La narcolepsia, o también llamada síndrome de Gelineau, es un extraño, y en ocasiones malentendido, trastorno del sueño que no tiene cura. Es hereditario y se calcula que un 0´02% de la población presenta el problema.

La necesidad de dormir persiste durante todo el día y las repercusiones sociales para todo aquel que la padece son importantes e inevitables.

Narcolepsia, desorden neurológico que afecta a la vida diaria

Andar por la calle o incluso ducharse se convierten en acciones complicadas y peligrosas de hacer diariamente ya que las personas con narcolepsia se pueden quedar dormidas en cualquier momento. Estas personas tienen que depender de otras para evitar que los síntomas causen problemas mayores.

Los narcolépticos caen en el sueño decenas de veces en un mismo día, llegándose a alcanzar en algunas ocasiones hasta 18 horas durmiendo. El sueño repentino se debe, muchas veces, a la llamada cataplejía, que hace que se pierda el tono muscular por culpa de una emoción fuerte (el estrés durante un examen, riéndose a carcajadas...)

La narcolepsia y las relaciones sociales

Los niños que tienen narcolepsia deben tener a un asistente que les acompañe en las horas de colegio. Durante la etapa previa a la adolescencia el problema se hace más evidente ya que los jóvenes necesitan integrarse en la sociedad, ser aceptados y salir con sus amigos. Como es lógico, también influye en sus estudios, frenando todo el potencial intelectual que el niño pueda tener.

Los problemas de pareja también afloran debido a la narcolepsia. Convivir con una persona narcoléptica puede ser frustrante para todo aquel que no tenga ese desorden neurológico. Las relaciones sexuales se estancan, la soledad aparece y la calidad del tiempo juntos se convierte en miserable.

La conferencia anual sobre la narcolepsia en Nueva York

El documental británico "Ninety Naps a Day " ("Noventa Siestas al Día") se hace eco de la Narcolepsic Network Annual Conference que se celebra desde hace 25 años en Nueva York. Allí se reúne, durante un fin de semana, el mayor grupo de narcolépticos del mundo.

En esa reunión se trata el problema de la narcolepsia de una forma desinhibida, aceptándola tal y como es, e incluso festejándola al más puro estilo americano. Una visión del problema no muy ortodoxa donde se hacen representaciones teatrales, sesiones de grupo, de yoga y de aromaterapia para tratar la narcolepsia o, al menos, para que los que tienen el síndrome lo acepten de forma positiva.

Sin duda, de alguna manera funciona. La convención de Nueva York ayuda a que cada persona con narcolepsia se desahogue y comparta sus sentimientos con otros narcolépticos y con los que viven con ellos.

La narcolepsia en España

Según los datos, en España hay 30.000 personas con narcolepsia. Existen organizaciones, como la Asociación Española de Narcolepsia, que ofrecen información detallada y ayuda para todo aquel que la necesite en lo referente a este trastorno del sueño.

El 18 de Marzo de 2010 se celebró el primer Día Europeo de la Narcolepsia, el cual ha impulsado al conocimiento de la enfermedad en la sociedad. Un conocimiento que ayuda a ser más tolerante con el problema, y que da también más confianza a los narcolépticos al no sentirse como bichos raros.