Presentada a modo de diario íntimo, La Náusea es una de las novelas de Jean-Paul Sartre, donde el autor exterioriza su mundo metafísico y en la cual nos deja entrever su disposición ante la vida, encarnado en el personaje de “Antoine Roquetin”.

Argumento

Antoine Roquetin es un hombre soltero de 30 años. No trabaja porque tiene una renta anual que le permite subsistir diariamente. Después de haber viajado por numerosos países se establece en un hotel de la ciudad de Beauville, villa imaginaria donde el personaje experimentará la náusea que le provoca la existencia misma, y donde intentará justificarla redactando la biografía del señor Rosellón, aunque finalmente abandona la tarea.

Mantiene relaciones sexuales con una chica llamada Françoise, pero serán Annie y el Autodidacta los dos personajes con los que Roquetin mantendrá un contacto más directo: Annie es el último sustento de Antoine y el Autodidacta, a quien conoce en la biblioteca (lugar donde pasa la mayor parte de su tiempo) acaba por repugnarle como cada cosa que ve y toca, ya que le espanta la idea de la existencia. Con un tono pesimista va anotando lo que ocurre a su alrededor, dándose cuenta de que todo se halla, todo es, y sospechando que los demás no se percatan de sus propios cuerpos, permaneciendo en la vida, existiendo como él, como cada cosa que le rodea: “Entonces me dio la Náusea: me dejé caer en el asiento, ni siquiera sabía dónde estaba; veía girar lentamente los colores a mi alrededor; tenía ganas de vomitar. Y desde entonces la Náusea no me ha abandonado, me posee.”(1)

La Náusea

La Náusea es una de las novelas más populares de Sartre, escrita entre 1932 y 1938. Antes de ponerle dicho título, el autor quería llamarla La Melancolía y constaba de unas 40 páginas más, aunque finalmente cambió de idea, suprimiendo parte del texto por ser “un poco libre” y dándole el título con la que se la conoce actualmente. Fue Simone de Beauvoir la que convenció al autor para que dejase de un lado la contingencia sobre la que reflexionaba en esa primera obra, para que centrase el objeto de la misma en una novela existencialista, colocando a Roquetin como personaje principal. En 1934 termina la segunda versión (que deja en pausa para obsesionarse con L’Imaginaire, otra de sus obras) y que retomó y dio por terminada en 1936, pero no es aceptada por la editorial Gallimard hasta 1937.

La primera edición de La Náusea se puso a la venta en 1938, teniendo numerosas reimpresiones en las principales lenguas del mundo.

Una obra filosófica

Esta novela existencialista, está marcada por la influencia de Kafka, Husserl y Heidegger _entre otros_; cercana al pesimismo y la historia personal del autor, a la neurosis, al despertar absurdo de encontrarse en medio de una vida, de una existencia; a saberse dentro de una humanidad que detesta y que ejerce una sensación de repugnancia severa en el personaje, que refleja el estado del autor. Éste quiere revelar la vida tal y como es, tal y como él la ve, pintando a Roquetin, como una persona asqueada con los objetos y las personas, solamente por el hecho de existir.

Sartre plantea en su obra una visión de la vida en la que todo es insignificante y no tiene sentido. No se entiende el concepto de humanidad. El ser humano en esta obra es nada, no se comprende lo social; de hecho, el personaje habita el mundo casi aislado de las personas.

El mismo título podría compararse con el significado del “spleen” de Baudelaire, donde el malestar debido a la existencia se hace presente, como la pulsión de la muerte sentida por el personaje y que refleja en esa crisis existencialista.

Jean-Paul Sartre

Nació en París, en 1905. Durante su infancia se ve inmerso en un ambiente burgués que marca su formación intelectual. Inicia sus estudios en el Liceo Henri IV en París, y allí conoce a Paul Niza, cuya amistad conservará a lo largo de su vida. Se traslada al Liceo de la Rochelle, pero tiempo más tarde vuelve a París. Conoce a Simone de Beauvoir en L’École Normale Supérieur y allí mismo coincide con su amigo Paul Nizan, Raymond Aron y Ponty.

En 1931 Sartre es nombrado profesor en el Liceo del Havre y lo ejerce durante tres años, a partir de 1936, después de haber profundizado en sus estudios filosóficos. Sufre numerosos cambios de residencia, ya por sus viajes junto a Simone de Beauvoir, ya debido a la situación política del fascismo y el nazismo implantándose en Europa.

Tras la ocupación de París por los nazis, la cultura se vio relegada a un segundo plano, pero a pesar de esta traba, se publica en 1943 la primera edición de Las moscas y de El ser y la nada. Colabora en publicaciones clandestinas y en la creación de Les Temps Modernes con Simone de Beauvoir en 1945. Tras estas publicaciones hubo otras, además de colaborar con el periódico La Gauche. Cuando el existencialismo está en su apogeo, publica la primera edición de Las manos sucias. Afectado por la política de la época y los diferentes ideales existentes, tiene enfrentamientos con algunos de sus colegas; rompe con algunos y se acerca a otros.

En 1952 publica la primera edición de Le diable et le Bon Dieu (El diablo y el Buen Dios)y más tarde participa en actos contra la guerra en Argelia. Publicará Cuestión de método, Crítica de la razón dialéctica, Los secuestrados de Altona, un ensayo sobre Flaubert y edita Teatro de las situaciones. Muere en 1980 en Broussais, dejando un largo historial de escritos y obras, las más, existencialistas y otras comprometidas con los sucesos de su tiempo.

(1) Fragmento de La Náusea de Jean-Paul Sartre; pág 30 de la Editorial Losada en El libro de bolsillo. Alianza editorial. 6ª reimpresión.