Cuando un verbo es irregular, no lo es en todos los tiempos y modos. Estos tiempos irregulares siguen una pauta de modo que la irregularidad de un tiempo aparece repetida organizadamente en otros. Las irregularidades se presentan en el grupo de presente, grupo de pretérito y grupo de futuro. Para que un verbo sea irregular no es necesario que sea irregular en todos los grupos de tiempos. Basta con que lo sea solo en uno.

Grupos de verbos con irregularidades

En el grupo de presente, si aparece una irregularidad, por ejemplo en el verbo querer, cuyo presente en primera persona singular es yo quiero, esta misma irregularidad aparecerá en el presente del subjuntivo (quiera) y en el imperativo (quiere).

En el grupo de pretérito, por ejemplo el verbo conducir, presenta una irregularidad en el pretérito perfecto del indicativo (él condujo), la que se repite en el pretérito imperfecto del subjuntivo (condujera o condujese) y en el futuro imperfecto del subjuntivo (condujere).

En el grupo del futuro, el verbo querer es irregular en el futuro simple del indicativo (querré), irregularidad que se repite en el condicional simple (querría).

Verbos con irregularidades vocálicas

Los cambios en las vocales pueden ser los siguientes:

Transformación de ‘e’ en ‘ie’: los verbos entender, acertar, cambian la vocal: entiendo, acierto, aprieto.

Transformación de ‘e’ en ‘i’: verbos como sentir, pedir, reír, se transforman en sintamos, pido, río.

Transformación de ‘o’ en ‘ue’: resolver, contar y volver, se transforman en resuelvo, cuente, vuelvan.

Transformación de ‘o’ en ‘u’: dormir, poder y podrir cambian la vocal o: durmieron, pudo, pudrió.

Transformación de ‘u’ en ‘ue’: el verbo jugar se transforma en juego, juegue.

Verbos con cambios en las consonantes

Carecer, inducir, complacer: carezco, induzco, complazco.

Poner, salir, tener: pongo, salgo, tengo.

Conducir, traducir, producir: condujo, tradujo, produjo.

Huir, construir, distribuir: huyó, construyó, distribuyó.

Verbos con irregularidades propias

Se denominan así porque sus irregularidades no se repiten en ningún otro verbo. Por ejemplo, el verbo hacer cambia su raíz hac- por hic- en el pretérito perfecto del indicativo (hice). Este cambio de raíz es único y propio de este verbo.

Sin embargo, las irregularidades propias no son solo cambios de raíz, sino todo tipo de alteraciones con respecto al verbo modelo de su conjugación. Lo que sí se mantiene es la irregularidad de grupo, anteriormente citada.

Algunos de estos verbos de irregularidad propia pueden tener irregularidades en dos o en tres grupos: por ejemplo, el verbo hacer tiene irregularidad del primer grupo de presente (hago), irregularidad en el grupo de pretérito (hice) e irregularidad en el grupo de futuro (haré).

Entre los verbos con irregularidad propia se encuentran: andar, caber, saber, dar, decir, estar, salir, satisfacer, ser, haber, ir, oír, tener, traer, poder, poner, querer, venir, ver, yacer.

Verbos con cambios ortográficos que no son irregulares

Hay algunos cambios que aparecen en ciertos tiempos verbales que aparentemente se podrían considerar irregularidades de la conjugación, pero son solo cambio en la ortografía. Por ejemplo: sacar, saqué; izar, icé; proteger, protejo.