El curricán costero está ganando adeptos, por las piezas capturadas, un relativo abaratamiento de los medios y materiales necesarios, y una mayor oferta de amarres. Una buena elección de todos ellos es sinónimo de un mayor disfrute de esta afición. Su adquisición supone un cierto desembolso, por lo que conviene asesorarse, sobre todo en lo referente a las embarcaciones y la titulación requerida para su manejo.

Cañas de curricán

Hay una amplia gama de cañas de curricán, desde precios económicos hasta algunas bastante caras, aunque siempre hay la posibilidad de adquirir cañas de segunda mano a bajo precio. La longitud de las mismas es de 1,8-2 metros y pueden tener polea o anilla terminal. El libraje de las mismas también es muy variable, pero para el curricán ligero de costa son suficientes las de 20-30 libras que pueden afrontar un combate con piezas de gran tamaño. Son excelentes las de grafito, por su flexibilidad y ligereza. Muchos pescadores se decantan por cañas de spinning, que proporcionan un contacto más directo con la presa, aunque suelen ser más caras.

Carretes de curricán

El carrete elegido debe ir en consonancia con la caña, es decir, tener una potencia similar, y pueden ser de tambor giratorio o fijo. Existe una gran variedad de carretes (Okuma, Shimano, Penn Senator, por citar algunos). Lo aconsejable es adquirir juntos caña y carrete, pues no sólo el precio es inferior que por separado, sinó que el conjunto está bien equilibrado. Al igual que las cañas, los carretes no requieren un mantenimiento excesivo, pero es aconsejable desalarlos con agua dulce al final de la jornada.

Sedales para el curricán

Para el curricán costero no son necesarios gruesos sedales. El hilo puede ser de monofilamento o multifilamento, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Es recomendable usar hilos de buena calidad que, con un menor diámetro, ofrecen una mayor resistencia. Una línea principal constituida por un monofilamento que soporte una tracción de 40 libras ofrece plenas garantías. Los terminales son más delgados. Un fluorocarbono de 0,33 milímetros de diámetro proporciona suficiente resistencia y es poco visible. Evidentemente, se pueden calar aparejos con sedales más gruesos, pero probablemente el número de picadas será menor. En el curricán de profundidad se emplean bajos de línea más gruesos (fluorocarbono de hasta 0,50 milímetros).

Señuelos artificiales

Su elección depende de las especies a capturar, estado del mar y estación del año. Con mar tranquilo o aguas con buena visibilidad es mejor utilizar señuelos que imiten mejor las presas naturales, tanto en tamaño como en color. En aguas con escasa visibilidad o mar movida dan buenos resultados los señuelos con colores más vivos, con estrías rojas o amarillas en el vientre.

Las cucharillas suelen ser plateadas, plomeadas o no. Son mejores las de superficie machacada. Su tamaño oscila entre 5-10 centímetros. Su movimiento simula un alevín. La cucharilla se utiliza en superficie o en profundidad, de manera aislada. Es excelente para especies menores (palometas, jureles y obladas).

Los pulpitos son señuelos de silicona o plástico. Su coloración es variada. Los más utilizados miden 10-12 centímetros. Ofrecen buenos resultados aquellos que mezclan blanco, azul y rojo. Son óptimos a partir de septiembre con mar algo movido. Trabajan en superficie. Pican especies apreciadas como bonitos, llampugas, anjovas, barracudas y serviolas.

Las plumas tienen una longitud de unos 9-10 centímetros. Dan buenos resultados las blancas.

Pulpitos y plumas suelen venir montados de serie, con sedal y anzuelo, a menudo varios señuelos en un mismo aparejo. Se emplean en superficie, a corta distancia de la embarcación (menos de 30 metros).

Los anguilones, son señuelos de goma de hasta 10 centímetros que imitan pececillos. Los mejores son los de color azul o blanco. Se utilizan en superficie o profundidad, plomeando el sedal. En un mismo aparejo pueden montarse varios. Es el señuelo por excelencia del jurel y la lubina, pero también pican bonitos, anjovas y otras especies codiciadas, sobre todo a fines de primavera e inicios del verano.

El abanico de peces artificiales es amplísimo. Todos tienen un babero anterior, de plástico o metal. Cuanto más pronunciado sea aquel, a mayor profundidad navegará el señuelo. Pueden trabajar en superficie o a buena profundidad, lastrando el sedal. Navegan mejor aisladamente. Son excepcionales los peces artificiales tipo minnows de 7-13 centímetros de longitud, de tonos azulados, plateados o verdosos. Proporcionan picadas todo el año y son atacados por numerosas especies, desde jureles y obladas hasta especies más apreciadas como bonitos y serviolas.

Los señuelos artificiales son de fácil mantenimiento, basta con lavarlos con agua dulce y, si procede, sustituir los anzuelos y anillas.

Accesorios para el curricán

Son aquellos útiles que facilitan o mejoran la acción de pesca. Entre los más utilizados en el curricán costero se encuentran:

  • Salabre y bichero, necesarios para sacar del agua presas voluminosas si se usan aparejos ligeros.
  • Profundizadores y plomos. Ambos se emplean para profundizar el señuelo, siendo imprescindibles en el curricán de fondo. Los plomos tipo pinza son fáciles de poner y sacar y son bastante empleados en esta pesca,
  • Excitadores, que tienen la función de incitar la picada de los peces. Los más utilizados son los de tipo avión, aunque un simple buldó transparente es válido para este menester.

Aparejo de superficie o de profundidad

Cualquier aparejo consta de línea madre y terminal, de longitud similar a la caña y con una o varias hijuelas con sus respectivos señuelos. El aparejo de superficie puede llevar excitadores en la línea madre y su se utiliza para la pesca hasta una profundidad de pocos metros. El aparejo de fondo es necesario para profundidades mayores (más de 10 metros) e incorpora sistemas que bajen el señuelo hasta la profundidad de trabajo.

La experiencia, el major consejero

La elección del material depende,sobre todo, de la capacidad económica. Es aconsejable utilizar un material (cañas, carretes y señuelos) polivalente, de reconocida eficacia. La experiencia propia, los consejos de amigos expertos en la materia y las tiendas especializadas ayudan a una mejor elección del material.