Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro. Esta medida da una idea de las dimensiones en que se mueve la nanotecnología.

La nanotecnología no es una disciplina sino algo mucho más amplio; un campo de la ciencia. Es una nueva revolución tecnológica que va a cambiar el futuro inmediato en muchas áreas del saber, y que repercutirá notablemente en el desarrollo humano y científico.

La investigación en nanotecnología es constante; en pocos años múltiples disciplinas como la medicina, física, mecánica, informática, química, etc., van a poder disponer de instrumentos nanométricos que permitirán realizar operaciones hasta hoy impensables.

La nanotecnología y la medicina

Los tumores cancerígenos ocupan una parcela donde la nanotecnología médica parece tener unas expectativas notables. Se han diseñado en la Universidad de Alberta nanopartículas que se pueden introducir en las moléculas causantes de la supresión del sistema inmunológico, y que pueden inhibir a estas.

Existe igualmente una nueva generación de biosensores y técnicas de imagen que pueden facilitar el diagnóstico de enfermedades.

Se están creando biomateriales que tienen en su interior estructuras nanométricas que contribuirán a la fabricación de tejidos artificiales a imitación de los tejidos naturales, y que pueden sustituir a otros dañados.

La nanotecnología va a proporcionar las herramientas necesarias para la modificación del material genético y la cura de enfermedades que tengan este origen.

En Suiza se ha desarrollado un sistema basado en nanoimanes para purificar la sangre liberándola de agentes patógenos y con enormes ventajas frente al proceso actual de diálisis.

Los diabéticos también se van a beneficiar de los nuevos avances en este campo. Se están desarrollando nanopartículas sensibles a la glucosa y que se podrán inyectar debajo de la piel para medir en todo momento la glicemia.

Las enfermedades degenerativas (alzhéimer), el SIDA, las enfermedades cardiovasculares, etc., son algunas de las dolencias en las que se avanza constantemente mediante el uso de la nanotecnología aplicada a estas dolencias, y que puede llevar en pocos años a una revolución total en el tratamiento de las mismas.

Científicos españoles del CSIC han desarrollado nanosensores de ADN que ayudarán en la detección de enfermedades, para así poder identificar si un transcriptoma es normal o patológico, y realizar la consiguiente prevención.

La nanotecnología aplicada a la electrónica y la física

Se está aplicando nanotecnología para detectar explosivos o para generar energía a partir del sonido. En el Instituto Tecnológico de Massachusetts han generado electricidad mediante nanotubos de carbono recubiertos de combustible que al descomponerse producen calor.

Las nuevas pantallas de televisión que sustituirán a las actuales de cristal líquido, están basadas en la nanotecnología y en pocos años estarán en el mercado.

Se está utilizando asimismo nanotecnología para visualizar mapas en tres dimensiones o para construir baterías para ordenadores, las cuales tienen una duración mayor a las actuales, además de ser extraordinariamente pequeñas.

En la Universidad de Zurich han conseguido ver la primera imagen de una molécula en la que se aprecian los átomos y enlaces químicos.

En la industria del automóvil la incorporación de nanotecnología parece que se encamina hacia la producción de vehículos más limpios, seguros y con un coste bastante inferior.

El desarrollo de sensores de tacto artificiales que imitarán la funcionalidad de los dedos humanos servirá para perfeccionar el funcionamiento de los actuales robots. En este sector se trabaja en la Universidad de Illinois.

La nanotecnología y la física cuántica están íntimamente unidas. La criptografía cuántica con la que se busca garantizar el secreto de las comunicaciones y la imposibilidad de que nadie no autorizado pueda acceder las mismas, o la teleportación que pretende transmitir las propiedades de un objeto a otro, son una muestra de las aplicaciones de la física cuántica, y en ellas como en muchas otras la nanotecnología será indispensable.

La aplicación de la nanotecnología a múltiples sectores de la economía

Eric Drexler, uno de los más importantes expertos señala que este campo va a permitir desarrollar sistemas de fabricación basados en nanoaparatos que podrán ser utilizados para crear productos grandes y complejos de modo limpio, eficaz y barato.

En la purificación del agua se utilizan nanofiltros que dejan pasar el agua y que en vez de atrapar las bacterias directamente las eliminan, con un coste inferior a los medios actuales.

En la construcción de puentes, edificios o carreteras se podrá llegar a la situación de que gracias a la nanotecnología las propias barreras protectoras de las carreteras puedan arreglar los desperfectos producidos en estas.

Se construirán materiales mucho más fuertes, flexibles y ligeros que los actuales y que van a permitir realizar funciones hasta ahora impensables.

En la Universidad de Lieberca se investiga sobre materiales que afectan directamente a la industria textil. La investigación en nanofibras proporcionará tejidos que cambien de color según las circunstancias, que abriguen más o menos según el momento, o que protejan de ciertos agentes biológicos.

Estas son solo algunas muestras de lo que puede deparar la investigación en este campo, pero lo que parece claro es que en unos años casi todos los sectores económicos se servirán de la nanotecnología como instrumento fundamental.

Los inconvenientes que puede plantear la nanotecnología

Entre las desventajas, se pueden producir cambios en la estructura social y económica difícilmente predecibles; problemas de autorreplicación. Asimismo el hecho de que se pueden crear y explotar productos de forma mucho más barata alterará probablemente la economía o el medio ambiente. El exceso o defecto de normativa a la hora de regular estos aspectos puede dar lugar a rigideces, problemas éticos, etc., que habrá que ir planteando según se vaya desarrollando este campo hasta ahora prácticamente por explorar.