El fenómeno de La Niña, contrario al de El Niño, en el océano Pacífico de finales de 2010 y comienzos de 2011 está resultando uno de los de mayor intensidad recogidos en los registros según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Qué es La Niña

La Niña consiste en una situación anómala en las temperaturas superficiales en el Pacífico ecuatorial, de igual forma que el fenómeno de El Niño pero contrario, es decir, que La Niña implica temperaturas más bajas de lo normal en el Pacífico. Ambos fenómenos forman parte del patrón climático El Niño-Oscilación del Sur (en inglés ENSO) que varía su estado cada cierto tiempo. La Niña sería un ENSO negativo.

La Niña de 2010-2011 ha sido de las más fuertes conocidas

Así, los datos recogidos por la OMM durante los últimos meses indican que La Niña actual se ha situado en intensidades medias y fuertes, de hecho es uno de los episodios fríos de la Oscilación del Sur más intensos del último siglo.

Pronóstico de La Niña para 2011

Las previsiones del fenómeno de diversas agencias concuerdan en que la situación continuará durante algunos meses, posiblemente hasta mayo de este 2011. Más allá de esa fecha, la predicción no es del todo segura. Si bien la intensidad del fenómeno podría ir disminuyendo poco a poco.

Así, la Organización Meteorológica Mundial pone en conocimiento la situación de esta oscilación climática que consigue alterar el clima de todo el globo y alerta a los países que tomen precauciones ante los fenómenos extremos que pueden ocurrir como consecuencia de La Niña, especialmente en los países pacíficos.

Consecuencias de La Niña en Colombia, Venezuela y resto de Sudamérica

De esta forma, durante La Niña se esperan condiciones de precipitaciones mayores de lo normal en el norte y el oeste de América del Sur, es decir en Colombia, Venezuela, norte de Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú. Algunas de estas zonas, como Venezuela y Colombia, ya han experimentado situaciones meteorológicas que ocurren normalmente cuando hay ENSO negativo en el Pacífico.

Sin embargo, las lluvias de Brasil que recientemente han provocado cientos de víctimas se sitúan fuera de lo habitual durante este fenómeno, ya que las zonas afectadas se encuentran en un área que suele tener lluvias por debajo de lo normal y que comprende el sur de Brasil, Uruguay, parte de Paraguay y el este de Argentina.

Consecuencias de La Niña en Estados Unidos y Australia

En Estados Unidos implica más precipitación y frío de lo normal en el noroeste durante el invierno, así como inviernos más cálidos y secos en el centro y sureste del país, por lo que regiones como Florida se verían afectadas por esta última situación.

Además, en Indonesia y Australia se recogen precipitaciones por encima de lo normal en situaciones de La Niña. Algo que efectivamente ha ocurrido durante las últimas semanas, cuando las inundaciones en Australia han sido las más graves en décadas.

Mientras tanto, se espera ver cómo evoluciona la situación de esta oscilación para realizar una predicción de la temporada de huracanes en el Atlántico Norte, ya que si La Niña continúa activa, el número de huracanes y tormentas tropicales en la cuenca podría verse aumentado.