El abanico musical actual es realmente amplio, pero a pesar de las diferencias notables que puede haber entre los distintos géneros musicales lo cierto es que todos coinciden en muchos elementos. Uno de ellos, y el más evidente, es que todos, tras un proceso de composición, deben ser grabados para que salga de la cabeza de sus creadores y entre en la de sus fans. Actualmente existen infinidad de instrumentos, y mucha de la música moderna se hace con medios totalmente digitales, a veces incluso sin instrumentos físicos. Aquí se explicará cómo se graban los distintos instrumentos de una banda de música algo más tradicional.

Formas de grabar las guitarras

Hay dos maneras de grabar las guitarras. De manera directa o por micrófono. Las guitarras eléctricas, y todas aquellas que puedan conectarse a un amplificador, disfrutan de los dos métodos. Pero las guitarras clásicas, que no tienen ningún tipo de conector, no tienen más remedio que hacerlo mediante micrófono.

Para grabar de forma directa la guitarra se debe conectar al ordenador de turno por la entrada de audio (el conector azul) o por la del micrófono (el conector rosa), poner a grabar con un programa que haga esto, y simplemente tocar el instrumento. Si se desea grabar las guitarras con distintos efectos se deberá usar un programa emulador de pedalera. El ordenador recoge la señal grabada y ya está disponible para manipular con el software usado. Dependiendo de la calidad de los elementos (ordenador, cable, conectores) habrá más o menos ruido en la señal que llegue al ordenador. Aunque en este aspecto también interviene el conector al que se conecte, ya que si conectas el cable de la guitarra (mediante un adaptador Jack-miniJack) a la entrada de línea del ordenador la grabación tendrá menos ruido que conectándolo a la entrada del micrófono.

En el caso de grabarlo con un micrófono como intermediario se ha de conectar este al ordenador por el conector para este fin, o a una mesa de mezclas y de esta al ordenador por el conector azul, y colocar frente a las cuerdas de la guitarra clásica o delante del amplificador al que esté conectado la guitarra. Para que la grabación por este medio sea un éxito deberá llevarse a cabo en un espacio insonorizado para captar sólo la guitarra y de una manera limpia. En este caso lo mejor es conectar el micrófono a su entrada correspondiente.

Grabación de bajo

El caso del bajo es similar al de la guitarra ya que existen bajos eléctricos y bajos acústicos. Los programas más difundidos a nivel profesional para la grabación son el Pro Tools, el cual necesita su propio hardware para funcionar, y el Cubase. Estos dos programas necesitan de unos conocimientos previos para poder sacar de ellos todo lo que pueden dar. A nivel de usuario también es posible usar este último, aunque muchos amateurs optan por la sencillez del polivalente y gratuito Audacity.

Otro dato a tener en cuenta es la latencia a la hora de graba. Este es el efecto que se crea con la mayoría de las tarjetas de sonido que vienen integradas en la placa del ordenador y que hace que por los altavoces salga con retraso lo que se está tocando. Para esto existe el programa ASIO4ALL, que reduce este problema.

Grabar los teclados

En el caso del teclado, a menos que se use un piano clásico, todos, o la gran mayoría de teclados modernos, tienen conectores que dan la posibilidad de ser enchufados a un amplificador, y por lo tanto no es difícil intuir que, al igual que ocurre con las guitarras o bajos, el músico puede elegir si grabarlo por medio de un amplificador o conectado directamente al ordenador.

La dura tarea de grabar percusión

Sin duda la parte más difícil porque, a pesar de que existen muchas formas de grabar digitalmente estos ritmos y muchos instrumentos se han pasado a la era digital, lo más común sigue siendo tocar esos instrumentos clásicos de madera, plástico o metal con parches que hacen tanto ruido.

En el caso más común un instrumento de percusión debe grabarse al aire, o sea, con micrófonos colocados por todos lados de la batería que capten en un lugar insonorizado lo que el músico toque, y que lo haga con total limpieza.

La grabación de las voces

En este caso, aunque hay varias maneras de grabar, lo más común es hacerlo con un micrófono conectado directamente a un ordenador o a una mesa de sonido que estará conectada a un ordenador. Siempre, entre la boca del cantante y el micrófono, habrá un filtro llamado Anti-pop que destilará ruidos molestos tanto del entorno, el cual debe esta insonorizado, como del propio músico.

Además de todo lo dicho anteriormente en el proceso de grabación también entran en escenas los equipos de grabación, los cuales deben estar bien configurado, situados en el mejor lugar y en condiciones óptimas. Siempre deben primar esas tres condiciones para que el sonido que se capte sea el más fiel a la realidad.