas sean realistas e intentar dejarlas a un lado en los primeros minutos, ya que muchas veces, las expectativas nos pueden colocar a la defensiva, más nerviosos y pueden impedir que exista esa fluidez natural.

Finalmente, independiente de lo que suceda luego de esa primera cita, lo más importante es pasarlo bien y ser, simplemente, uno mismo.