Triunfa en youTube con más de 500.000 entradas, la miniserie La isla presidencial, producto del trabajo durante un año, de tres venezolanos dedicados al humorismo político: Oswaldo Graziani, Juan Andrés Ravell y Álvaro Mora.

Financiado en gran parte por sus propios bolsillos y de forma amateur, este grupo también produce el chiguirre Bipolar (blog de humor político y noticias falsas). Afirman que hasta hoy no han tenido ningún problema de censura en Internet.

Temores

Sin embargo, tienen algunos temores ya que su serie de animación Nada que ver, muy parecida a la actual, fue clausurada en el tercer capítulo cuando acusaban a la presidenta de Chile Michelle Bachelet, de tener falta de sexo.

Esto les dejó una espinita clavada y ganas de seguir caricaturizando a los presidentes Iberoamericanos con los cuales, según ellos, tienen mucha materia prima para el humor.

La miniserie está atrayendo a miles de internautas en redes sociales como facebook y Twitter, contando con más de 8.000 seguidores entre los dos.

La idea

La idea surge después de que en la cumbre iberoamericana de 2007 en Chile, el Rey de España lanza a Hugo Chávez la tan famosa frase "¿por qué no te callas?".

A partir de ahí comienzan a caricaturizar a todos los mandatarios, entre los cuales el protagonista indiscutible es Hugo Chávez, protagonista que en el segundo capítulo habla y habla durante toda la noche tumbando de sueño y aburrimiento a todos los demás: los presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, México, Colombia, Nicaragua, Perú, Venezuela y Brasil así como al Rey de España y al jefe del gobierno español Rodríguez Zapatero.

Naufragio

La historia comienza en el hipotético caso de una cumbre de líderes iberoamericanos, cuando el presidente de Brasil Luiz Ignacio da Silva “Lula” invita a sus homólogos a un paseo en su barco.

Es el comienzo de una aventura que inician doce mandatarios y el Rey de España, con un aire festivo con alcohol y chapuzones en la piscina, ajenos a que el tiempo amenaza una tormenta que intentan evitar tres de sus protagonistas. El colombiano Álvaro Uribe a la derecha y Chávez a la izquierda pelean para obligar a Lula a que gire el timón para sus respectivos lados. Mientras sucede la trifulca entre los mandatarios, la nave entra de lleno en la tormenta y naufraga.

Llegando a una isla desconocida en la que sin comida y sin el poder al que están acostumbrados tienen que buscar alimentos y hacer refugios con sus propias manos. Al mismo tiempo que intentan apropiarse del poder dentro de la propia isla.

Primer capítulo

El primer capítulo se realizó en Caracas donde el imitador y humorista Emilio Lovera hace las voces de los mandatarios con acentos diversos.

Cuenta Ravell, en una entrevista con la agencia Efe, que en la mayoría de países de Latinoamérica no existe el humor político. Por ello, mucha gente se ha sentido muy atraída por la serie. Y define su trabajo como un trabajo guerrillero hecho a altas horas de la madrugada con muy poco dinero.

¿Tiene futuro la miniserie?

De momento, han salido a la luz dos episodios, y se espera el tercero con ansiedad pero la falta de financiación y la dificultad de animar cada una de las viñetas impiden que haya fecha exacta de entrega de los siguientes capítulos, aunque esperan tener suerte y sacar uno mensual, durante los tres próximos meses.