Los tiempos han cambiado y con ellos las actividades y actitudes de nuestros hijos para con la naturaleza. Hoy en día, es más común que un niño sepa más de juegos de video que de cómo construir una casita de juego en un árbol.

Recuerdo muy bien durante mi niñez en Queens, Nueva York, el caminar 2 millas de la escuela a mi casa a los 11 años” nos cuenta David Lotker, quien hoy es el director del programa del Centro Ambiental de Miami Dade College en la Florida. En la actualidad, el dejar que un niño camine solo o juegue al aire libre sin supervisión puede ser considerado inclusive negligencia.

Una encuesta realizada recientemente, revelo que la mayor preocupación de un 94 por ciento de los padres participantes, eran el crimen y la seguridad a la hora de permitirles a los niños jugar afuera (Bagley, Ball and Salmon, 2006). De igual manera, un 85 por ciento de las madres en el mismo estudio, afirmaron que los juegos de video son otra de las razones para no permitirles a sus hijos el jugar al aire libre. Además de la falta de tiempo por parte de los padres para supervisarlos.

Estos y otros factores, contribuyen a que los niños de esta generación no disfruten de los beneficios que brinda el estar expuestos a la naturaleza a través del juego al aire libre. Ventaja que si tuvieron nuestros padres, e incluso nosotros mismos, en la infancia.

Los beneficios que brinda la naturaleza a los niños

Como nos explica David Lotcker, “Existe mucha evidencia de que la educación basada en la experiencias con la naturaleza ayudan en varios aspectos del desarrollo de un niño." Algunos de estos aspectos son el pensamiento crítico, la resolución de conflictos y la creatividad; tambien los ayuda con la toma de decisiones, reduce la obesidad, al incrementar la actividad física, y contribuye a su salud mental, emocional y moral.

Durante los primeros años de la vida de un niño, el estar expuestos a la naturaleza es esencial para su desarrollo, ya que reduce el stress y la agresividad. También aminora los problemas de comportamiento y crea valores importantes como la cooperación, la responsabilidad, la compasión y comprensión de otras criaturas vivientes que habitan nuestro planeta Tierra.

La importancia del juego desestructurado al aire libre

Muchos padres piensan que el llevar a sus hijos a practicar deportes estructurados, como el fútbol o la pelota, son la mejor manera de exponerlos al juego al aire libre. Sin embargo, varios estudios demuestran que no hay nada mejor que el juego desestructurado. Es decir, dar espacio y tiempo para que los niños exploren y descubran libremente la naturaleza que lo rodea.

De acuerdo "A Children & Nature Network Research and Studies Volume One2007", el juego libre permite que los niños sean más inteligentes y más cooperativos. Además, dicho estudio afirma que el concepto del termino “juego” es mucho más atractivo para los padres e hijos que el del termino “ejercicio." Otro atractivo importante, es que no cuesta nada y se puede acomodar al horario de ambos.

Como promover la naturaleza en la vida de sus hijos

Los padres son los primeros y principales maestros en la vida de los hijos. La naturaleza puede proveer un excelente salón de clases para enseñar valores y recursos útiles para el éxito en su vida futura. Por esta razón, el crear oportunidades para pasar tiempo de calidad en exteriores con los hijos es fundamental.

Las actividades pueden ser, jugar en el jardín de la casa, visitar el parque del barrio, manejar bicicleta, simplemente caminar por las áreas verdes de la comunidad en que reside o visitar lugares en los que se pueda apreciar la naturaleza y aprender de ella.

Entre los últimos, se encuentra el Environmental Center of Miami Dade College en la Florida, donde ofrecen programas para niños en edad preescolar, en edad escolar y para toda la familia. En estos programas, se enfatiza la instrucción acerca de diferentes especies de flora y fauna típicas de la región. Muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción.

Otra opción es contactarse con organizaciones reconocidas que se involucren con la naturaleza . Un buen ejemplo, son los Boy Scouts en los Estados Unidos, una institución que este año celebrara sus 100 años de existencia y que incluye actividades al aire libre como parte de sus programas para niños entre 7 y 17 años.

"Los Boy Scouts promueven el contacto con la naturaleza en la vida de los niños, enseñándoles a sentirse responsables de su medio ambiente. Les damos la oportunidad de explorarlo, disfrutarlo y cuidarlo en los años por venir” nos cuenta Marcos Nava, quien es uno de los lideres Hispanos de esta organización.

El ejemplo enseña más que mil palabras

Para que un niño aprenda a amar, cuidar y participar de la naturaleza que lo rodea, necesita un modelo a seguir. No hay persona en el mundo que un niño pequeño admire más que a sus padres. Es por esta razón que el dar el ejemplo es sumamente importante.

La información y educación de los padres con respecto a las consecuencias de no exponer a sus hijos a la naturaleza, es lo que promoverá que los hijos entiendan la importancia de la ecología tanto para su salud, como para la salud del planeta en general.

Algunas maneras de dar ejemplo son: aprender a reciclar, cuidar las áreas verdes y organizar actividades al aire libre con toda la familia.

Menos tecnología y más naturaleza

Según un estudio realizado por The Kaiser Family Foundation, los niños entre 8 y 18 años pasan aproximadamente 60 horas a la semana envueltos con algún tipo de medio electrónico. Esto representa más horas de las que los padres pasan trabajando a tiempo completo durante el mismo periodo.

Este hecho ha generado una epidemia de obesidad infantil . Recientes estudios citados en el libro "The Last Child in the Woods por Richard Louv," conectan problemas como el deficit de atencion hiperactiva y algunos problemas de aprendizaje, con el exceso de exposicion de los niños a la tecnología y la falta de juego al aire libre. El autor denomina este mal como el "sindrome de deficiencia natural".

Como padres, es nuestra responsabilidad controlar el tiempo que los niños se exponen a los medios tecnológicos y brindarles mas oportunidades de conocer y disfrutar de la naturaleza. Esto nos ayudará a criar una generación más inteligente, más feliz, más saludable y mucho más consciente de nuestro medio ambiente y del futuro de nuestro planeta.