Un recorrido por el recinto amurallado de Cáceres es introducirse a una ciudad antigua, es adentrarse en sus murallas y saltar en sus escalinatas como lo hubiera hecho un niño del siglo XII; pues bien vale perderse en sus callejuelas medievales, ingresar al siglo XIV en una plaza, pasar debajo de un arco o entrar a una de sus iglesias. Cáceres es vivir en un pueblo de cuentos, de palacios, conventos, castillos, torres y piedra, todo al alcance de la mano.

El recinto amurallado de Cáceres

El recinto amurallado contiene el conjunto arquitectónico más importante del Renacimiento español conservado intacto hasta la actualidad. La gran mayoría de los edificios civiles y religiosos que componen el casco antiguo son de finales del siglo XIV, y las reformas, ampliaciones y nuevas obras fueron llevadas a cabo durante los siglos XV y XVI. Donde uno mire, verá que todos los estilos de construcción y urbanísticos están entremezclados, desde el gótico, el romano, pasando por el árabe y el renacimiento. La magnificencia monumental hizo que Cáceres fuera declarada Monumento Nacional en España, en 1949 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986. Como en un recorrido imaginario para convencer al lector de visitar la ciudad, vamos a visualizar los principales lugares monumentales deCáceres, dentro del recinto amurallado.

Visitar la Plaza de Santa María

Representa el centro mismo de la parte baja de la ciudad, con la iglesia catedral como eje alrededor del que se erigen gran número de edificios, palacios y casas solariegas de sobria y particular belleza, algunos de los cuales describiremos a continuación.

Pasando por el Arco de la estrella

Es el acceso más importante del recinto amurallado. El monumento es un gran arco oblicuo construido en el siglo XVIII, sobre otro del siglo XV para facilitar el paso de carruajes. En uno de los interiores se encuentra un nicho con la imagen de la Virgen de la Estrella, de donde proviene su nombre. El arco fue obra de Manuel Larra Churriguera; la forma oblicua característica es para permitir el ingreso de carruajes a las callejuelas interiores de la ciudad. Desde la escalinata que viene de la Plaza Mayor, se accede al arco.

La Plaza de San Jorge

Es una Plaza recoleta ubicada junto a la Plaza de Santa María. Dedicada al santo patrón de la ciudad. Es la transición entre las partes baja y alta del irregular casco urbano. En una de las concavidades laterales se encuentra la estatua en bronce de San Jorge a caballo, matando al dragón.

El restaurante Torre de Sande

Este impresionante monumento está frente a la casa del Sol. Es una mole imponente, con su extraordinario parapeto de piedra y sus muros cubiertos de hiedra. La torre de Sande es de estilo gótico del siglo XIV. Fue desmochada por orden de los Reyes Católicos, tal como pasó con otras torres de la localidad para terminar con las guerras civiles de la comarca. Se destaca el parapeto sustentado por nueve ménsulas, en contraste con la gracia sobria de la ventana gótica, con columna partida en su parte inferior. En el patio de la torre hay un restaurante.

Una visita al Palacio Episcopal de Cáceres

Uno de los caminos a la plaza de Santa María tiene una callejuela que permite ver a nuestra izquierda la fachada gótica del palacio episcopal y a la derecha la tapia del patio de la casa de Mayorazgo. Este palacio era la residencia del obispo de Coria. Es una de las construcciones más antiguas y data del siglo XIII, siendo la fachada principal renacentista del siglo XVI y la lateral gótica del siglo XV.

La Iglesia de la Preciosa Sangre

Es una iglesia barroca del siglo XVIII, de planta rectangular de una sola nave con dos torres cuadradas coronadas con nidos de cigüeñas. Corresponde a una iglesia y convento anexo de la Compañía de Jesús. Construidos por jesuitas unos años antes de ser expulsados de España en el año 1767 por el rey Carlos III. Los importantes desniveles exigen la construcción de unas notables escaleras de piedra, que llevan hasta la plaza de San Jorge.

Casa de Solís

Hacia la parte más alta del recinto amurallado, por una empinada callejuela escalonada y, antes de acceder a la plaza de San Mateo, se llega a una bocacalle que nos lleva hasta la casa del Sol o de los Solís, de estilo gótico del siglo XV, con el blasón de la familia Solís donde destaca el majestuoso arco de medio punto en la entrada.

Paseo por la Plaza e Iglesia de San Mateo

El camino nos lleva hasta la plaza de San Mateo en la que hallamos, entre otras edificaciones importantes, la iglesia del mismo nombre y el convento de San Pablo ocupado por las Hermanas Clarisas. En la iglesia de San Mateo se destacan elementos constructivos de varios estilos, ya que fue construida, restaurada y remodelada a lo largo de varios siglos desde el siglo XIV.

Palacio de los Cáceres Ovando - Torre de las cigüeñas

Ubicada a la izquierda de la iglesia de San Mateo se encuentra el soberbio palacio de los Cáceres-Ovando, cuya torre es famosa y conocida como de las cigüeñas, por su gran altura. Es una de las excepciones al desmochamiento ordenado por los Reyes Católicos, ya que conserva sus almenas. Actualmente es la sede del Gobierno Militar.

Palacio y Plaza de las Veletas

Aquí se ubica la Casa de las Veletas donde funciona el Museo Provincial y al aljibe árabe del siglo XII. Es el edificio más importante de la plaza y como palacio (siglo XVI), fue construido sobre las ruinas de una fortificación mora, en el punto más alto de la villa. Tiene un aljibe excavado en la roca, el segundo más importante a nivel mundial en tamaño, tras el construido más tarde en Estambul.

La Casa Mudéjar de Cáceres

Por la cuesta de Aldana con destino a la plaza de Santa María, se encuentra a la vista del camino, una sobria casa de estilo mudéjar toledano, que permanece como una isla en un entorno en el que el estilo de la edificación de la nobleza imperante, impuso tendencias arquitectónicas muy disímiles al de la Casa Mudéjar. La presencia de esta casa dentro del recinto amurallado es excepcional ya que, en la época de magnificencia de Cáceres, la nobleza local desalojó fuera del recinto amurallado a la plebe y burguesía, construyendo enormes mansiones y palacios, donde antes hubiera casas sencillas como esta.

Turismo Cáceres

La visita a Cáceres es imperdible para quien viaja a España y a Extremadura, un lugar único desde todo punto de vista, pero que impresiona sobre todo, por el estado de los edificios medievales y renacentistas, intactos, impecables, acorde con el entorno, como si uno estuviera viviendo en esa época.