La oración es un tipo de enunciado que manifiesta la relación entre un sujeto y un predicado. Una oración es simple si tiene un solo verbo en forma personal (El perro duerme) y una oración es compuesta cuando tiene más de un verbo en forma personal (Llegué, vi, vencí).

1) Oración yuxtapuesta

Las yuxtapuestas son oraciones que se suceden unas a otras y, aunque no llevan ningún enlace entre ellas, la propia relación toma un significado particular derivado del contexto, como por ejemplo:

Paró de llover, pudimos pasear.

Los ojos abiertos, la mente en blanco.

Jugaba en el parque, pateaba la pelota.

2) Oración coordinada

Las oraciones coordinadas son como las yuxtapuestas, solo que van conectadas por una conjunción coordinativa que da un significado particular a la relación entre ellas. Toman el nombre de su coordinador y se distinguen las siguientes clases:

  • Coordinadas copulativas: van coordinadas por una conjunción copulativa, por ejemplo:
Paró de llover y pudimos pasear.

Nos reunimos e hicimos muchas cosas.

  • Coordinadas disyuntivas: se relacionan mediante una conjunción disyuntiva:
¿Vienes o te quedas?

  • Coordinadas adversativas: están formadas por dos oraciones de significado opuesto, de manera que lo que se afirma en una se niega en la otra:
Me gustaría acompañarte, pero no puedo.

No es esa mi idea, sino la tuya.

  • Coordinadas ilativas o consecutivas: van coordinadas por una locución conjuntiva y la segunda de ellas señala la consecuencia de lo dicho en la primera:
Es tarde, por lo tanto vete.

No estaré en casa, de manera que no vengas.

3) Oración subordinada

Son las oraciones que no tienen independencia, sino que forman parte de otra llamada oración principal porque contiene el núcleo al que complementa la subordinada. La oración resultante es una oración compleja. Según la función que desempeñen, las oraciones subordinadas pueden ser sustantivas, adjetivas y adverbiales.

Clasificación de las oraciones subordinadas

a) Subordinadas sustantivas: Cumplen las mismas funciones que los sustantivos:

Es imposible que corras tan rápido.

Ya sé que Pedro llegará mañana.

b) Subordinadas adjetivas: complementan a un sustantivo mediante un pronombre relativo. Son de dos tipos:

  • Especificativas: las que especifican algo del término que las antecede:
Los chicos que estudian aprueban.

  • Explicativas: introducen una explicación acerca de su antecedente:
Las chicas, que estudiaron mucho, aprobaron.

c) Subordinadas adverbiales: son oraciones que funcionan como complemento circunstancial. Se dividen en propias e impropias.

Adverbiales propias

  • Locativas: ubican lo señalado en el espacio, generalmente con el adverbio relativo donde:
Se encontraban donde los habían dejado (aquí, allí, ahí).

  • Temporales: sitúan lo referido en un momento determinado, y se corresponden con un adverbio de tiempo (cuando, mientras…) o locuciones equivalentes (en cuanto, tan pronto como…):
Llegaron cuando ya se habían ido todos.

Yo saldré mientras tú terminas los deberes.

  • Modales: expresan la manera de llevar a cabo la acción verbal mediante el adverbio como o la preposición según y con la conjunción que precedida de una preposición:
Entraron en la casa como pudieron.

Salieron sin que nos diéramos cuenta.

Adverbiales impropias

  • Causales: expresan la razón o causa de que se realice la acción del verbo principal mediante conjunciones y locuciones conjuntivas: porque, que, pues, ya que, puesto que:
No salgo porque hace frío.

Ya que sabes tantas cosas, explícalas.

  • Finales: expresan la finalidad o la intención con que se produce la acción verbal. Los conectores más comunes son para que y que; también locuciones como a fin de que, con el objeto de:
Vinieron para que nosotros pudiéramos salir.

Se lo explicaré a fin de que lo entienda mejor.

  • Condicionales: señalan una condición para que se cumpla lo mencionado por la oración principal. Se relaciona mediante la conjunción si u otras locuciones (con tal de que…):
Si tienes tiempo, llámame.

Con tal de que vengas, cocino yo.

  • Concesivas: indican una objeción o dificultad para el cumplimiento de lo dicho en la oración principal, pero ese obstáculo no impide su realización. La conjunción más característica es aunque:
Aunque no estudió mucho, aprobó.

No debes salir, aun cuando te encuentres bien.

  • Consecutivas: señalan la consecuencia de una acción:
Bebieron tanto, que no se podían poner de pie.

Es tan alto, que no pasa por la puerta.

  • Comparativas: expresan una comparación en grado de superioridad, de igualdad o de inferioridad:
Carlos es menos listo de lo que aparenta.

Cantó tanto como Laura.

No es tan fácil como tú crees.