El narcotráfico se ha convertido en una epidemia que está afectando a todos los estratos sociales en Honduras. El país se ha convertido en un trampolín de las drogas provenientes de Surámerica con destino a México, Estados Unidos, Canadá y Europa.

Los alucinógenos son transportados en aviones pequeños que deben reabastecerse de combustible en países como Honduras. Debido a la autonomía de estos aparatos que es limitada, la única manera de alcanzar su objetivo, llegar a su destino final, es aterrizar en algun país de Centroamérica, en éste caso Honduras.

La Mosquitia, parada perfecta

La perfecta región para estas paradas incómodas, pero obligadas en Honduras, se le conoce como la Mosquitia, y se encuentra ubicada en el Departamento de Gracias a Dios. La Mosquitia es una reserva biológica enclavada en el oriente del país, de díficil acceso, sin carreteras, ni agua potable ni electricidad, una réplica en miniatura del Amazonas.

Existen dos pueblos importantes en ésta región, uno es la cabecera departamental, Puerto Lempira, de 22,000 habitantes, al extremo oriental del departamento, y el segundo es el pueblo de Brus Laguna, al extremo occidental, de 10,000 habitantes.

Para llegar a La Mosquitia, existe un vuelo comercial semanal del puerto de La Ceiba. La travesía en barco toma 5 días ya que son barcos pesqueros de bajo calado. No se conocen las vehículos, pero si se aprecian varias bicicletas.

Actividad lucrativa

La Mosquitia es una tierra aislada y olvidada. Es por estos motivos que los habitantes, especialmente los jóvenes, han decidido dedicarse a una actividad más lucrativa y menos peligrosa físicamente, pero a la misma vez ilegal e inmoral.

A los habitantes de la Mosquitia, se les conoce por Misquitos o Zambos. Son gente extremadamente pobre y se dedican mayormente a la pesca de langostas. Este rubro es conocido como buceo. Sin embargo, lo realizan de manera arcaica, en el sentido que lo hacen de una manera rústica y peligrosa, ya que se sumergen a grandes profundidades sin tanque de oxígeno.

Los Misquitos poco a poco han dejado de ser buzos para dedicarse a otras tarea más lucrativas, pero no exenta de peligros, como es el narcotráfico.

Los Misquitos aprovechan cualquier oportunidad para ser parte de esta actividad ilícita, ya sea actuando como mulas, transportando en sus hombros fardos de cocaina y/o marihuana, de guías en estas inhóspitas tierras, o como socios de los grandes narcos, guardando la mercancía, proveyendo de combustible a las naves, y dando albergue a los pilotos por unos cuantos días.

Fardos que caen del cielo

Por la noche los misquitos rondan las bellas y vírgenes playas esperando que caiga un fardo de droga del cielo para salir de la pobreza. Esto sucede debido a que las aeronaves cuando están bajas de combustible, para quitarse peso de encima y poder lograr llegar a su objetivo y optimizar el combustible, vuelan a baja altura y arrojan varios fardos, o los que sean necesarios para lograr nivelarse y llegar a las varias pistas de aterrizaje clandestinas que existen en la región.

En los ultimos 5 años el narcotráfico ha llegado a desarrollarse de tal manera, que inclusive personas de las ciudades grandes se han mudado para ésta zona en busca de hacerse ricos, cueste lo que cueste. Esto ha originado fricciones entre los Misquitos, que muy poco pueden hacer, ya que por su misma ignorancia, los han estafado, humillado y les han robado sus tierras.

Falta de apoyo nacional

Los Misquitos son gente muy humilde, pacíficos y orgullosos de sus ancestros, pero desafortunadamente la suerte no les ha sonreído, y ni los diferentes gobiernos, ni las autoridades locales han hecho mucho por ellos y los han dejado a merced de gente sin escrúpulos, que solo han sabido aprovecharse de la buena voluntad e ignorancia de los misquitos.

Ultimamente, entidades como Cáritas, Save the Children o Cruz Roja Internacional, han estado proporcionando valiosa ayuda alimentaria y de medicinas a los pobladores de esta región, parte integral y de un potencial enorme para el país.

Mientras el Gobierno hondureño no establezca medidas más seguras para combatir el narcotráfico y no se le faciliten a Los Misquitos nuevas formas de ganarse la vida, estos seguirán recurriendo a participar en el narcotráfico, y por ende, La Mosquitia seguirá siendo la parada perfecta para encubrir esta actividad.