Entre 1950 y 1970 fueron la última palabra en reproducción de sonidos. Luego, cuando se tornaron obsoletos, la gente los arrojó a la basura. Hoy, sin embargo, son el punto de atracción en los portales de venta on-line. Conozca los amplificadores, radios y giradiscos que sobrevivieron al paso del tiempo.

Portales de venta on-line y marcas favoritas

Uno de los mejores parámetros para ver el valor de algunos equipos es el precio. En el portal subastas eBay, algunos equipos de audio hogareños de alta fidelidad superan los miles de dólares. Un amplificador McIntosh 275, por ejemplo, puede alcanzar los 6.000 dólares fácilmente. No obstante, hace el mismo trabajo que otro nuevo y cuyo precio es notablemente menor.

El preamplificador Marantz 7C, también disponible en el portal eBay, supera los 5.000 dólares. Sirve para conectar una bandeja giradiscos o un sintonizador de radio al amplificador. Sin embargo, existen otras marcas, como The Fisher, H.H. Scott y Sherwood, cuyo valor es mucho menor. También hay kits para los equipos Dynaco, conocidos con el nombre de Dynakits. Dichos kits, para aficionados a la electrónica, permiten reparar o mejorar los equipos de la marca Dynaco.

Bandejas giradiscos y precios

En materia de platos giradiscos clásicos, Thorens parece ser la marca preferida. Dentro de esta línea, el modelo 124 es el favorito. Funciona sobre un chasis metálico, con un plato pesado, motor y polea. Incluye un selector de cuatro velocidades y se venden sin pick-up, ya que esto queda a cargo del usuario.

Otro plato giradiscos popular de antaño es el Lenco L-75. También tiene chasis de metal, plato pesado, motor y polea de transmisión. Cuenta con regulador de velocidad para discos de 16/33/45 y 78RPM y su aspecto es muy parecido al de la bandeja Sincrón C-71, fabricada en Argentina hacia finales de la década de 1970.

El Lenco se consigue en eBay por un precio que oscila los 110 dólares, mientras que la Thorens suele superar los 500. La bandeja argentina Sincrón cuesta unos 200 pesos en Argentina. Todas tienen una construcción de alta calidad, pensada para ambientes de trabajo casi continuo y están de moda a pesar de los años.

Sintonizadores de radio FM

En materia de sintonizadores, los más solicitados son los de FM. Existen equipos que datan de los años cincuenta y los años sesenta. Estos últimos también ostentan precios elevados en portales de subastas cuando se trata de equipos a válvulas, ya que se los considera una rareza absoluta.

Así, el Marantz 10b, por citar un ejemplo, puede superar los 2.000 dólares. Otro aspecto valorado, es la forma en la que se construían. No tenían placas ni circuitos impresos. Sólo había componentes unidos unos con otros por medio de soldaduras. A mayor prolijidad, mayor el precio que se paga por ella.

Palabras al final

Hay dos aspectos que se ven al instante en este tema. El primero de ellos hay un revival de tecnologías antiguas que es fácilmente visible en los portales de subastas on-line. Y el segundo está dado por una pregunta: ¿Qué sentido tiene pagar tanto dinero por un equipo antiguo cuando otros más nuevos hacen lo mismo por menos?