La independencia peruana y las que sucedieron previamente en el resto del continente y el mundo, no fueron más que el desenlace de procesos revolucionarios iniciados por individuos o grupos de ellos por el mero hecho de desterrar la condición de injusticia y falta de libertad en la que malvivía parte mayoritaria de la población.

La Revolución Francesa, la Independencia de Estados Unidos de América o el levantamiento del mestizo Túpac Amaru en el Cuzco en la segunda mitad del siglo XVIII ilustran muy bien aquello, cuyas fechas la historia universal lo tiene registrado y el mundo sigue ensalzando como recuerdo significativo de no volver a vivir los períodos funestos que al mismo tiempo y en general implicaron.

Historia de América: la Independencia del Perú

La historia de Perú y América registra al 28 de julio de 1821 como el día en que el general José de San Martín proclama la Independencia del Perú y sella el inició del final del último Virreinato español en el continente, lo cual, si bien fue crucial para garantizar la independencia de otras áreas de la región, fue también la continuación de rebeliones similares iniciadas y consumadas previamente en otras zonas del continente.

La Independencia de México en 1810 fue la primera de esa serie de procesos revolucionarios que terminaron igualmente en la independencia de otros espacios colonizados siglos atrás por España y que hoy son conocidos como Argentina, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Nicaragua, Guatemala, Cuba, Colombia o Chile, algunos de los cuales han celebrado ya el bicentenario de esa fecha memorable.

Causas de la revolución que termino en la Independencia de América

Cada una de las cuales, la feliz consumación de las rebeliones emprendidas antes por Túpac Amaru y algunos otros revolucionarios por el mero hecho de terminar con los abusos de los colonizadores españoles en América, aunque inspiradas además en la Independencia de los EE. UU. o en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano que trajo consigo la Revolución Francesa, e incentivadas a la vez por el debilitamiento del Reino de España a causa de la invasión infringida por Napoleón Bonaparte.

José de San Martín y la Corriente Libertadora del Sur

Las Fiestas Patrias son, en el caso peruano, el recuerdo anual de la proclamación de la Independencia hecha por José de San Martín luego de una serie de batallas contra el ejército realista iniciadas en Argentina y continuadas en Chile al frente de la Corriente Libertadora del Sur, las cuales sin embargo no fueron suficientes para derrotar en la región a los españoles fuertemente enquistados en el Virreinato del Perú presidido desde su capital Lima.

Simón Bolívar y la Corriente Libertadora del Norte

El flamante Congreso Peruano, ante la todavía frágil situación del país, consideró por ello necesario recurrir al Libertador Simón Bolívar para finiquitar la retirada española del Perú y América del Sur; lo que ocurre finalmente mediante la capitulación de Ayacucho después de las batallas de Junín y Ayacucho libradas el 6 de agosto y el 9 de diciembre de 1824 por el mismo Bolívar y el general Antonio José de Sucre, respectivamente.

Con lo que Bolívar al mando de la Corriente Libertadora del Norte liberó y proclamó la independencia definitiva de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Las revoluciones, ¿actos recurrentes en la historia?

Lo que se rememora anualmente con la firme pretensión de no volver a vivir similares períodos de la historia que, pese a todo, perduraron y seguirán haciéndolo mientras existan las causas que lo provocan: injusticias, falta de libertad, de democracia, etc.; conforme lo ha demostrado la Revolución Mexicana de principios del siglo XX, o lo hacen los actuales incidentes en Oriente Medio.