Actualmente, tanto nuestra sociedad como el resto del mundo viven en un planeta muy acelerado, con grandes logros tanto científicos como tecnológicos, pero a la vez muchos problemas en los aspectos políticos, económicos, sociales, de seguridad, ambientales y relaciones internacionales.

Sin embargo, hay un tema muy importante para el ser humano, el cual ha sido motivo de polémica, discusión y acuerdos entre distintas sociedades y que ha marcado la vida del hombre desde la prehistoria hasta nuestros días, es la libertad.

¿Qué se entiende por libertad?

Es un valor esencial, ya que permite que todos los demás derechos existan, y se tiene la posibilidad de actuar o no sin interferencias, presiones, ni constricciones, esto quiere decir que cada quien puede decidir por sí mismo obedeciendo sólo a su propio juicio y no decretado por otras personas enfocándose a una autonomía. En el caso del ámbito social, se consigna la responsabilidad de actuar activamente en las disposiciones colectivas de una sociedad, tales como la formación de gobiernos, el establecimiento de leyes y la preparación de políticas públicas para el bienestar de la comunidad.

La libertad es un derecho natural del individuo sin importar la edad, sexo, raza, color de piel, status social, credo o religión y gracias a ella se pueden llevar a cabo distintas aspiraciones, como por ejemplo, tener una mejor calidad de vida, formar una familia y obtener satisfacciones personales que sean congruentes con la moral y ética, pero éstos son únicamente efectos de lo que es la libertad.

Muchos juzgan que la libertad es relativa y su espacio lo decide cada persona, ya que el individuo es capaz de estructurar y determinar su propia vida. Por otro lado, la mayoría de la población es dependiente de su entorno social, por lo que tiene un espacio muy limitado de autonomía y eso provoca un sufrimiento por la presión de superarse en cada aspecto en el que se desenvuelven, por lo que, su autonomía radica en el punto de vista y nivel de la conciencia individual.

Lo que opinaban los grandes pensadores.

Los filósofos griegos fueron los que iniciaron el tema, como fue el caso de Platón, quien planteó la idea acerca de la justicia como interés principal en la sociedad, las virtudes en el individuo, la democracia y el hombre moderno. Asimismo, Aristóteles formuló la concepción de la naturaleza y el origen del Estado, la esclavitud, democracia y oligarquía y la moderación política y estabilidad.

De ahí les siguieron otros importantes personajes como Cicerón quien habló acerca de la responsabilidad cívica: los deberes y recompensas y la mejor Constitución; de igual forma, San Agustín discutió el tema de la justicia, una norma equitativa y la libertad – dominación. También Santo Tomás de Aquino mencionó la definición de monarquía, la resistencia de los tiranos, mientras que Dante debate sobre el contenido de la libertad bajo la monarquía.

El filósofo y pedagogo inglés John Locke, contempló aspectos como el Estado natural, de guerra, la esclavitud y el alcance del gobierno. Por su parte, en el caso de los pensadores de la Ilustración, Montesquieu analizó los fundamentos sociales y físicos del gobierno, el principio de la democracia, el significado de la libertad y la república confederada. Y Rousseau estudió la idea de que el hombre ha nacido libre, la soberanía es indivisible y los límites de la democracia.

Y según la teoría que Marx y Engels plantean con respecto a los comunistas es que ellos se distinguen de los demás partidos proletarios ya que en las diferentes luchas se destacan por hacer valer sus propios derechos, independientemente de la nacionalidad, raza y credo, además de que siempre representan los intereses comunes del movimiento en conjunto.

Existen varios ejemplos de libertades, a continuación se mencionan algunos:

  • Libertad política, política y social.
  • Libertad de ejercicio y de elección.
  • Libertad de opción.
  • Libertad física, intelectual y moral.

¿Qué es el derecho?

Es una serie de reglas que rigen y regulan las actividades, comportamiento y conductas sociales. Hay una clase de derecho que es el subjetivo, que nace del objetivo y consiste en establecer en qué casos y de qué manera se ejerce la protección del Estado.

Cabe destacar que se hallan algunos conceptos e ideas básicas que están asociadas a este término, y por lo tanto son importantes para el desarrollo del derecho constitucional ya que intervienen en la forma decisiva de un ordenamiento jurídico, es la norma, las leyes, el estado y la sociedad internacional.

El individuo ha creado recursos técnicos y elabora instituciones en el área de la organización social, por ejemplo, las leyes y como diría Aristóteles: “Las buenas leyes significan buen orden”.

Históricamente el derecho ha cambiado con respecto a la época, el lugar de procedencia y la sociedad en cuestión. Gracias al derecho romano, se puede entender con mayor claridad el derecho moderno, ya que es el eje del progreso jurídico y legal en toda Europa.

En la Edad Media, la escolástica era la filosofía cristiana medieval en la cual colocaban a los derechos naturales y positivos bajo la ley divina de Dios. Por otra parte, en la época del Renacimiento al siglo XVIII se pensaba que el poder justifica cualquier medio y se convierte en una meta; y el derecho debe basarse en la seguridad de la prolongación del mando y no en la justicia.

Durante los siglos XIX y XX, el derecho sufrió una reacción negativa contra el idealismo. Según la doctrina del positivismo analítico, todos los casos legales debían resolverse por medio de las instituciones y las leyes.

¿Cuáles son los derechos humanos?

Se pueden formular varias preguntas al respecto, por ejemplo, ¿Son los mismos y universales en todos lados? ¿Tienen la misma importancia en todo el mundo, se hacen cumplir y se protegen en la misma medida? Una respuesta inmediata es que se encuentran plasmados en la Constitución y están asegurados para todos. Además de que están considerados como la columna vertebral de lo que el hombre llama derecho a la libertad.

El sistema político internacional ha sufrido muchos cambios a lo largo de la historia, los cuales distinguen a un régimen de otro. Tal vez, el desarrollo más importante que ha tenido el ser humano es la creciente preocupación y la lucha por preservar los Derechos Humanos.

Después de la Segunda Guerra Mundial se adoptó Declaración Universal de los Derechos Humanos, después de haberse creado las Naciones Unidas, ésta se mantiene como un estándar internacional por su eficacia y validez para administrar el futuro de la sociedad internacional.

Actualmente, las ideas del Nuevo Orden Internacional suponen una nueva etapa para los Derechos Humanos, ya que varios sucesos históricos permiten proteger dicha situación.

Significado de valor

Históricamente, se señala que el origen de la palabra valor viene de Grecia y Roma, el cual se asienta en la acepción general de la búsqueda de una comprensión fundamentada de los principios de la conducta humana. El problema filosófico radica en saber si los valores son creados por el hombre o son inherentes a él. Durante el período de la postmodernidad, existieron muchas corrientes que comparten la idea de que el proyecto modernista fracasó en el intento de transformar las formas tradicionales del arte, la cultura, el pensamiento y la vida social.

Se puede definir como valores a todas aquellas características morales que la persona debe poseer, las cuales son impuestas por la sociedad para que el individuo pueda vivir en armonía dentro de una sociedad. Algunas de sus particularidades son: la humildad, la piedad y el respeto; así como todo lo referente al género humano. Además, se le designa tener valores al respeto que el hombre debe tener hacia los demás, en base a un conjunto de normas o pautas que su sociedad establece para que se adapte a su comunidad.

A lo largo de la historia, el valor se ha ido ramificando en otras disciplinas, como son: legal, religioso, jurídico, estético, profesional, familiar, entre otros.

La ética o el sentido moral es la base para la convivencia humana. El individuo es capaz de valorar todo aquello que hace, piensa, dice y vive. Además se pregunta si todo lo que realiza vale o no la pena. Por lo regular, la persona encuentra los valores en el ambiente natural, en el mundo humano y en el moral.

En sí, el valor afina al sujeto en cuanto al ser humano, su voluntad, libertad y razón. Regularmente el hombre actúa como un sujeto activo y no pasivo ante los valores morales, ya que se adquieren mediante mérito propio, de acuerdo a la capacidad que el sujeto tiene para mejorar en su vida.

Finalmente, a manera de reflexión se plantean las siguientes preguntas: ¿Qué es la libertad como experiencia humana?, ¿Acaso el deseo de libertad es algo inherente a la naturaleza de individuo?, ¿Puede la libertad volverse una carga pesada para el hombre al punto que trate de aludirla?