Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, ha comprobado en ratones humanizados que la leche materna mata el VIH y bloquea su transmisión oral.

Más del 15% de nuevas infecciones por VIH se producen en niños.

La leche materna mata el virus VIH

Una investigación de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), en Estados Unidos, ha indagado en la causa por la que los bebés de madres con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que son amamantados no suelen estar infectados por el virus.

Los científicos han descubierto en un modelo de ratón humanizado que esto se debe a que la leche materna mata el virus, puede neutralizar el VIH y protege contra la transmisión oral de estas infecciones, según informa la revista PLOS Pathogens ( Public Library of Science Pathogens).

Este estudio proporciona una información valiosa sobre la asombrosa capacidad de la leche materna para destruir el virus y prevenir su transmisión”, afirmó el doctor J. Víctor García, autor principal del estudio y profesor de Medicina en el centro de la UNC para las enfermedades Infecciosas, y el Centro de la UNC para la Investigación del SIDA.

García añadió que el estudio “también proporciona nuevas pistas para el aislamiento de productos naturales, que podrían ser utilizados para combatir el virus”, en declaraciones publicadas el pasado viernes 15 de junio en la página web de Europa Press.

Ratón humanizado BLT

El doctor García y sus colaboradores son pioneros en el modelo humanizado de ratón conocido como BLT, creado mediante la introducción de tejidos humanos de la médula ósea, el hígado y el timo, en animales sin un sistema inmune propio.

Los ratones humanizados tienen un sistema inmunológico funcional humano, y pueden ser infectados con el VIH de la misma forma.

Los investigadores del estudio determinaron, en primer lugar, que la cavidad oral y el tracto digestivo superior tenían las mismas células que afectan la transmisión oral del VIH en los seres humanos.

También concluyeron que, a través de estas vías, podían transmitir con éxito el virus a las crías. Sin embargo, cuando a los ratones se les administró el virus en la leche materna de mujeres VIH-negativas, el virus no pudo ser transmitido.

Por último, los científicos estudiaron la efectividad de la profilaxis pre exposición (PrEP) con medicamentos antirretrovirales.

En este estudio, los investigadores dieron a los ratones medicamentos antirretrovirales durante siete días (3 día antes y 4 días después de exponerse al virus).

El resultado de la experimentación fue una protección total contra la transmisión del virus.

Bebés con lactancia materna a salvo del VIH

El VIH solo se adquiere por vía sexual y sanguínea. La madre puede transmitir el virus a su hijo durante el embarazo, parto y lactancia.

El artículo publicado por la citada revista científica señala que aunque la lactancia materna se atribuye a un número significativo de estas infecciones, los bebés alimentados con leche materna no suelen estar infectados con el VIH, a pesar de la exposición prolongada y repetida.

Los niños padecen más del 15% de las nuevas infecciones de VIH

Más del 15% de las nuevas infecciones por el virus VIH, que produce la compleja enfermedad denominada Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), se producen en niños.

Sin tratamiento, sólo el 65% de los niños infectados con VIH viven hasta su primer cumpleaños, y menos de la mitad llega a los dos años de vida.

Beneficios de la leche materna

La leche materna es la mejor fuente de nutrición durante los primeros seis meses de vida. Amamantar es el mayor vínculo físico que permanece entre madre e hijo después del parto.

La leche materna ofrece muchos beneficios. Es bueno amamantar tanto para el bebé como para la madre.

  • Tiene todas las vitaminas, las grasas y las proteínas que necesita el bebé en la cantidad apropiada.
  • El bebé es más sano y tiene más defensas. Los bebés están más protegidos frente a la neumonía, diabetes infantil, otitis, obesidad, diarrea, asma y alergias.
  • El calostro es la primera leche llena de vitaminas y minerales, y es la vacuna para todas las enfermedades infectocontagiosas.
  • La leche materna se digiere bien y el bebé no se constipa.
  • Está a la temperatura adecuada y no se echa a perder.
Además, la leche materna ofrece otros beneficios:

  • Estimula el vínculo madre-hijo-padre. Crea un lazo de amor muy fuerte que protege al bebé tanto físicamente como mentalmente.
  • Sin hablar, mamá y bebé se entienden.
  • Cuanto más leche se le da al bebé, más leche produce la madre. La leche de mamá siempre está disponible, no se acaba, y el bebé se puede calmar en el acto.
  • Da satisfacción a la mamá y al bebé.
  • De noche se puede amamantar sin tener que levantarse y se puede seguir descansando.
  • Dar el pecho es cómodo e higiénico.
  • La mamá está más cariñosa con los otros hijos y con el marido.
  • El bebé se desteta cuando la mamá y él están listos para hacerlo.

Lactancia materna para salvar un millón de niños cada año

La lactancia materna consiste en darle leche materna a los bebés para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Es la forma natural y espontánea de dar de comer al bebé, con el alimento ideal para promover su desarrollo.

Empezar a amamantar desde las primeras horas de vida ayuda a vivir. La lactancia materna puede salvar cada año a un millón de niños.

La lactancia prolongada ayuda a formar personas fuertes e independientes.

Los últimos resultados del estudio de la Universidad de Carolina del Norte proporcionan pistas importantes para desarrollar tratamientos alternativos, que podrían ser utilizados para prevenir la transmisión del virus VIH.