Como es común en el mundo, aparecen nuevas modas; unas bastante buenas, otras pasajeras y muchas exóticas y llamativas. No solo la vestimenta, peinados, accesorios y el maquillaje se ponen de moda; pues en la actualidad también existen modas que involucran conceptos que antes jamás se habría pensado que existirían.

Las mascotas no son la excepción, ya que muchas personas han optado por tener mascotas diferentes, que muchas veces son animales no domésticos, reptiles o mamíferos poco convencionales.

La idea principal de tener este tipo de animales como mascotas es diferir del común de personas que normalmente tendrían un perro, un gato, un pajarito, un conejo, peces, hámsters y hasta ratones blancos; que son el tipo de mascotas más comunes por la facilidad que existe para domesticarlas y por el hecho de que no representan peligro.

La nueva generación de mascotas

Ahora las mascotas no solo pertenecen a la categoría de los mamíferos y las aves. Los reptiles, anfibios, arácnidos, entre otros también son elección de las personas al momento de querer poseer una mascota.

Muchas personas piensan que entre más rara y exótica es la mascota es mejor, ya que al no ser común el porcentaje de personas que poseen una, será mínimo.

Las más exóticas

Es difícil nombrar todo lo que el ser humano ha tratado de domesticar para tener en su hogar como un accesorio o para presumir, sin embargo hay especies que realmente son capaces de sorprender a cualquier persona; y estas son precisamente las más solicitadas por quienes gustan de lo diferente. Entre los animales que son blanco para ser mascotas están:

El mono ardilla, que es un mono pequeño y bastante adaptable y se estima que puede vivir hasta 20 años fuera de su habitad natural.

El Tegu argentino, que es un reptil sudamericano y puede llegar a medir más de un metro de largo. Comúnmente encontrado en selvas tropicales.

La rana verde australiana, que puede alcanzar un tamaño considerable y el tiempo estimado de vida es de 20 años.

Las tarántulas en sí también son solicitadas para mascotas; tal es así que muchas son sacadas de la Amazonía y vendidas a muchas partes del mundo a precios muy altos.

El oso perezoso, que es un mamífero originario de Asia, de gran tamaño y al igual que la rana australiana puede llegar a vivir hasta 20 años.

La ardilla Richardson, originaria de Estados Unidos y Canadá, relativamente pequeña y el tiempo estimado de vida es el mismo que el de un hámster; aproximadamente 4 años.

El hámster de azúcar, que un marsupial muy pequeño y bastante escurridizo si logra escaparse de sus dueños.

El Lemur es un pequeño animal de grandes ojos lastimeros con una expectativa de vida de hasta 20 años.

El gato de Bengala es un gato de monte muy parecido al tigre de Bengala.

Cambios en animales convencionales

Tampoco hay que olvidarse de las mascotas convencionales a las que se les ha hecho alteraciones genéticas para cambiar su tamaño, color y otras muchas características. Por ejemplo existen muchas mutaciones en los gatos para que sean cada vez más peludos y también sin pelos, para que aquellas personas que son alérgicas puedan disfrutar de su compañía.

Los cerdos no se salvaron de este tipo de cambios, ya que existe la generación de cerditos miniatura, que tienen el tamaño de un cuy, son ideales para mascotas y muy inteligentes.

De igual forma hay muchos animales que han sido sometidos a cambios genéticos y otros sacados de su habitad natural para complacer las exigencias más caprichosas y raras de las personas que buscan variar y que no miden las consecuencias de sus deseos.