Pocas historias han conmovido a los lectores de cómics como la muerte de Gwen Stacy, la primera novia de Peter Parker, alter ego de Spiderman. La historia data de 1973 y hoy sigue siendo un clásico indiscutible y objeto de controversia sobre lo adecuado de aquella decisión y sobre los entresijos de la misma. En cualquier caso, una historia imprescindible de Marvel Comics.

¡Mi sentido arácnido nunca se equivoca!¡Alguien cercano está a punto de morir! ¡Alguien a quien no puedo salvar! ¿Pero quién? ¿Quién?”. Este es el dramático aviso que lanzaba Spiderman en la portada del número 121 de ‘The Amazing Spider-Man’. Marvel Comics lo dejaba aún más claro. “¡No es un truco! No es una historia imaginaria”, decía esa portada.

Todo empezó en el número 39 de la misma serie, editado en agosto de 1966. En aquel ejemplar, el Duende Verde averiguó la identidad secreta de Spiderman. En 1971, Marvel Comics publicó el primer número sin el sello del Comics Code Authority, una historia sobre drogas que protagonizó Harry Osborn, hijo de Norman Osborn, el hombre bajo la máscara del Duende Verde.

El papel del Duende Verde

Esta trama familiar y de amistad marcó el final de la luminosa Edad de Plata y comenzó a sentar las bases de la más dramática Edad de Bronce del cómic norteamericano. En los títulos de Spiderman, todo se precipitó en esos número 121 y 122. El Duende decide llevar a cabo su ansiada venganza contra Peter Parker cuando Harry recae en su adicción a las drogas. Para ejecutarla, secuestra a la novia del héroe, Gwen Stacy.

Spiderman descubre a Gwen inconsciente sobre el Puente de Brooklyn. El Duende Verde empuja a la joven al vacío. Spiderman lanza sus telarañas antes de que Gwen impacte con el río Hudson, pero al subir su cuerpo a lo alto del puente descubre que ha muerto. El héroe vive una nueva tragedia, comparable al asesinato de su tío Ben, la que le impulsó a ser un héroe.

Gwen Stacy fue creada por Stan Lee y Steve Ditko. Todavía hoy hay aficionados que consideran a esta joven como el auténtico amor de Peter Parker. La historia de su muerte la escribió el guionista Gerry Conway y la dibujó Gil Kane.

Sin saberlo entonces, fue el momento que hizo madurar a Mary Jane, la mujer que viene ocupando desde hace décadas el hueco que tuvo Gwen en la vida de Spiderman. La de Gwen fue la primera muerte de un personaje principal de una serie de cómics, en este caso, de la novia del héroe.

¿Qué mató a Gwen Stacy?

En aquellos dos números nunca llega a explicarse con claridad el motivo real de la muerte de Gwen. Hay quien piensa que el Duende Verde ya la había asesinado. Otros creen que fue el shock por la caída (el propio Duende lo dice en las viñetas). Y la explicación más dramática es que su cuello se partió cuando Spiderman frenó esa caída con su telaraña.

Junto a la cabeza de Gwen se ve una onomatopeya. “Snap”, dice. Conway aseguró que la incluyó para que los lectores pensaran que Spiderman causó accidentalmente la muerte. James Kakalios, en su libro ‘The Physics of Superheroes’, se suma a esta explicación, al considerar que la fuerza de al menos 10 G posibilita que se rompiera el cuello.

Quejas de los lectores, respuesta de Marvel Comics

En el número 124 de ‘The Amazing Spider-Man’ se publicaron las primeras cartas de los lectores sobre la muerte de Gwen. Y la mayoría desaprobaban la decisión. “¿Cómo os atrevéis a matar a Gwen Stacy? Sois una panda de sádicos mercenarios sin alma”, decía uno. “Introduciendo a Gwen en la vida de Peter, parecía que Marvel sí tenía corazón. Ahora lo dudo”, añadía otro.

Marvel respondió a las críticas en ese mismo correo: “Algunos prometen no comprar nunca más un cómic de Spidey. Otros nos llaman asesinos y otros epítetos impublicables. Y sin embargo... el gran número de marvelitas que nos han dado su aprobación nos ha sorprendido”. En el número siguiente, el 125, se vio obligado a dar más aclaraciones.

Roy Thomas, editor de Marvel, aceptó ahí que fue la red de Spiderman lo que mató a Gwen, pero matizó que “era imposible para Peter salvarla” con cualquier otro curso de acción. También explicaba los motivos por los que Conway, Thomas y el propio Stan Lee decidieron matar a Gwen.

Gerry Conway, Stan Lee y Roy Thomas decidieron

No fue una idea de Gerry en solitario. (...) No había donde llevar la relación entre Peter y Gwen salvo al matrimonio. Y casarles no nos parecía correcto, Peter simplemente no está listo. Así que Gerry, Roy y Stan debatieron mucho el asunto... y resultó que todos llegaron a la misma e inevitable conclusión. La muerte de Gwen estaba predestinada a suceder”, aseguraba Marvel.

Gwen Stacy pasó así a la historia. Y el cómic perdió la inocencia para siempre.