Dice un proverbio chino: "Cuando bebas agua, recuerda la fuente". ¿Qué es la gratitud? En su acepción mundana, es la expresión de agradecimiento al percibir que se ha recibido algo valioso. En un sentido más trascendente, consiste en mostrar y dar las gracias a un Ser generoso y último, para quienes creen en lo divino, y en algo no divino, amplio, espiritual, para quienes no creen (Streng (1989)).

Robert A. Emmons, representante de la llamada psicología positiva, afirma que si buscas paz mental, prosperidad, salud o amor, será mucho más factible si uno se encuentra preparado con el corazón abierto y agradecido.

El mismo Emmons, califica a la gratitud "como la más intensa de todas las fuerzas transformadoras del cosmos".

La nueva ciencia de la gratitud

Desde hace poco tiempo se vienen utilizando las herramientas y técnicas de la ciencia moderna para comprender la naturaleza de la gratitud y su influencia sobre la salud y la felicidad.

En un estudio experimental (Emmons y McCulloug, 2003), las personas elegidas debían anotar semanalmente aquellas experiencias por las que se sentían agradecidos. ¿Qué observaron en sí mismos?

  • Se sentían notablemente mejor con su cuerpo.
  • También se sentían, en términos generales, mejor con su vida.
  • Eran más optimistas respecto a la siguiente semana del experimento.
  • Mayor entusiasmo.
  • Parecían disponer de más energía que los no participantes en el estudio..
  • Parecían más dispuestos a la hora de ayudar a los demás.
  • Disfrutaban, incluso, de un sueño más prolongado y reparador.
Y todo lo anterior lo consiguieron anotando, todas las noches durante una semana, varias experiencias percibidas por los sujetos del estudio como un beneficio, como un regalo. Podía ser una conversación agradable; la visión de un paisaje hermoso; un gesto de amabilidad recibido; una sonrisa especial; una tarea realizada especialmente gratificante, tener conciencia de la salud física o lo que se les ocurriese que recordasen con agradecimiento.

Los experimentos habituales de la experiencia emocional, ponen de relieve que al sentirse agradecidos, las personas también se sienten más festivas, compasivas y amorosas. Lo que realmente llama la atención es que no solo ellas se ven así a sí mismas, sino que la familia, los amigos y las personas con los que se suelen relacionar afirman que quienes ejercitan la gratitud son más agradables, parecen más felices y los consideran más fiables.

¿Duran los efectos positivos por mostrar agradecimiento?

Quienes participaron en el estudio, por ejemplo, siguieron con la costumbre de escribir ese diario de agradecimiento mucho tiempo después de acabar con el experimento .Y al contactar de nuevo con ellos, afirmaron y subrayaron los beneficios que para ellos seguía suponiendo el hacerlo.

Frases típicas que utilizan las personas que sienten agradecimiento:

  • "Es importante valorar cada día que uno está vivo."
  • "Qué fácil me resulta vivir gracias al esfuerzo de los demás."
  • "La vida es un regalo, nunca una carga."
Este tipo de manifestaciones tiene su origen en cuestionarios de personalidad orientados a descubrir e identificar a las personar naturalmente agradecidas.

En realidad de lo que se trata es de ser consciente de las cosas por las que se está agradecido.

Otras características y ventajas de la gratitud

  1. Maximiza el disfrute de lo agradable, del placer, impidiendo que lo demos por hecho.
  2. Nos protege, el ser agradecidos, de lo negativo. No nos centramos en las carencias.
  3. Fortalece las relaciones. Nos conecta a los demás y estamos más dispuestos a ayudarles.
  4. Corazón más sano. McCraty y Childre demostraron que parece aumentarse la actividad parasimpática y la sincronía entre diversas variables de la frecuencia cardiaca; mejora, por tanto, de la salud cardiovascular.
  5. Mejor preparados ante el estrés. El agradecimiento puede servir como herramienta a la que recurrir en momentos de estrés. Se corre menos peligro de sufrir depresión.
El sociólogo Georg Simmel habla de la gratitud y dice que es la "memoria moral de la humanidad".

Es cierto que mostrar agradecimiento no resulta, a pesar de los beneficios evidentes, fácil ni habitual para la mayoría; incluso puede ser todo lo contrario, difícil y doloroso. Requiere una gran disciplina (por lo menos al principio). Tres pasos pueden ayudarnos, según Emmons:

  1. Atención: ser conscientes de las bendiciones que habitualmente damos por sentadas.
  2. Interpretación: apreciar (con determinación) bendiciones donde solemos ver cargas y maldiciones.
  3. Memoria o recuerdo: las personas agradecidas recuerdan todos los actos bondadosos de que han sido objeto.
Finalizamos con otro proverbio, esta vez francés: "La gratitud es la memoria del corazón."