El 18 de marzo de 1938 a las 10 de la noche por radio nacional, el entonces presidente de la república el General Lázaro Cárdenas procedió a la lectura del decreto de expropiación con el cual se hacía válido el artículo 27 constitucional que establecía que México era el dueño absoluto de los recursos naturales que se encontraban en el subsuelo.

El petróleo en México

El petróleo se conocía en México desde tiempos prehispánicos, sin embargo su importancia comercial surge en tiempos de Porfirio Díaz, ya que durante los trabajos de construcción de los ferrocarriles se descubre que existen cantidades de petróleo suficientes para ser explotadas lucrativamente.

Rápidamente los ingenieros que construían los ferrocarriles se convirtieron en petroleros, destacando dos de ellos: Edward L. Doheny propietario de la Mexican Petroleum Company y Weetman D. Pearson dueño de la Compañía de Petróleo El Águila.

Beneficios para México

Lamentablemente el petróleo descubierto en México no dejaba ningún beneficio para la nación, ya que el general Porfirio Díaz había otorgado concesiones a los petroleros estadounidenses por 50 años libres de cualquier pago de impuestos. Sin embargo, en 1910 con el estallido de la revolución mexicana y el ascenso de Francisco I. Madero a la presidencia de México, se comienza a cobrar un impuesto de 2 centavos a la tonelada de petróleo producida.

No obstante, las compañías se niegan a pagar y presionan a su gobierno para que las ayude, el gobierno de Estados Unidos envía una carta acusando al gobierno de Madero de discriminar a las petroleras estadounidenses por causa de su nacionalidad, imponiéndoles impuestos insoportables.

Impuestos insoportables

Según Joel Álvarez de la Borda en su reciente publicación Los orígenes del petróleo en México entre 1901 y 1917, las compañías petroleras produjeron 222 millones de barriles y pagaron solamente 14 millones de pesos por concepto de impuestos. Es decir, alrededor de 0.06 pesos por barril en todo ese periodo. Además, de los 222 millones de barriles producidos exportaron 151 millones, es decir el 68% del petróleo producido en el país en 16 años.

La expropiación constitucional

Para 1917, el ejército constituyente bajo el mando de Venustiano Carranza llega al poder. Como resultado se instaura una comisión redactora que crea una nueva constitución que sustituye a la de 1857 y que contiene cambios profundos.

Especialmente en lo relacionado al petróleo el párrafo 4 del artículo 27 de la nueva constitución establece que “corresponde a la nación el dominio directo de […] los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles minerales sólidos; el petróleo y todos los carburos de hidrógeno, sólidos, líquidos o gaseosos”

Como resultado de esta modificación en la constitución, los dueños de las compañías petroleras aumentaron al máximo la producción de petróleo, ya que querían obtener el mayor beneficio posible antes de que la ley se hiciese efectiva en contra de sus propiedades. Por lo tanto, en 1921, la producción de México representó el 25% del total mundial, produciendo 193 millones de barriles en ese año aunque el beneficio para el país siguió siendo mínimo.

La expropiación efectiva

Lázaro Cárdenas llegó a la presidencia de México el 1 de diciembre de 1934 y es recordado por promover cambios profundos en la vida social, educativa y laboral del país. En lo que respecta al petróleo, Lázaro Cárdenas promovió la creación de sindicatos que protegieran a los trabajadores que por entonces tenían muy pocos derechos. Y es de la lucha del sindicato de los petroleros que se llega a la decisión de nacionalizar el petróleo.

Los trabajadores de las petroleras no tenían ningún respaldo social, por lo que si sufrían accidentes simplemente eran abandonados a su suerte. Los petroleros exigían un aumento de sueldo del 90%, además de derecho a la salud y a la incapacidad pagada. Sin embargo, las empresas petroleras se negaron por lo que se inició una huelga que paralizó la industria energética del país y por lo tanto toda la industria nacional.

Conflicto laboral

Lázaro Cárdenas se ve obligado a intervenir en el conflicto y se nombra a una comisión investigadora que dictamina que entre 1934 y 1938 las petroleras habían incurrido en innumerables fraudes fiscales y que habían obtenido ganancias que alcanzaron los 150 millones de pesos por lo que se propuso un aumento de 26 millones de pesos en salarios, a lo cual las petroleras se negaron rotundamente.

Según cuenta Jesús Silva Herzog, “en una de las reuniones, un abogado de las compañías preguntó a Lázaro Cárdenas: ¿Y quién nos garantiza que el aumento será de sólo 26 millones? El general contestó: Yo lo garantizo; ¿Usted?; Sí, lo garantiza el Presidente de la República. Ante la sonrisa esbozada por el abogado, el presidente Cárdenas se puso de pie y les dijo: Señores, hemos terminado”.

18 de Marzo de 1938

A partir de ese momento el general Cárdenas decidió expropiar el petróleo y aunque en el último momento las petroleras ofrecieron aumentar los salarios en 26 millones de pesos, la decisión ya estaba tomada.

A partir de entonces el petróleo fue propiedad de los mexicanos y probablemente desde entonces, no se ha tomado una decisión que haya tenido un impacto tan positivo en la economía del país como la que se hizo pública aquella noche, hace ya 72 años.