La cuarta temporada de True Blood tiene impacientes a los televidentes, que en unos días, exactamente el 24 de junio de 2011, verán el estreno de la nueva temporada de la serie de vampiros. True Blood, traducida en España como Sangre fresca (y en Hispanoamérica como Sangre verdadera), es la última gran serie salida de manos de Allan Ball, responsable de la genial A seis metros bajo tierra y del guión de la bellísima American Beauty.

La telépata Sookie Stackhouse, novia de un vampiro

La serie se basa en la saga de Charlaine Harris The Southern Vampire Mysteries, más conocida, extraoficialmente, como Las novelas de Sookie Stackhouse, nombre de la protagonista de esta misma, una camarera de Luisiana, telépata, novia de vampiros y amiga de hombres lobo (sin mencionar a los hombres-tigre, los cambiantes y demás criaturas sobrenaturales que aparecen en la vida de esta chica con el don de la videncia).

Crepúsculo y True Blood, los polos opuestos de las series de vampiros

Quien no esté familiarizado con la serie de televisión y/o los libros de Harris, pudiera pensar que se trata de una burda imitación del Crepúsculo de Meyer. No obstante, se puede afirmar con rotundidad que no es así: aparte del nexo común (los no muertos) que une ambas sagas, Meyer y Harris no comparten ningún paradigma vampírico: la visión de Meyer sobre los bebedores de sangre es, cuanto menos, romántica; la de Harris, brutalmente real. Tanto las novelas como la serie contienen altas dosis de violencia y lujuria (y los otros pecados capitales no están exentos: ira, avaricia, soberbia... son parte del carácter de algunos de los protagonistas), y sus protagonistas no son adolescentes, como en el caso de Meyer, sino que más bien rondan la treintena (en lo que a aspecto se refiere: hay vampiros que han vivido mil años).

Sookie conoce al vampiro Bill: la primera (y fiel) temporada de True Blood (Sangre fresca)

La próxima temporada, la cuarta, es una incógnita: la primera temporada de la serie fue fiel al primer libro de la saga Harris, titulado Muerto hasta el amanecer. En él, se relataba cómo la camarera Sookie Stackhouse conocía al que sería su primer amor, Bill Compton, un vampiro de más de cien años. El momento en que se conocen es algo convulso: los no-muertos de todo el mundo han decidido "salir a la luz" y exigir la condición de ciudadanos: tienen una representante en las altas esferas, acuden a los bares a beber True Blood (un sucedáneo de sangre sintética inventada por los japoneses) junto a los parroquianos consumidores de cerveza e, incluso, tienen negocios y propiedades.

Una ménade y un hombre lobo: segunda y tercera temporada de True Blood

La segunda temporada de la serie se desvinculó más de la saga: si bien hubiera tenido que estar basada en el segundo libro Vivir y morir en Dallas (también traducido como Corazones muertos), lo cierto es que la serie versa sobre un componente "residual" del libro, la trama sobre la ménade Maryann, que apenas ocupa unas páginas en la novela.

La aparición de los hombres lobo se encuentra en la tercera temporada de la serie, basada en el tercer libro de Harris, El Club de los Muertos. La camarera Sookie acude a rescatar (con la ayuda de un atractivo hombre lobo, Alcide Herveaux) a su novio Bill de las garras de la malvada Lorena, una ex novia vampira que lo ha secuestrado. No obstante, la trama literaria apunta que Bill se fue por su propio pie y que le ha sido infiel con ella, motivo que propicia la ruptura y que traerá nuevos romances sobrenaturales a la vida de la camarera. La tercera temporada también cuenta con la aparición de Crystal Norris, perteneciente a la comunidad de hombres-pantera: al igual que lo anterior, lo televisivo difiere de lo literario.

La cuarta temporada de True Blood, una incógnita: ¿surgirá el romance entre Sookie y Eric?

Todo apunta que la cuarta temporada no seguirá con fidelidad la novela correspondiente, en este caso, Muerto para el mundo. En la trama literaria, Sookie acoge en su casa a Eric Northman, el jefe vikingo de Bill Compton (a la sazón, ex novio de Sookie, por los acontecimientos acaecidos en la novela anterior) y dueño del Fantagsia, al que se encuentra, desorientado y confuso, en una carretera, en plena noche. Eric, un vampiro rubio, imponente, cruel y altivo, tiene amnesia. La camarera avisa a sus subordinados, quienes le informan que el vikingo ha sido objeto de un hechizo, y le solicitan que le cuide hasta que encuentren un remedio.

El vampiro se transforma, gracias a la amnesia, en un compañero dulce, cariñoso y romántico, y Sookie inicia entonces una relación romántico-sexual, que dura hasta que encuentran a las brujas que han hechizado a Eric y deshacen el conjuro. El no muerto recupera su memoria anterior pero olvida lo ocurrido cuando estaba amnésico: la atracción, las promesas de cuidar y proteger a Sookie y la dulzura desaparecen y sólo queda, de nuevo, el despiadado sheriff de la Zona cinco. Sookie, triste, le deja marchar, si bien Eric sospecha que tuvo algún tipo de relación con ella.

Allan Ball confirma que habrá brujas en la cuarta temporada de True Blood

Al parecer, Allan Ball ha confirmado que en esta cuarta temporada aparecerán brujas, pero no se sabe aún si, además, habrá un desenlace para la tensión (sexual y romántica) que se percibe entre Sookie y Eric en la pequeña pantalla. Es de esperar que Ball siga, en cierta medida, la trama literaria en lo referente a este romance, ya que, si bien en el cuarto libro tiene un final agridulce, en las siguientes novelas de la saga los dos protagonistas gozan de una relación más estable, y es algo complicado de obviar si se quiere ser mínimamente fiel a las novelas de Harris.

En cualquier caso, los "truebbies", como se conoce a los fans de "True Blood", pueden informarse de las novedades acerca de la serie a través de redes sociales como Facebook, que apuntan las últimas noticias sobre la nueva temporada, que se empezará a rodar el próximo mes de enero, y cuyo estreno se prevé el verano de 2011.