El cineasta Gustavo Loza, ha planteado con su película “la otra familia” una reflexión valiente sobre el amor y las familias modernas y en especial sobre los matrimonios gay y la adopción de niños por las familias homoparentales.

Desde todos los sectores de la sociedad se opina sobre “La otra familia”, cualquier película que suscite un debate entre los espectadores y por ende en la sociedad es un éxito.

Para la comunidad gay todas las ayudas son pocas

La comunidad gay siempre necesita todo tipo de ayudas, y más en un país como México, para dar a conocer sus reivindicaciones y empezar a salir del oscurantismo mediático.

La película no es una película gay, la mirada honesta de Gustavo Loza nos acerca al debate sobre el matrimonio homosexual o la familia homo parental con una enorme sensibilidad.

Sensibilidad necesaria para abordar todos los temas que envuelven el mundo gay, un sector de la sociedad siempre tachado de promiscuo, perverso y decadente.

Era bonito ver en el cine a las parejas de hombre-hombre o mujer-mujer besarse y mirarse con una mirada cómplice, una mirada que decía: hoy sí nos tratan con respeto y sensibilidad.

Y tal como dijo Gustavo Loza “Debemos tener la capacidad de tolerar lo diferente y de exigir que se legisle acorde a los tiempos que estamos viviendo,…. Sinceramente no creo que una preferencia sexual te inhabilite para ser un buen padre o una buena madre. Y este comentario, aclaro, viene de un director heterosexual”.

Ataques a Loza en Facebook

Muchos sectores conservadores protesten molestos por la película, eso es bueno y normal, todo el mundo tiene derecho a opinar sobre ella.

Lo que no es normal es que personas homofóbicas se dediquen a insultar al director. Tal como ha expresado él “Me mandan mensajes por Facebook cuestionándome la película, les digo a mis hijos que ni los lean, es gente retrógrada la que lo está haciendo y no ha tenido el valor de decir ‘sí, soy yo’; todo lo hace desde el anonimato”, “Hay resistencia de cierto sector en la sociedad, pero donde hemos dado funciones, en universidades, los jóvenes la aceptan, ven normal el tema, pero entre más edad se tiene, hay más resistencia”, agregó.

En la cinta se tocan varios temas todavía tabú para la sociedad mexicana y latinoamericana en general, por ello la valentía del director y también de todo el cuadro técnico y sobre todo el elenco de actores y actrices, al abordarlos sin complejos.

La opinión de la Iglesia

La Iglesia, como no puede ser de otra manera, afronta su postura en su línea habitual.

En la Catedral Metropolitana de Monterrey, el Cardenal Francisco Robles Ortega señaló: “Se puede dar el hecho, no se niega eso, se puede dar una circunstancia en donde una pareja de hombres o dos mujeres tengan la custodia de un pequeño. Pero llamar que eso es una familia alternativa, que es otro tipo de familia, eso confunde y eso también ofende a quienes verdaderamente luchan por llevar a cabo el plan de la humanidad”.

También aclaró: "No opino sobre esa película porque no la conozco ni la he visto, solamente reitero la postura de la Iglesia".

Es posible que muchas personas no estén de acuerdo con el mensaje e incluso ataquen el fin de la película, pero es sin duda una buena película que promueve una reflexión sobre la familia, sobre el amor y sobre la homosexualidad. “La otra familia” hace una gran aportación al debate y la reflexión de la sociedad mexicana, sobre estos temas.

Si quieres conocer la crítica de "La otra familia" consulta nuestro artículo: Crítica de "La otra familia", del mexicano Gustavo Loza.