Para cualquier persona que haya realizado alguna vez actividad física, sea verano o invierno, la necesidad de beber líquidos aparece casi de inmediato. Qué hacer y qué no hacer durante la práctica deportiva.

Funciones del agua en el organismo

  • Sirve para transportar nutrientes.
  • También mediante la transpiración y la orina se eliminan desechos.
  • Es un importante regulador de la temperatura, ya sea refrigerando o calentando los tejidos.
  • Forma parte de líquidos importantes, como el sinovial, el cefalorraquídeo, la sangre.

¿Dónde se encuentra el agua dentro del cuerpo?

La mayor concentración se encuentra en los músculos. Por eso, cuando estos se contraen, el cuerpo aprovecha a liberar el calor mediante el sudor y en ese momento grandes cantidades del líquido se pierden. A mayor actividad deportiva o cuánto más tiempo dure, mayor será la pérdida de líquidos y la necesidad de reponerlos.

Claves para prevenir la deshidratación

  • Hay que tener en cuenta que cuando la persona siente sed, el cuerpo ya está en principios de deshidratación. Por eso, y como regla general, se recomienda hidratarse a pequeños sorbos durante todo el día, sin esperar a sentir sed o la boca seca.
  • Durante la actividad física intensa, el deportista puede dejar de sentir sed y eso no significa que esté correctamente hidratado. Seguir un plan pre establecido de hidratación progresiva y no hacerle caso a la sed.
  • Prestar atención a los ambientes calurosos o demasiado húmedos. En esos casos, intensificar la frecuencia de la hidratación para evitar los golpes de calor.
  • Evitar el uso de diuréticos, a menos que sean indicación médica. El cuerpo sabe regularse solo, y cualquier intervención no hace más que desequilibrar el propio sensor interno.
  • Tener botellas con agua en varios lugares de la casa, y llevar siempre una consigo.
  • Observar la orina. Si es de color intenso significa que el cuerpo está ahorrando líquidos y es hora de hidratarse.

¿Son buenas las bebidas deportivas o isotónicas?

Sí. Las que poseen un extra de minerales y vitaminas ayudan a reponer los electrolitos del cuerpo más rápidamente que el agua sola. También aportan sodio, que es el electrolito que más rápidamente se pierde mediante el sudor e hidratos de carbono, para disminuir la sensación de fatiga. Se comprobó que los dos hechos que favorecen más rápidamente la aparición de fatiga son la deshidratación y la falta de hidratos de carbono.

También poseen:

Pero hay que prestar atención. Las bebidas deportivas, si bien dan energía, no son las llamadas “bebidas energéticas” que poseen alcohol y cafeína. Los adolescentes suelen mezclarlas con más alcohol poniendo en riesgo la salud.

Tips para hidratarse correctamente en el deporte

  • Antes de comenzar la actividad: beber 500 ml de líquido, de 1 a 2 horas previas al comienzo de la actividad física.
  • Durante la práctica deportiva: comenzar a beber de inmediato y mediante pequeños sorbos. Mantenerlo de manera constante.
  • Al finalizar el ejercicio: Reponer los líquidos de inmediato. La diferencia entre el peso antes y después del ejercicio da una idea de la cantidad de líquido perdido.
Las bebidas deportivas son sabrosas, pero las personas que no realizan ejercicio deberían consumirlas con precaución, sobre todo por su alto aporte de sodio. En esos casos, nada mejor que el agua pura.