La política de renovación y apertura que ha seguido el Museo de Prado desde hace unos años, nos presenta hoy una institución moderna que apuesta por abrir sus puertas no sólo al turista extranjero, sino también a la sociedad española.

Su oferta, tanto en la presentación de la colección permanente como en las exposiciones temporales, es cada vez más atractiva.

Hoy en día nos resulta cuanto menos curioso comprobar que el primer catálogo con el que contaba cuando abrió por primera vez sus puertas al público en el siglo XIX, contaba tan sólo con 311 obras. Era el germen de la colección que podemos contemplar actualmente y nacía del afán coleccionista de los monarcas españoles.

Hoy el Museo Nacional del Prado cuenta con una colección de más de 7.000 pinturas, a las que hay que sumar cerca de 5.000 estampas y más de 8.000 dibujos. Su colección de pintura de la escuela española es la más importante de mundo, que se completa con más de un millar de esculturas y un alto número de objetos de artes decorativas. Pero el Museo del Prado es también un espacio para la música.

La música en el Museo del Prado

Además de dar a conocer y conservar su colección, el museo ha apostado casi desde sus orígenes por los conciertos de música como un complemento ideal a muchas de sus actividades museísticas.

En el año 1899, se celebra un concierto de música de los siglos XVI, XVII y XVIII con ocasión de la inauguración oficial de una sala dedicada a la obra de Velázquez y con la presencia de la reina regente, María Cristina de Habsburgo.

La música fue también la compañera en el programa inaugural que el museo realizó en el año 2007 con ocasión de la ampliación de su espacio expositivo. De esta ampliación forma parte el Nuevo Auditorio ubicado en el Edificio Jerónimos, lugar donde se han realizado los conciertos celebrados con motivo del 191 aniversario del museo este mes de noviembre. En esta ocasión pudo escucharse un repertorio de música barroca que complementaba la exposición temporal que sobre Rubens, alberga el museo hasta el próximo mes de enero.

Música y Navidad 2010

Bajo el título “Una melodía suena en Belén”, el museo nos ofrece este año la oportunidad de vivir la Navidad de una forma diferente, reuniendo en una sola actividad la música del siglo XVII y la pintura que albergan sus salas.

La pieza elegida en esta ocasión ha sido el Concierto de Navidad de Arcángelo Corelli. Este compositor está considerado como uno de los más influyentes de su época y sus sonatas contribuyeron a su fama en toda Europa. Nació en el año 1653 en Rávena (Italia), donde comenzó sus estudios de música que prosiguieron más tarde en Bolonia. Allí sus maestros de violín fueron los primeros en darse cuenta de su excepcional talento compositivo que le lleva a ser miembro de la Academia Filarmónica de Bolonia con tan sólo 17 años.

Su traslado a Roma, bajo la protección de Pietro Ottoboni, sobrino del papa Alejandro VIII, fue sólo el primero de uno de los importantes destinos que le esperaban y que culminaron con su ingreso en la Academia de la Arcadia, fundada en 1690 con el objetivo de perseguir los ideales del clasicismo en el arte.

Sus obras alcanzaron gran difusión en vida, siendo uno de los compositores más conocidos de su tiempo, lo cual le llevó a realizar numerosas giras por Francia e Inglaterra.

Arcángelo Corelli falleció en Roma en 1713 y sus restos descansan en el Panteón de esta misma ciudad.

El Concierto de Navidad de Arcángelo Corelli

Esta obra es la que interpretará la Orquesta de Cuerda del Conservatorio Arturo Soria de Madrid en el Auditorio del Museo del Prado el sábado 18 de diciembre.

Como la gran mayoría de las obras escritas durante esos años, está concebida para ser interpretada únicamente por instrumentos de cuerda. Ello son los que dotan a esta composición del carácter pastoril que posee y que se muestra ideal para describir la escena de la visita de los pastores al portal de Belén tras el nacimiento de Jesús.

Su ritmo dulce y tranquilo, que recuerda a la música del Renacimiento, le ha servido en ocasiones para ser la pieza elegida como banda sonora en algunas películas. Por otro lado, su armonía y equilibrio, que convierten a esta obra en un retablo sonoro, hacen de esta composición una pieza excelente para representar en Navidad en un concierto especialmente orientado a niños entre 4 y 9 años.

Conciertos de villancicos y visitas al Museo del Prado en familia

La oferta musical del Museo del Prado en esta Navidad se completa con un programa de cuatro conciertos de música polifónica de los siglos XVI al XVIII, así como la audición de villancicos populares.

Como en ediciones anteriores, es también el Auditorio del Museo del Prado el escenario elegido para este espectáculo de música navideña, que en esta ocasión estará interpretado entre otros por la Escolanía del Monasterio de El Escorial, fundada en 1567 por Felipe II.

Hoy en día está formada por un grupo de alrededor de cuarenta niños, entre 9 y 14 años, con una sobresaliente educación musical. Su principal actividad interpretativa está orientada a la liturgia religiosa que se celebra en la Real Basílica del Monasterio, aunque también en ocasiones especiales han actuado en otros lugares, como la capilla Sixtina en Roma. En esta ocasión tenemos la oportunidad de escucharlos junto a otros coros de gran renombre que se dan cita en el Museo del Prado.

El programa musical navideño de este museo, contempla otras actividades dedicadas a la familia y que bajo el título “Cuidadado…!que te mojas!” nos permiten descubrir la importancia del agua y su representación a lo largo de la historia de arte. Esta actividad está especialmente orientada a grupos familiares con niños entre los 6 y 13 años.

La visita navideña a esta importante pinacoteca no quedaría completa sin un recorrido por sus instalaciones. La oferta es amplia ya que a las recientes restauraciones se unen las exposiciones temporales abiertas en estas fechas.