La movida madrileña fue un movimiento cultural sin precedentes donde afloraron todo tipo de tendencias. Se barajan distintas fechas que darían el pistoletazo de salida ,pero se puede generalizar señalando que surgió en los primeros años de la transición que tuvo lugar a la muerte de Franco y dio sus últimos estertores a mediados de los 80.

La juventud de aquel momento no quería mirar atrás, huía del compromiso político de otras generaciones con un sentido del presente altamente hedonista.Todo comienza con el nacimiento del fenómeno underground; gente con inquietudes artísticas e intelectuales con una buena formación y en muchos casos pertenecientes a clases sociales pudientes. Los primeros encuentros tuvieron lugar en el mercadillo más famoso de Madrid: el Rastro. En algunos de sus puestos, gente como Ceesepe, por entonces ilustrador de fancines e historietas, traducían cómics americanos y vendían a un ávido público otros como el mítico "Star" barcelonés. No conformándose con ello se lanzaron a la elaboración de de comics de factura artesanal pero sumamente rompedores como el que llevaba el hilarante título de "El carajillo vacilón".

La música como catalizador de las distintas inquietudes que generaron la movida

Muchos artistas canalizaron esa efervescencia a través de una explosión musical nunca vivida anteriormente en España. Muchos críticos y estudiosos de este fenómeno no dudaron en denominarla "la Edad de Oro" como aquel programa presentado por Paloma Chamorro que comenzó a emitirse en 1983 y donde aparecerían grupos nacionales e internacionales del mundo de la música y las artes en directo.

Los músicos de la nueva hornada manifestarían un claro rechazo al rock progresivo de los 70 huyendo claramente de su virtuosismo técnico y grandilocuencia. Adoptarán la filosofía de vida que propugna un nuevo movimiento nacido en Inglaterra: el "Punk" que encontró su caldo de cultivo en la crisis social y económica que azotó a Europa en aquellos años y cuyo grito de guerra era "no hay futuro". En 1976 los "Sex Pistols", grupo "punk" por excelencia, insultaron al presentador de la BBC que les entrevistaba.

En 1978 el grupo de Alaska , en aquella época "Kaka de Luxe" graba su primer disco con el sello Chapa, creado por Mariscal Romero.

La proliferación de salas alternativas como "El Sol" o la "Vía Láctea" ayudarán a lanzar los grupos de aquella época, como Paraíso, Zombies, Nacha Pop: pero el acontecimiento que muchos consideran el pistoletazo de salida sería el homenaje a Canito, el batería del grupo "Tos", que más tarde formarían Secretos, que falleció en un accidente de circulación. Dicho acto se celebró en la escuela de Caminos y tocaron grupos como Alaska y los Pegamoides,, Paraíso, Nacha Pop.Este concierto tuvo mucha trascendencia gracias a su retrasmisión por Onda Dos y su grabación por TVE en "Popgrama".

La sala "Rock Ola", templo de encuentros y desencuentros de la movida madrileña

El año que tuvo lugar el trasnochado golpe de estado en nuestro país, 1981, será una fecha simbólica para los vividores de la noche y del underground, ya que se abrirá la sala más emblemática: el Rock Ola, que cobijará a los cada vez más consolidados grupos españoles y a otros internacionales como los Cramps, Lords of the New Churs, Stranglers.

No sólo se vieron conciertos si no que también hubo desfiles de moda, exposiciones, números humorísticos: era e punto de encuentro de las distintas tribus urbanas que llenaban de colorido las noches madrileñas: punks, rockers, mods, modernos.

El underground dio paso a la posmodernidad y se fue perdiendo la frescura de los primeros tiempos, pero el final llegó de una manera brusca, ya que, en el verano del 85, tras una pelea entre mods y rockers, resultó herido de muerte tras ser apuñalado un joven en las mismas puertas de la discoteca, y el Rock OLA cerró indefinidamente tras una orden judicial.

Personajes insignes de nuestra cultura que se gestaron en torno a la movida

Muchos de los personajes que con su creatividad enriquecieron el panorama cultural de la España de la transición abandonaron la escena de una manera o de otra, pero otros, los más brillantes, continuaron creciendo hasta convertirse hoy en día en referentes culturales de renombrado éxito in cluso internacionalmente. Hablamos de un joven manchego que mostraba sus primeros cortos en el cine Alphaville, y que sería el único cineasta español que ha conseguido dos estatuillas en los oscars, el magnífico Pedro Almodóvar. Inolvidables sus histriónicos núneros junto a Fabio Mcnamara, sus primeras e irreverentes películas de formación autodidacta que desde "Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón no ha dejado de cosechar éxitos sin dejar indiferente a público y crítica.

Alberto García Älix el fotógrafo de la movida y de la esencia de los entresijos de la ciudad, ganador del Premio Nacional de Fotografía.

Ceesepe, el más original de los ilustradores en El Víbora, La Luna; excelente pintor y cartelista y recien nombrado Medalla de Oro de las Bellas Artes.

El imborrable recuerdo de aquellos trepidantes años

Podemos decir que la movida es una etiqueta, un movimiento que abanderó la modernidad de un país que se despertaba de la mediocridad, de años teñidos de gris, donde el ocio estaba controlado por la censura y las mentes de pocas miras del Régimen. Aquellos jóvenes trajeron un aire fresco y vivificante al panorama artístico. Los irreverentes de ayer se han convertido el los admirados artistas de hoy. La movida no fue en vano.