Por lo general, el término marginado está encuadrado dentro de lo que es la exclusión, como que un otro social separa, deja fuera de la estructura social a una persona o a un grupo.

La exclusión social

La exclusión social es, para grandes extensiones de la población mundial, una marca que les pesa y de algún modo les recuerda que se hallan en un segmento en donde una vida digna es inalcanzable.

Cuando se habla de vida digna se hace referencia específica a la cobertura de necesidades básicas como alimentación, salud, vivienda, trabajo, educación, vestimenta entre otras.

Actualmente, cuando se hace referencia a la marginación se habla de de vivir en el borde, de pertenecer a los etiquetados contextos críticos, críticos porque no cubren las mínimas necesidades básicas, críticos porque viven en condiciones de pobreza extrema.

Sin embargo los marginados, tienden a instrumentar estrategias de supervivencia propias, ya sea apelando a generar la lástima o bien presentándose como alguien a quien debe temerse.

En ambos casos las conductas se centran en obtener beneficios relacionados con la cobertura de necesidades básicas, que en definitiva marcan la necesidad de seguir viviendo, no como quieren, sino como pueden o como el entorno en el que están inmersos se lo permite.

Debe marcarse que, en estos contextos aparecen conductas de riesgo, que van desde la violencia hasta enfermedades sociales, cuestión que si bien no es exclusiva de los sectores marginados, se presentan con mayor frecuencia e intensidad.

A su vez, el entorno global refuerza las diferencias, ya sea desde lo verbal con términos que de hecho remiten y rotulan la segregación, otras desde lo económico social, a veces sin tomar conciencia de ello.

Marginado y marginal

Mucho se ha hablado y se habla de marginado-marginal, a veces como que ambos términos dicen lo mismo, pero a la luz de sus significados la diferencia es marcada.

Los grupos marginados son aquellos a quienes la sociedad global separa desde la educación, el poder adquisitivo, en síntesis la calidad de vida. Es el orden social quien los deja fuera, solapadamente tiende a decirles son menos, no pueden acceder a esto, cuestión que marca ciertamente la diferencia de clase.

Con relación al marginal, podría marcarse que es aquel que está fuera de la ley , que la quebranta, que vive al margen pero no como el marginado a quien la sociedad excluyó.

El marginal vive en situación de delito, y no necesariamente pertenece a los sectores marginados, el sujeto o grupo marginal, puede perfectamente estar incluido en el circuito social medio o alto, su conducta se pone al servicio del delito, a través del robo, la estafa, el homicidio u otro crimen, está en el límite, pero en el límite que quebranta la ley.

Es así que podría marcarse que debería, desde el imaginario social cambiarse la concepción por la cual se supone o piensa que todo marginado es marginal, sólo porque porte determinadas peculiaridades que denotan carencias, ese presupuesto es falso.

Si bien los sectores marginados eligen situaciones que lo llevan a la marginalidad, hay marginales que no provienen del circuito perteneciente a la exclusión.