La papaya es un fruto originario de climas tropicales y subtropicales. Las primeras referencias que se tienen de esta planta la sitúan en la zona de Centroamérica y al sur de México.

Si alguna fruta puede considerarse antioxidante, alimenticia y con propiedades digestivas, esa es la papaya.

Características de la papaya

Algunos detalles de la papaya son los siguientes:

  • El fruto tiene forma ovoide o esférico-piriforme.
  • Cuando madura adquiere una coloración que va del amarillo a un rojo-anaranjado.
  • Contiene numerosas semillas de color negro, redondas, rugosas y encerradas en un arillo transparente.
  • La forma, el tamaño, el color y el sabor del fruto pueden ser muy diferentes dependiendo de la variedad.
  • El ciclo de vida de la planta dura entre siete y 15 años.
  • Requiere un clima cálido y húmedo para desarrollarse.

Elementos que le confieren propiedades a la papaya

Es un fruto que posee sustancias, principios activos y/o características que le permiten brindar ciertos beneficios a los que disfrutan de su ingesta. Algunos de los elementos que contiene son los siguientes:

  • La enzima papaína: ésta es una enzima proteolítica (interviene en la digestión de las proteínas).
  • Vitamina C: es una de las frutas que la contiene en mayor proporción. Su aportación es superior a la de los cítricos.
  • Provitamina A (betacaroteno).
  • Fibra: la contiene en cantidades elevadas.
  • Potasio y magnesio.
  • Ácido fólico.
  • Hidratos de carbono: en cantidades inferiores, en comparación con otras frutas.
  • Agua: es uno de los elementos principales en su composición.

Propiedades de la papaya

A este fruto maravilloso se le reconocen numerosas propiedades, las cuales han sido demostradas científicamente. Con el advenimiento del verano y el deseo de lucir una figura más esbelta, una piel hermosa y un cabello radiante, se puede aprovechar la aportación de la papaya para lograr estos objetivos. A continuación detallaremos los beneficios más destacados de la papaya, en diferentes aspectos de la salud y la estética.

Papaya para adelgazar y mejorar la digestión

Los elementos que posee la papaya se conjugan y le confieren ciertas características, convirtiéndola en un aliado perfecto a la hora de perder peso. Esto lo logra debido a que produce los siguientes efectos:

  • Acelera el tránsito intestinal y alivia el estreñimiento.
  • Alivia la gastritis y contribuye en la digestión de los alimentos.
  • Estimula la diuresis (eliminación de líquidos).
  • Es antioxidante.
  • Ayuda a desparasitar, en el caso de existir parásitos en el tracto digestivo.
  • Es anticelulítica, gracias a su efecto diurético.

La papaya para la salud de la piel y la estética

Produce efectos muy positivos al ser ingerida, pero si se desea potenciarlos se puede aplicar en forma de cataplasmas, mascarillas o colocando directamente la cáscara sobre la piel. Se le reconocen las siguientes propiedades:

  • Antienvejecimiento y rejuvenecedora: esto lo consigue gracias a la acción antioxidante de su elevado contenido de vitamina C, betacaroteno y otros aminoácidos esenciales.
  • Antiinflamatoria: básicamente esto es debido a la acción de la papaína.
  • Cicatrizante: por su elevado contenido de vitamina C.
  • Ayuda a eliminar las manchas y la opacidad de la piel: esto es posible por su potente efecto regenerador celular.
  • Exfoliante y reductora del acné.
  • Hidratante.

La papaya para la belleza del cabello

Al igual que en el caso de la piel, se observarán mejoras al ser ingerida. No obstante, si lo que se desea es obtener efectos rápidos y superiores, es recomendable su aplicación directa en forma de mascarilla o cataplasma. Se podrán observar los siguientes efectos en el cabello:

  • Disminución de la caída.
  • Fortalecimiento y revitalización.
  • Mayor brillo y reafirmación del color.
  • Protección de los cabellos teñidos.

Formas de incluir la papaya en la dieta

Por ser una fruta dulce, con un sabor muy agradable y poseedora de un elevado contenido de agua, puede ser consumida de diferentes maneras. Algunas de las más comunes son:

  • Sola en porciones como postre, merienda o tentempié.
  • Formando parte de una deliciosa ensalada de frutas.
  • En forma de zumo, tanto sola como con otras frutas.
  • En forma de batido, preparada con leche.
En el caso de no estar siguiendo un régimen de adelgazamiento, también se puede ingerir de las siguientes maneras:

  • Como dulce de papaya, preparada con azúcar morena y para ser tomada como postre.
  • Cortada a cuadritos y bañada con zumo de limón y azúcar morena.
Cualquiera sea la forma elegida para consumir o usar esta fruta, podemos tener la seguridad de que le aportará a nuestro organismo una serie de nutrientes y elementos que le ayudarán a funcionar mejor.