Con más de tres millones de lectores, el libro del método del doctor Dukan se presenta como el descubrimiento para terminar con esos kilos de más que tanto cuesta eliminar. Tras su éxito en Francia, el método se extiende hasta llegar a los hogares de anónimos y famosos con sorprendentes resultados.

La dieta Dukan se fundamenta en la proteína como base para activar las grasas acumuladas por eliminación. Es decir, eliminando la ingestión de grasas durante un tiempo, el organismo, que las necesita para su funcionamiento correcto, utiliza las que el cuerpo tiene en depósito provocando la pérdida de peso y volumen.

Proteínas para la fase de ataque

En su primera fase o fase de ataque, los alimentos permitidos eran todos aquellos que provienen del reino animal, a excepción de los de alto contenido graso. Se permitiría el pollo, el pavo, la ternera, la res, el huevo, el pescado tanto fresco como congelado, los lácteos desnatados y como complemento fundamental el salvado de avena.

La primera fase es la fase más breve ya que se trata de reactivar el organismo para el inicio de la dieta. Es además conveniente no excederse en los días recomendados, ninguna dieta proteica debe alargarse más de una semana o diez días, según recomiendan los especialistas.

La segunda fase: fase crucero

En la fase crucero ya el cuerpo está predispuesto para la pérdida de peso y lo que el doctor Dukan considera es ir añadiéndole alimentos para completar la dieta hasta conseguir comer de todo manteniendo el peso deseado.

Como primer paso, alterna un día de proteína con un día de proteína más verdura de hoja y vegetales permitidos. Es decir, un día de fase de ataque con un día de fase crucero. Se permiten ahora dos cucharadas de salvado de avena para preparar el pan o las tortitas y se mantiene la prohibición de alimentos grasos.

La relación de verduras recomendadas para esta fase sería: alcachofa, berenjenas, calabacín, cebolla, acelga, apio, champiñones, bróculi, judías verdes, espinacas, col, coliflor, lechuga, endivia, pimiento, tomate, soja, rábanos, puerros, pepinos, palmitos y con moderación la remolacha y la zanahoria.

Como en la fase anterior, pueden ser cocidos, asados, cocinados y mezclados entre sí, aderezados con especias, vinagre de manzana y mostaza, en ensaladas, mezclados con las proteínas en guisos o parrillas, en definitiva de la forma que se desee, siempre que no contengan más de una cucharada de aceite de oliva.

La imaginación es siempre el mejor aliado a la hora de cocinar y es el as en la manga que hay que utilizar para no tirar la toalla en una dieta, presos del aburrimiento. Existes numerosos blogs y foros que comparten recetario y menús sobre la base de la dieta Dukan, pueden dar ideas que complementen la particular forma de cocinar de cada persona.

Duración de la fase y complementos a la dieta

Esta fase es la más larga, ya que las siguientes forman parte de lo que se podría llamar proceso de educación alimentaria. En las posteriores se irán añadiendo alimentos hasta conseguir una dieta equilibrada que concederá algunos caprichos de vez en cuando.

Sin embargo en la fase crucero es importante persistir porque es con la que, según el doctor Dukan, se consigue el peso deseado y va a durar justo hasta entonces, hasta que se alcance el peso propuesto como ideal o considerado sano según la edad y la estructura ósea.

Es fundamental insistir en obligarse a caminar los treinta minutos recomendados diariamente y beber el litro y medio de agua que se indica en cualquier método de adelgazamiento. También observar las reacciones negativas del organismo y consultar siempre con un médico antes de realizar cualquier dieta alimentaria.