A finales del siglo XVIII, se desencadenó en Francia un proceso político que tendría importancia decisiva en las naciones futuras, la revolución francesa. Entre 1789 y 1814 se consiguen destruir los dos pilares en los que se basaba la monarquía absoluta y la sociedad estamental, mediante un proceso revolucionario dirigido por una emergente burguesía.

Relaciones con Francia

Tras la ejecución del monarca Luis XVI en 1793 por los revolucionarios franceses, el gobierno español se unió a la coalición de países europeos que declararon la guerra a Francia. Pero en 1795 Napoleón Bonaparte, primer cónsul del Consulado y Manuel Godoy, ministro del rey español Carlos IV, firmaron la paz y establecieron una alianza, ratificada en el año 1800. Los Tratados de San Ildefonso involucraban a España en la invasión de Inglaterra planeada por Francia. En éstos se establecía la creación de una escuadra española que participara en el proyecto. Pero ésta fue acorralada y derrotada por la flota británica, cerca del cabo Trafalgar, Cádiz, en 1805.

A pesar de estos inconvenientes, la alianza entre Francia y España se mantuvo, por lo que las tropas de Napoleón entraron en el territorio español, gracias a la firma del Tratado de Fointanebleau en 1807, con el objetivo de atacar Portugal, tradicional aliada de los ingleses. Con esta excusa entraron tres contingentes de tropas francesas: unas se dirigieron a Portugal desde el País Vasco, otras se quedaron en Barcelona y una tercera se estableció en Madrid desde donde, al mando de Joaquín Murat cuñado de Napoleón, pretendía marchar hacia Andalucía.

Caída de Godoy

Ministro y hombre de confianza del monarca desde 1792, fue tomando una serie de decisiones en política exterior e interior que le granjearon la enemistad de muchos personajes influyentes, que crearon un partido contrario a éste. Una de esas destacadas figuras era el príncipe Fernando,heredero a la corona. Además, la entrada de tropas francesas mantenía a la población bastante intranquila en cuanto a las intenciones de Napoleón, lo que llevó al motín de Aranjuez en 1808, como consecuencia del cual Godoy fue detenido y el monarca se vio obligado a abdicar en su hijo, que sería conocido con el nombre de Fernando VII.

Napoleón, ya emperador, citó a los tres protagonistas en Bayona para una teórica entrevista que acabó convertida en una encerrona, donde obligó a padre e hijo a abdicar en su favor la corona de España. Éste la entregó a su hermano José Bonaparte que cuando llegó a la península el 10 de julio de 1808, se encontró con una sublevación general que desde el mes de mayo se extendía por todo el país, en contra de la dominación francesa.

Guerra de la independencia

La ocupación francesa había provocado la insurrección en el pueblo español, que asumió la iniciativa tanto militar como política hasta el triunfo de la guerra de la Independencia. Éste llegó cuando Napoleón comenzaba a perder posiciones en la guerra europea que mantenía paralelamente y en la península se incrementaba la presión de Inglaterra. El ejército francés, derrotado repetidas veces por Wellington, abandonó la contienda. Estos acontecimientos desencadenaron un proceso que hicieron tambalear las estructuras del Antiguo Régimen. Además de la guerra, también se estaba disputando una lucha ideológica entre los que querían mantener el orden y los que querían aprovechar la guerra para una revolución liberal. En 1812 se promulgó en las Cortes reunidas en Cádiz la primera Constitución de este signo, estableciéndose algunas libertades fundamentales. Sin embargo, la llegada de Fernando VII, en principio aclamado por el pueblo, acabó con toda la obra legislativa de las Cortes y devolvió a España al Antiguo Régimen. Ésto dio paso a un enfrentamiento político civil que se manifestaría durante años con la alternancia de períodos absolutistas y períodos liberales.

Consecuencias

El período de influencia francesa que vivió la península desde finales del siglo XVIII, supuso también un marco adecuado para la independencia de casi todas las colonias que mantenía en el continente americano. Los primeros conflictos se produjeron desde 1810, cuando el vacío de poder por la guerra de la independencia, llevó a muchos criollos a buscar la emancipación. También influyeron las ideas ilustradas europeas y los ejemplos revolucionarios de Estados Unidos y de Francia. Paraguay se independizó en 1811, Argentina en 1816 y Colombia en 1819. En 1821, alcanzaban su independencia Venezuela, El Salvador y México. Al año siguiente, Ecuador y Perú en 1824. Bolivia y Uruguay en 1825.