La propia palabra música procede de la denominación de las musas, las hijas de Zeus que, según la mitología griega, inspiraban todas las actividades creativas e intelectuales. ¿Cómo no darle importancia entonces a la música en la Antigua Grecia?

A través de las fuentes se ha podido investigar sobre cómo era la música griega, cuál era su rol en la sociedad, las cuestiones económicas relacionadas con ese arte o el diferente grado de importancia social de los músicos.

Fuentes de estudio

En la actualidad conservamos muchos testimonios directos de la existencia de música: instrumentos de música más o menos rudimentarios exhumados en trabajos arqueológicos, léxico referido a instrumentos musicales, pinturas y esculturas que representan indudablemente músicos en acción, textos poéticos para ser cantados –como los salmos de la Biblia, por ejemplo-. Todos estos datos aseguran la existencia y la importancia de la música en el Mundo Antiguo, pero muy poco más.

La música existía, se tocaba, se aprendía, se escuchaba y se disfrutaba; pero ni se teorizaba ni apenas se escribía sobre ella. Por suerte, la Musicología Comparada o Etno-musicología ha conseguido sintetizar algunas características que, al parecer, pueden considerarse comunes a la tradición oral y que, con la debida cautela, podemos extender a la mayor parte de la música de la Antigüedad.

Cómo y por qué nace la musica, autores y teorías

Sobre el proceso evolutivo por el que la música hizo su aparición, hay hipótesis de todo tipo:Rousseau afirmaba una unidad original de lenguaje y música, sin llegar a lograr expresar satisfactoriamente la génesis de uno y otra; Darwin creía que había nacido de la canalización y la expresión del impulso sexual; y Lukács que era fruto de la organización colectiva del trabajo.

En cualquier caso, parece que la música tenía, hasta tiempos más modernos de lo que cabría suponer, una función y una naturaleza mágicas. Este término es solamente aproximado, ya que responde a una noción prácticamente desaparecida como tal en nuestros días, hasta el punto de que los idiomas no tienen palabras realmente adecuadas para definirla. Igual que “mágicas” podía decirse “esotéricas” o “religiosas”, y todas serían igual de imprecisas o de acertadas.

Sea como fuere, en la Antigüedad se creía en la existencia de un mundo invisible, inaccesible a la percepción ordinaria del hombre y al mismo tiempo más real; o, si se prefiere, superior. La música en esta época participaba de algún modo en la naturaleza que compartían ambos mundos: era la expresión de un mundo invisible y al mismo tiempo el umbral abierto hacia su conocimiento.

¿Qué instrumentos se tocaban en la Antigua Grecia?

Hasta la aparición de la electrónica en el siglo XX, la mayoría de los instrumentos musicales inventados o perfeccionados a través del tiempo están basados en tres sistemas de producir el sonido. Los instrumentos musicales griegos pueden encuadrarse en su totalidad en esa clasificación:

  • Tubos sonoros (instrumentos aerófonos), instrumentos de viento soplados directamente o sobre una lengüeta, como el aulos.
  • Cuerdas vibrantes (instrumentos cuerdófonos), normalmente montadas sobre una caja de resonancia. En esta época se utilizaron el arpa, la lira y la cítara.
  • Objetos suscetibles de marcar un ritmo al ser golpeados, sin o con una membrana elástica (instrumentos membranófonos) o parche, como los krótala (una especie de castañuelas) o el tympanon (un tipo de tambor).

Grecia y la primera Teoría de la Música

La antigua Grecia fue la primera cultura que nos dejó por escrito cierto número de observaciones científicas y de reflexiones filosóficas sobre la música: descomponían el lenguaje musical en sus elementos constitutivos –melodía y ritmo- y establecían clasificaciones en ambio. El ritmo musical estaba en íntima relación con el lenguaje poético; y en cuanto a la melodía, sistematizaron diferentes escala o repertorios de sonidos que utilizaban en sus cantos dándoles el nombre de “modos".

La teoría griega fue recogida y adaptada mecánicamente por los teóricos medievales, si bien parece estar claro que el contexto musical era en la práctica completamente diferente. De alguna forma, la teoría musical griega enlaza con la actual en una evolución que aún hoy estudia la musicología.

La Antigüedad influyó de modo extraordinario en la conformación de todo el arte occidental, así como en su producción literaria, filosófica, científica y jurídica; los avances musicales, en cambio, no pudieron conservarse del mismo modo, dada su propia naturaleza efímera y su transmisión mayoritariamente mediante el ejemplo: no se desarrollaron formas de notación musical suficientemente complejas como para hacernos unas idea exacta de todos los aspectos de las composiciones; si bien sentaron las bases de la notación alfabética que heredarían los romanos y transmitirían al mundo medieval.

Sin embargo, sí que hay testimonios literarios y reproducciones artísticas que permiten ver la importancia de la música en esta época y descubrir algunas de sus características.