Fumar es una de las costumbres más antiguas del hombre, y una de las más nocivas. El consumo de tabaco es la primera causa de muerte prematura en el mundo. En España, a consecuencia de las enfermedades producidas por el tabaquismo, mueren más de 80.000 personas anualmente. En Estados Unidos la cifra asciende hasta más de 300.000, números superiores a los de las muertes ocasionadas por la heroína y la cocaína. “La cantidad de víctimas del tabaco supera a los fallecidos por accidentes viales, tuberculosis, suicidios y HIV", subrayó el neumólogo argentino Miguel Sirna.

Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2009 murieron en el mundo cerca de cinco millones de personas debido al hábito de fumar y se estima que para el 2010 la cifra se extienda a 6 millones. Además, más de 600.000 fumadores pasivos también fallecen cada año. Son numerosos los riesgos que se corren al adquirir el hábito de fumar.

Riesgos que se corren al adquirir el hábito de fumar

En el humo del tabaco se encuentran una gran cantidad de compuestos nocivos, los cuales son causantes de muchas enfermedades que pueden conllevar a la muerte.

Se le atribuyen al tabaquismo numerosos tipos de cáncer, sobre todo, los del pulmón, así como enfisemas pulmonares y bronquitis crónica. También es causante de enfermedades cardiovasculares como ataques cardíacos y arteriosclerosis. Durante su vida diaria, el fumador sufre una considerable pérdida de energía debido a la menor capacidad para recibir el oxígeno en sus pulmones.

Durante el embarazo, las secuelas son aún peores, pues a todo lo anterior, se suma la afección del feto, tanto en una potencial disminución de su peso corporal normal, como en la reducción del oxígeno necesario para su formación; además del riesgo que se corre en cuanto a posibles complicaciones durante el parto.

El consumo de cigarros puede ocasionar en el fumador padecimientos como mal aliento, úlceras, caries, cáncer bucal, hipertensión, pero otro gran problema consiste en la gran cantidad de dinero malgastado para comprar cigarrillos durante toda su vida.

La industria del tabaco gana al año más de 270 millones de dólares a expensas de los fumadores a nivel mundial, quienes al fumar, aceptan el juego que no es sino el de sacrificar su propia salud y por ende, la vida. Por tanto, ante la gigantesca demanda universal, no se detiene.

Todos estos riesgos que se corren al fumar, han sido más que comprobados por la medicina. La humanidad es alertada constantemente sobre estos peligros. Pero entonces, si la gente conoce los riesgos mortales, ¿por qué continúa fumando?

A pesar de los daños del tabaco, ¿por qué la gente fuma?

La mayoría de los fumadores comienzan a fumar desde muy jóvenes, a veces desde la infancia; unos lo hacen para imitar a sus semejantes, otros, acaso para impresionar a los del sexo opuesto, otros para sentirse más adultos y otros, creyendo que fumando pueden "relajarse".

En el mundo existen más de 1 400 millones de fumadores, una cifra preocupante.

Entre los compuestos tóxicos que están presentes en el humo del tabaco se encuentran el alquitrán, el monóxido de carbono, fenoles, acideínas, pero existe uno que se encuentra altamente concentrado en la hoja del tabaco y es precisamente el que ocasiona la fuerte adicción: la nicotina.

La nicotina

La nicotina es una droga muy nociva porque además de ser causante de muchas enfermedades, provoca una gran dependencia. Cuando el fumador inhala el humo del cigarro, esta droga penetra a los pulmones, luego pasa a la sangre, y tarda sólo unos segundos para llegar al cerebro, lo cual crea una sensación de placer a corto plazo en el fumador, sensación que éste tratara de mantener consumiendo cada vez más cigarrillos. De lo contrario, surgirá un fuerte síndrome de abstinencia causado por la droga.

La revista panamericana In Health unió a un grupo de expertos para elaborar un ranking de drogas adictivas teniendo en cuenta dos factores:

  • La facilidad con la que la gente se vuelve adicta.
  • Lo difícil que les resulta luego dejarlas.
Se llegó a la conclusión, luego de algunas pruebas e investigaciones, que de acuerdo a la dependencia que provoca en los fumadores, la nicotina es la más adictiva de todas las drogas, por encima de algunas como la cocaína y la heroína.

El profesor Emilio Ambrosio Flores, licenciado en Ciencias Biológicas y en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, ha afirmado: "La nicotina es la droga más adictiva en cuanto a recaídas".

Pese a la alta nocividad de la nicotina, es en cierto modo paradójico su aceptación desde el punto de vista social y por ende, su completa legalidad.

Legalidad de la nicotina

La mayoría de las drogas, bajo determinadas prescripciones médicas son legales, incluyendo la marihuana, la heroína o la anfetamina entre otras. La ilegalidad de éstas consiste en el sobreconsumo y venta en el mercado negro. Sin embargo, el consumo del tabaco es totalmente legal bajo cualquier circunstancia, porque se ha comprobado que no afecta el comportamiento social del fumador, como pudiera ocurrir por ejemplo, con el alcohol. Por tanto, la nicotina es aceptada socialmente. Incluso, grandes personalidades, figuras públicas y hasta doctores, han sido o son fumadores, sin ser rechazados por la sociedad, cosa que sí ocurriría si la droga consumida fuera otra.

Dicha libertad para adquirir y consumir cigarros es, sin dudas, otra de las causas que influye notablemente en ese descontrolado auge del tabaquismo mundial y en las numerosas muertes que ocurren debido a la intoxicación con nicotina, de millones de personas que no se conciencian de una vez de que la mejor alternativa es no fumar jamás o, dado el caso, dejar de hacerlo.