Maradona no es de esas personas que pasan desapercibidas. Desde que debutó en el fútbol de primera división de la Argentina se ha destacado como un ser especial, diferente. Desde su conocida imagen de niño que, en un reportaje televisivo, afirmaba que su sueño era ser campeón del mundo, hasta su actualidad como entrenador del seleccionado argentino, Diego siempre captó la atención de las masas.

Trayectoria futbolística

Debutó en la primera división de Argentinos Juniors a los dieciséis años, en 1976, enfrentando a Talleres de Córdoba. Cuenta la anécdota que el técnico le dijo que tirara un caño ni bien tomara contacto con la pelota. Y así ocurrió realmente, ese lujo fue su carta de presentación en el mundo del fútbol. Fue goleador en cinco oportunidades con la camiseta de “Los Bichos colorados”, hasta que en 1981 fue transferido a Boca Juniors.

En el equipo "xeneize" logró su único torneo nacional en la Argentina. Su actuación descollante lo catapultó a los primeros planos y, luego de un año jugando para Boca, fue traspasado al Barcelona de España. En el equipo catalán obtuvo una Copa del Rey. Pero lo que siempre quedará en el recuerdo de todos los fanáticos del fútbol es la fractura de tobillo que le provocó el defensor del Athletic de Bilbao, Andoni Goicoechea.

Pasado el trago amargo de la lesión, recaló en el Napoli de Italia. En el equipo celeste del sur italiano se transformó, literalmente, en una divinidad. Llevó al Napoli a dos campeonatos de liga (los únicos dos de su historia) y a ganar la Copa UEFA. Los napolitanos lo veneran y no lo olvidan.

En 1986 se consagra como el mejor jugador del mundo, llevando a la Selección Argentina a ganar su segundo título mundial. Los dos históricos goles ante Inglaterra en los cuartos de final forman parte de la historia dorada del fútbol. El primero por la picardía de convertirlo con la mano sin que el árbitro lo notara. Y el segundo, por ser el gol más lindo en la historia de los mundiales, gambeteando a medio equipo inglés.

Un control antidoping positivo lo relega del fútbol italiano y recala en el Sevilla de España, dirigido por Carlos Salvador Bilardo. Pasa sin pena ni gloria por el equipo andaluz y se retira momentáneamente de la actividad.

El equipo argentino de Newell´s Old Boys de Rosario lo contrata y lo disfruta por escasos partidos. Maradona estaba envuelto en una situación personal inestable y no se sentía pleno física y futbolísticamente.

En 1994, regresa a la Selección Argentina para disputar el repechaje por la clasificación al mundial de Estados Unidos. Enfrentándose al seleccionado de Australia, Argentina consigue una angustiosa clasificación. El mundial será un triste recuerdo. El control antidoping de Maradona dio positivo luego del partido ante Grecia. Diego tuvo que regresar a la Argentina y la Selección quedó eliminada a manos de Rumania en octavos de final.

Decide probar suerte como director técnico, pero tiene malas experiencias en Mandiyú de Corrientes y en el Racing Club de Avellaneda.

En el año 1995, regresa a Boca donde comparte equipo con su amigo Claudio Paul Caniggia. Un nuevo doping detiene la actividad de Maradona. Vuelve a jugar luego de un tiempo y se retira del fútbol el 30 de Octubre de 1997.

El lado polémico de Maradona

Algo que caracteriza a Diego Armando Maradona es verse envuelto en asuntos polémicos.

Una de las últimas actitudes que le valió una crítica fue su apoyo al régimen iraní. Diego declaró que quiere conocer al presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad.

En una nota aparecida en el portal 20minutos.es, Edgardo Gorenber, secretario de la AMIA, pidió a Diego que se retracte y que se informe acerca de la persona del presidente iraní.

Otro tema escabroso que involucra a Maradona es la paternidad de un hijo italiano. La madre de este adolescente, Cristiana Sinagra, afirmó que Diego la abandonó a los cinco meses de haber sido madre.

La italiana opinó en el sitio Yahoo Deportes: “No me habría jamás esperado que me abandonara, sé sólo que partió para el mundial de 1986 y después no supe más de él. Un día vino a verme su madre y me dijo que para la carrera de Maradona no era conveniente tener un hijo en ese momento".

Maradona más allá del fútbol

Lo que Diego Armando Maradona significa para el pueblo argentino trasciende las fronteras del fútbol. Esto quedó demostrado en el mes de Abril del año 2004 cuando, ante su delicado estado de salud, fue internado y se desarrolló una emocionante vigilia de sus admiradores en la puerta de la clínica Suizo-Argentina.

La influencia del astro del fútbol argentino llega también a la música. Ha cantado tangos en televisión cuando estaba en plena actividad como jugador. Y varios artistas del ambiente musical argentino lo han homenajeado componiéndole canciones. Este es el caso del fallecido Rodrigo, de Los Piojos y de Los Ratones Paranoicos.

El fanatismo que despierta tiene derivaciones verdaderamente sorprendentes, como la de la“Iglesia maradoniana”.Un grupo de seguidores de Maradona fundó una especie de culto que posee sacramentos y mandamientos propios, relacionados con la historia de Diego.

En el año 2005, Maradona tuvo su propio programa en la televisión argentina, llamado “La noche del 10”. Lideró el rating, tuvo invitados de primer nivel internacional y dejó la sensación de estar listo para iniciar una carrera definitiva en los medios de comunicación.

Pero el amor por el fútbol pudo más, y el año pasado asumió la dirección técnica de la Selección Argentina buscando recuperar el trono máximo del fútbol mundial. Un trono que le calza como anillo al dedo.