Basada en la novela de Elfriede Jelinek, la pelicula narra la historia de una profesora de piano de mediana edad que vive en Viena. Lleva una vida rutinaria en la que solo existen las clases de piano y frecuentes viajes a sex-shops y cines porno. Su existencia está condicionada por una madre dominante y represora con la que vive, y que la trata como si no fuera adulta.

La película

En esta vida asfixiante, aparece de repente un nuevo alumno, que está dispuesto a conocer a la profesora a un nivel más personal, poniendo patas arriba el mundo de la pianista.

Solo con este argumento, se podría pensar queLa pianista es una historia de amor convencional, pero nada más alejado de la realidad.

Y es que es una película de silencios, de palabras duras, de imágenes poderosas y de una pretendida frialdad que resulta más acongojante. Tras una fachada de lujo y clase ,típica de la sociedad vienesa, se esconde una mujer amargada, triste y asustada.

No es cuestión en este artículo de dar detalles del desarrollo de la película, sino de invitar a su visionado. Entre las razones de esto, está la de un argumento atípico donde no hay lugar para la risa y el aprecio por los personajes. Otra de ellas es la atmósfera inquietante y envolvente que sabe crear Haneke en sus películas. Y una última es las interpretaciones, encabezadas por Isabelle Huppert, que está espléndida en su rol de pianista, además de la presencia de un joven actor llamado Benoît Magimel que interpreta a su alumno; y una madre represora y chantajista , papel que recae en la veterena actriz Annie Girardot conocida por su personaje de Nadie en la película Rocco y sus hermanos.

Isabelle Huppert, la actriz

Gran parte del éxito de este film, recae en la interpretación de Isabelle Huppert, como una fria pianista que evita las relaciones sociales. La actriz se ha especializado en este tipo de papeles, en los que es capaz de trasmitir no sólo gracias a un guion excelente, sino que con su mirada y la expresión de su rostro expresa una gama de emociones que pocas actrices comtemporáneas pueden realizar.

Nacida en Paris, estudio Filosofía y Letras en la Universidad de la Sorbona, para después debutar como actriz de teatro y posteriormente dedicarse al cine.

Entre sus múltiples galardones, destacan el premio César de la Academia Francesa, El Premio Donostia del Festival de Cine de San Sebastián o el Premio de Intrepretación en el Festival de Cannes.

Michael Haneke, el director

Michael Haneke, tras fracasar como actor y músico, va a la Universidad de Viena donde estudía filosofía, psicología y drama. Es posible ver la influencia en su cine de estas disciplinas, ya que por ejemplo, Haneke ahonda en la psicología de sus personajes definiéndoles de forma muy completa, sobre todo en sus puntos más oscuros.

Es a partir de 1973, cuando Haneke empieza a dirigir, comenzando primero en televisión, pero ha sido el cine el que le ha dado sus mayores éxitos. El cine de Haneke se caracteriza por ser duro, frio e impactante a nivel emocional. No tiene unos dialogos interminables, sino que se suele centrar en la fuerza de sus imágenes. No cae en ningún momento en el sentimentalismo, ni deja concesión alguna a sus personajes. En su cine además, no hay un discurso moral claro, sino que trata de mostrar la realidad en toda su crudeza si es necesario pero a un nivel aséptico y sin alarde de derroche visual.

En cuanto a sus alegrias en el cine, podríamos decir de Michael Haneke, que es una especie de niño mimado del festival de Cannes, donde varias de sus películas han conseguido premios importantes, como Caché, La pianista o La cinta blanca. Además sus películas han recibido varios galardones en los Premios del Cine Europeo, e incluso La cinta blanca fue nominada al Óscar como Mejor Película de Habla no Inglesa.

Conclusión

Esta es una película cuyo visionado es muy recomendable, ya que como hemos dicho no sólo es una magnifica película con un director muy importante, y una actriz genial; sino que trata de reflejar una parte de la sociedad (que no se encuentra a simple vista) de forma realista.