El ciclista Alberto Contador, ganador en tres ocasiones del Tour de Francia (2007, 2009 y 2010), en una del Giro de Italia (2008) y en otra de la Vuelta a España (2008), será absuelto por el comité de competición de la Real Federación de Ciclismo (RFEC) por el caso del positivo de clembuterol que se le detectó tras un análisis en una de las jornadas de descanso del pasado Tour de Francia 2010.

Tras esta decisión Contador podrá volver a competir y, de momento hasta una resolución definitiva, conserva su triunfo conseguido el pasado año en la ronda gala.

Exonerado de culpa y negligencia

Según ha adelantado el diario El País en su edición digital, al ciclista se le exime de toda responsabilidad tras demostrar en sus alegaciones a la propuesta de sanción de un año de la Federación de Ciclismo la inexistencia por parte del corredor de culpa y negligencia tras comer carne adulterada con clembuterol.

Tanto la Unión Ciclista Internacional (UCI) como la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tienen ahora un mes, desde el preciso momento que reciban la documentación, para recurrir al Tribunal Arbitral del Deportes (TAS) si están en desacuerdo con la decisión adoptada por la RFEC.

Según diversas fuentes, el TAS no tendría una resolución definitiva antes de tres meses, por lo que Contador puede reaparecer desde ya mismo en competición. De hecho, el ciclista está inscrito para participar en la Vuelta al Algarve que dará comienzo el miércoles 16 de febrero y podría tomar la salida con su nuevo equipo, el Saxo Bank. El calendario planificado para esta nueva temporada contempla su participación en el Giro de Italia y en el Tour de Francia.

El recurso presentado por el equipo de abogados del ciclista madrileño de Pinto se ha basado en la aplicación del artículo 296 del reglamento antidopaje de la UCI que señala que cualquier deportista debe ser exonerado cuando se demuestra que no hay ni culpa ni negligencia por la ingesta de un producto que contiene accidentalmente alguna sustancia dopante.

La decisión de absolver al corredor de toda culpabilidad ha sido tomada por los cuatro miembros del Comité de Competición de la RFEC, influyendo sobremanera en esta postura la resolución que tomó el pasado año la propia AMA de no recurrir la decisión tomada por la Federación alemana en el caso del jugador de tenis de mesa Dimitrij Ovtcharov al que excusó de toda culpa por un supuesto dopaje con clembuterol al dar positivo con una tasa de 75 picogramos, superior a los 50 picogramos dados por Contador.

Fechas-clave del “caso Contador”

La cronología del “caso Contador” comienza el pasado 24 de agosto cuando la UCI comunica al ciclista el positivo por clembuterol en un control realizado el 21 de julio durante la disputa del Tour de Francia.

El 30 de septiembre la UCI notifica de manera oficial la suspensión provisional del ciclista español por haberse detectado 50 picogramos de clembuterol en el organismo de Alberto Contador. Ese mismo día el de Pinto convoca una rueda de prensa en la que desmiente categóricamente el dopaje y precisa que todo se debe a una contaminación alimentaria por la ingesta de un filete que contenía tal sustancia, adquirido en un establecimiento de la localidad guipuzcoana de Irún.

El 8 de noviembre la UCI, tras un concienzudo estudio junto a médicos de la propia AMA, traslada el informe a la RFEC para que abra expediente al corredor y tomen una decisión sobre una posible sanción.

El 26 de enero la RFEC comunica al corredor la propuesta de un año de sanción. Desde ese momento, los abogados de Contador se han empleado a fondo para demostrar la inexistencia de culpa del ciclista presentando el recurso que ha servido para exculpar al ciclista el pasado día 7 de febrero.