La investigación en ciencias sociales puede ser cualitativa, cuantitativa o mixta. La cualitativa no admite medición numérica como las ideas, la filosofía, lo simbólico, la narración, etc. En cambio, en la cuantitativa las variables a estudiar son susceptibles de ser medidas, es decir, se les puede asignar un número, se emplea para su procesamiento la estadística. La mixta conjuga o alterna ambos modelos.

La estadística es una parte de la matemática, que ayuda a la búsqueda, organización y análisis de información cuantitativa para realizar diagnósticos, formular hipótesis, plantear soluciones y tomar decisiones.

La estadística se puede clasificar en descriptiva e inferencial, la primera da información sobre un fenómeno en específico a partir de toda su población, ya sea históricamente o en el momento actual, por ejemplo, el estado socioeconómico de una localidad; en cambio la inferencial estudia sólo una parte de la población o sirve para formular proyecciones a futuro de un evento, por ejemplo: cómo será el crecimiento de la población en una ciudad para el año 2020.

Las fuentes que emplea la estadística para obtener sus datos son muy amplias pueden ser encuestas, conteos, censos, bases de datos, etc. En México, el INEGI, tanto en su sitio de internet como en sus bibliotecas brinda información estadística procesada o susceptible de ser trabajada bajo la metodología cuantitativa. Para que los datos estadísticos obtenidos sean considerados científicos se debe cuidar que las fuentes junto con los instrumentos y las técnicas empleadas sean confiables y válidas.

Conceptos básicos de la estadística

La variable es una propiedad que puede tener cambios que pueden ser medidos. Cuando una variable es considerada la causa de un evento se le designa con la letras “X” y el efecto con la letra “Y”, permitiendo formular hipótesis causales. Una variable puede ser estudiada en un momento específico, es decir, se efectúa su análisis sincrónico o transversal. Pero también se puede estudiar su comportamiento a lo largo del tiempo, por un análisis diacrónico empleando series cronológicas. Existen variables continuas y discretas, en las primeras se emplean todos los números, mientras que las segundas usan sólo números enteros.

La población es el conjunto de todos los elementos a estudiar, como esto a veces es muy difícil debido al tiempo y el costo que esto representa se sigue la técnica de muestreo, que puede ser no probabilístico, cuando se usan técnicas basadas en la subjetividad del investigador y el probabilístico, que consiste en seleccionar un subconjunto representativo que permita conocer las características básicas del conjunto. El muestreo aleatorio simple es en el cual todos los elementos tienen la posibilidad de ser elegidos, para lo cual se emplean fórmulas y técnicas aleatorias como la tómbola o la tabla de números random.

Tipos de medidas estadísticas

La medidas de tendencia central son la moda, la media y la mediana. La moda es la categoría que más se repite en un grupo. La media es el promedio, se obtiene sumando todos los valores, el resultado se divide por el número de casos. La mediana es el valor que divide la distribución a la mitad, se obtiene sumando todos los valores y se divide el resultado entre dos.

Mientras que las medidas de dispersión son el rango, la desviación típica y la varianza. La desviación típica representa el alejamiento de una serie de números de su valor medio. La varianza es el promedio de los cuadrados de las desviaciones de cada elemento con respecto a la media. Los resultados se pueden graficar para tener una idea más clara y efectuar un análisis más preciso.

Campos de acción de la estadística

La estadística ha ido aumentado su campo de acción, por ejemplo, se emplea en la geografía para la planeación, ordenamiento territorial y en el geomarketing. La historia económica y demográfica tienen una fuerte base estadística, lo mismo que la demografía, la sociología, la antropología, las ciencias de la salud, etcétera.

Existen técnicas estadísticas que son empleadas en los análisis territoriales para identificar regiones e islas a partir de ciertas variables como el análisis de cúmulos, el índice del valor medio y la técnica de componentes principales. Los resultados son exportados a un sistema de información geográfica, que permite visualizar en mapas el comportamiento de las variables en el espacio.