Dentro de la tradición humorística británica destacan las sátiras de Chaucer, las comedias de Shakespeare o el fino ingenio de Wilde, y dicha tradición ha continuado desde el siglo XX tanto en la literatura, con figuras como Tom Sharpe ("Wilt") o Nick Hornby ("Alta fidelidad"), como, de forma más conocida para la mayoría del público, en la gran y pequeña pantallas. El genio Charles Chaplin, el descarado Benny Hill, el polifacético dúo formado por Stephen Fry y Hugh Laurie o los rompedores Monty Python forman un enorme abanico de lo que, sin embargo, se engloba generalmente con la expresión "humor inglés". La llegada del siglo XXI no ha supuesto en absoluto el fin del género, en sus más diversas formas.

Sacha Baron Cohen, el camaleón

Formado, como el resto, en la televisión, donde comenzó a desplegar sus múltiples personalidades en personajes como el rapero Ali G, el diseñador gay austriaco Brüno y el periodista kazajo Borat, los tres llevados más tarde al cine sin perder un ápice de su "incorrección política". Con cada uno obtuvo mayor éxito y polémica que con el anterior, por su humor provocador y escatológico. Especial resonancia tuvo el último, a punto de causar un conflicto diplomático entre el Reino Unido y Kazajstan, y por el que además fue nominado al Óscar a Mejor Guión Adaptado en 2006. También aparece en el "Sweeney Todd" de Tim Burton (2007) y presta su voz al lémur de "Madagascar" (2005) y su secuela de 2008. En 2012 le veremos en una nueva comedia de Larry Charles, "El dictador", junto a la despampanante Megan Fox.

Ricky Gervais, el niño terrible

Poco pródigo en apariciones cinematográficas, es, sin embargo, uno de los reyes de la comedia televisiva a ambos lados del Atlántico. Ha creado y protagonizado, con su socio Stephen Merchant, las series "The office" (2001), de la que luego produciría su versión estadounidense, y "Extras" (2005), en la que estrellas como Kate Winslet, Samuel L. Jackson o Ben Stiller aparecen como estrellas invitadas riéndose de sí mismos y la industria del cine. Por ambas ha obtenido un Globo de Oro, siete BAFTAs y dos Emmys. Es también autor teatral de comedias satíricas, como "Animales", cuya versión española interpretó el actor y presentador Juanra Bonet, "Política" o "Fama". La última ocurrencia de Gervais fue arremeter contra las estrellas de Hollywood (sobre todo Charlie Sheen) en su papel de presentador de los Globos de Oro de 2011, por lo que se comenta que puede haber sido vetado para próximas apariciones.

Steve Coogan, el independiente

Aunque protagonizó en Estados Unidos la última versión de "La vuelta al mundo en 80 días" (Frank Coraci, 2004) y tiene personajes secundarios en "Noche en el museo" (Shawn Levy, 2006, en la que coincide con Gervais) y su secuela, "Tropic Thunder" (Ben Stiller, 2008) o "Percy y el ladrón del rayo" (Chris Columbus, 2010), Coogan se ha mantenido casi siempre al margen de la industria. Así, ha trabajado para dos referentes del cine de culto, Michael Winterbottom en "24 hour party people" (2002) y "Tristram Shandy" (2005) y para Jim Jarmusch en "Coffee and cigarettes" (2003). En su país, Coogan es especialmente célebre por el personaje de Alan Partridge, un excéntrico periodista, que ha desarrollado tanto en televisión como en radio.

Simon Pegg, el cinéfilo

Con sus colegas, el director Edgar Wright y el actor y co-guionista Nick Frost, Simon Pegg ha recibido el aplauso de buena parte del público y la crítica por sus parodias del cine de terror en "Zombies party" (2004) y de acción en "Arma fatal" (2007). Gracias a ello, desembarcó con papeles pequeños en dos sagas míticas para los aficionados, "Misión imposible 3" (2006) y el remake de "Star Trek" que hizo en 2010 J.J. Abrams. En la actualidad planea su aparición en la siguiente parte de ambas, además de dos nuevas películas con Frost: "Paul", donde se ríe del cine de ciencia ficción compartiendo escena con un extraterrestre, y el gran proyecto de Peter Jackson y Steven Spielberg "Tintín: el secreto del unicornio", en la que ambos dan vida a los detectives Hernández y Fernández.

Russell Brand, el gamberro

Tras superar alguna que otra adicción en su juventud, Brand comenzó a enseñar su humor incorrecto en la MTV antes de comenzar a aparecer en diversas telecomedias inglesas como "White teeth" o "Blessed". Su fama de extravagante y deslenguado le condujo a la meca del cine, y de ahí a formar parte del "clan Apatow", formado en torno al productor y guionista Judd Apatow. Desde entonces, no ha parado, ya sea en películas del "clan" como "Paso de ti" (2008) y "Todo sobre mi desmadre" (2010), las dos de Nicholas Stoller, o poniendo voz a personajes de animación en "Gru, mi villano favorito" (2010) y "Hop" (2011). Su nueva versión de "Arthur, el soltero de oro" (Jason Winer, 2011) ha pasado bastante desapercibida, pero ya prepara el musical "Rock of ages" junto a Tom Cruise. Brand también es conocido en la prensa rosa por su reciente matrimonio con la cantante norteamericana Katy Perry.

Como el propio Steve Coogan admite, "para un cómico es bastante difícil improvisar". No es de extrañar, pues, que tras el trabajo en pantalla de estos actores haya muchas horas de monólogos en salas, e intervenciones en televisión y radio, y que todos ellos compaginen su trabajo actuando con la escritura de guiones. Estos y otros son los responsables de modernizar el castizo humor inglés, siguiendo la estela de sus precursores, pero con diálogos y gags más agresivos y descarnados.