La iglesia católica cree que los sacerdotes son mejores si no tienen sexo, si se mantienen en el “Celibato”, cometiendo de esta manera un error. Porque para ellos, esto es un sacrificio, ya que, son seres humanos de carne y hueso que sienten. “Cuando nos hacen curas no nos castran, ni nos cortan nada, tenemos las mismas necesidades, nos aguantamos…”, asegura el sacerdote Antonio Navarro.

Descontrol emocional

La iglesia es una organización que descontrola emocionalmente a la mayoría de sus clérigos. Un ejemplo de ello es el caso de Franen Jen Daniebu, quien falleció de un infarto la noche del 23 de mayo de 1974. Este cardenal, murió cuando estaba teniendo relaciones sexuales con Mimi Santoni, bailarina de Strip-tease de un cabaret francés. Cuando los religiosos se enteraron de las razones del deceso, todos acordaron callar lo acontecido. Justificaron lo sucedido diciendo que él se encontraba en el apartamento de esta prostituta, sólo en “Un acto pastoral”.

Entonces, de allí la pregunta ¿la iglesia católica hasta cuándo se aprovechará del poder que le ha otorgado?

¿Existe alguna base evangélica para imponer el celibato?

Pepe Rodríguez, afirma “En ninguna de las listas de carismas que transmite el nuevo testamento- Rom. 12, 6-7, 1 Cor. 12, 8-10 o Ef. 4, 7-11, se cita el celibato como tal , luego no es ningún don o carisma por mucho que la iglesia así lo pretenda”. Por lo anterior, no existe fundamento evangélico que exija el celibato al clérigo, por el contrario, lo que el catolicismo ocasiona con esta ley, es que algunos sacerdotes tengan una doble faceta, para complacer sus necesidades físicas y emocionales. “Cuando le dije al padre Gonzalo Martin que estaba embarazada, me pidió que abortase”. dice Macarena Fuentes.

La iglesia oculta la vida sexual del eclesiástico

Canon número 132.1 del Código de Derecho Canónico “Todo acto de un sacerdote que atente contra su castidad, ordena penas que van desde la amonestación en casos leves, hasta la suspensión en casos graves”. De hecho, si se cumpliera esta ley la iglesia católica le tocaría despedir muchos religiosos, puesto que, son muchos los casos de romances y delitos.

Evidentemente, el control que tiene la iglesia es irresponsable con tanta falsedad y todo por seguir ejerciendo autoridad moral ante la sociedad y por mantener la imagen del servicio de la iglesia.

Prácticas del sacerdote

Según el estudio de la investigación realizada por el libro “La Vida Sexual del Clero” de Pepe Rodríguez: Actualmente en activo, un 95% de ellos se masturba, un 60% mantiene relaciones sexuales, un 26% soba a menores, un 20% realiza practicas de carácter homosexual, un 12% es exclusivamente homosexual y un 7% comenten abusos sexuales graves con menores. Como complemento a estas cifras, es importante exponer los resultados que también obtuvieron en una muestra de 354 sacerdotes donde el 53% mantiene relaciones sexuales con mujeres adultas, el 21% lo hace con varones adultos, el 14% con menores varones y el 12% con menores mujeres, se observa que domina la practica heterosexual el 65% frente al 35% que muestra una orientación homosexual.

Por ende, si la iglesia sigue ignorando estas cifras y aparentando lo que no es, nunca se podrá resolver el problema emocional de los seguidores de Dios, lo único que logrará es seguir haciendo daño a mujeres, hombres y niños según sea el caso. Finalmente, recuerden que los religiosos no son seres de otro planeta, son seres humanos con necesidades primarias, muchos de los cuales aceptan este modelo del celibato no por su voluntad, sino porque es una orden del ministerio.