Muchos dioses están asociados con la música, de esta manera Toth inventó la lira, el dios Bes tocaba y bailaba variados instrumentos, aunque la diosa y divinidad que recibe el nombre de Señora del baile y de la música es Hathor.

También la diosa Merit tenía un papel importante en el mundo musical del Antiguo Egipto, ya que era la encargada de mantener el orden en el universo a través de la música, anteponiéndose al desorden o caos, al que tanto temían los egipcios.

Los primeros perfiles que aparecen de la vida musical en Egipto, pertenecen al Imperio Antiguo, y generalmente son los instrumentos de viento, entre los que destacan una especie de flauta doble que se tocaba horizontalmente, que podía estar elaborada de caña, madera o metal, así como unos peculiares tambores, a más de otros útiles musicales como el arpa.

En el Imperio Medio, aparecen nuevos adminículos de percusión como las castañuelas y las panderetas, que habitualmente servían para marcar el ritmo. Posteriormente surge la lira, que fue introducida en Egipto por los beduinos, y el oboe, cuya procedencia se atribuye a los viajeros procedentes de Mesopotamia.

La música egipcia, se basaba en adornar ciertos aspectos de la vida cotidiana del país del Nilo. De esta manera se empleaba en los banquetes, en los trabajos del campo, en las procesiones religiosas y en los desfiles militares.

La gran importancia de los arpistas en el Antiguo Egipto

Existen muchísimos grabados con el tema musical egipcio, pertenecientes al Imperio Medio, que generalmente se narraban de manera gráfica en las estelas. Estos dibujos o representaciones reciben el nombre de “Estelas del arpista”.

Este músico, acostumbraba a ser un hombre ciego, el cual acompañado de su esposa, tocaba el arpa sentado o de rodillas, en acontecimientos variados, como en celebraciones a un dios determinado o en los entierros.

Sus interpretaciones eran himnos dedicados a los dioses o cantos para que los difuntos disfrutaran en la otra vida. Eran muy estimados, y gozaban de mucha consideración entre el pueblo egipcio. De esta manera compensaban sus problemas visuales y podían ganarse la vida, siendo además muy solicitados, tanto por el pueblo llano como por la corte real egipcia.

Se han encontrado algunas arpas de los tiempos del Imperio Medio, y sorprende el buen estado en que han llegado a nuestros días. Son de una altura aproximada al metro y medio, y tienen entre 17 y 21 cuerdas. Según algunos escritos su procedencia es de tierras babilónicas, y su manejo al parecer no era fácil, ya que son bastante pesadas.

También en estas épocas aparecen las bailarinas, que se movían rítmicamente al son de la música, y daban un tono más espectacular a los ritmos que se interpretaban.

El cotidiano uso de la música en la vida de los egipcios

Las escenas representadas en grabados de los primeros tiempos, con música amenizando los banquetes, experimentó diferentes cambios en épocas posteriores. Aunque continuamente surgen escenas de músicos y bailarinas en los acontecimientos funerarios, poco a poco, tomaron otros derroteros, para llegar a los banquetes.

Hay detalles en las pinturas existentes, que tienen connotaciones eróticas, pudiéndose apreciar que los vestidos de las bailarinas son semitransparentes, llevan pelucas y conos de perfume sobre sus cabezas, a más de llevar en las manos frutos de clara simbología sexual en el Antiguo Egipto, las granadas.

Los grupos musicales los conformaban frecuentemente un arpa, una flauta doble o clarinete, que generalmente era tocado por mujeres. También estaban las castañuelas y determinados adminículos como troncos huecos de madera y marfil, a más de los tambores que marcaban el ritmo. Aparte, estaban el laúd y la lira, a más de una serie de panderetas y diversos músicos que con rítmicas palmadas, completaban la orquestina.

Los himnos a los dioses egipcios

Las representaciones que han perdurado, muestran curiosos detalles que permiten sacar conclusiones sobre las interpretaciones musicales del Antiguo Egipto. Los papiros y tablillas, terminan de afinar las costumbres del pueblo egipcio en materia musical, y dar la pauta de cómo era utilizada la música en aquellos tiempos. La música funeraria y la de culto a los dioses.

Si la estela o grabado pertenecía a un particular de la corte faraónica, las letras de las tonadillas versaban sobre la nueva vida en el Más Allá. Si por el contrario las canciones estaban concebidas para alabar a un dios determinado, los temas siempre eran de halago a la divinidad.

Generalmente en la parte superior de las estelas y grabados, estaban escritos los textos interpretados y el cielo estaba representado según la categoría del homenajeado. En una gran mayoría de estas tallas, estaba incorporada la divinidad adorada frente al arpista actuando.

Ya a finales de la época faraónica, es decir en los últimos reinados de los Ptolomeos, la flauta doble se convirtió en el aulós griego, y hay que resaltar que en la Alejandría ptolemaica se inventó un instrumento musical hidráulico, parecido a un órgano de la actualidad, que ya rozaba la sofisticación en aquellos tiempos.