La concepción del Alma, según Platón, viene totalmente determinada por la visión pitagórica que formulaba que el Alma es el auténtico Yo del ser humano, que esta alma puede vivir perfectamente sin un cuerpo, y que es prisionera del cuerpo debido a la necesidad de encontrar la purificación después del pecado.

La inmortalidad del Alma

Así, según Platón, el Alma del ser humano es inmortal, no morirá después de la muerte del cuerpo, y lo intentará demostrar con cuatro argumentos:

  • El Alma es sinónimo de Vida, y nada puede sufrir el contrario de lo que es, por tanto del Alma, que es Vida, no puede sufrir la muerte, así pues, es inmortal.
  • La Reminiscencia (el hecho que concocer es recordar lo que alma ya conocía antes del nacimiento) nos ha mostrado que el Alma es Pre-existente. Nada nos hace indicar que no sea Post-existente.
  • El Alma es similar a la Idea (Universal), y como la Idea es inmaterial e inmortal, el Alma también es inmortal.
  • Argumento ético. Si el Alma fuera mortal, todo el mundo recibiría el mismo premio-castigo, ya que los buenos y los malos no serían premiados o castigados por su vida. Esto no sería justo, y, por tanto es necesario que el alma sea inmortal para poder premiar a los justos y castigar a los malos.

El Mito del Carro Alado

Una vez demostrada la Inmortalidad, a través del Mito del Carro Alado nos intenta explicar cuál es la estructura del Alma. El Alma es similar a un carro alado con un auriga de conductor y dos caballos: uno es fuerte, obediente, dócil, noble, etc. Mientras que el otro es caprichoso, desobediente, etc.. Esto hace que la conducción del carro sea bastante complicada, ya que no siempre el auriga consigue llevar el carro para donde quiere. El carro, que vive en el Mundo inteligible, gira alrededor de la Idea de Belleza, la cual es fuente de conocimiento. Cuando el carro se desvía, y el auriga no puede contemplar la Idea de Belleza, el carro pierde las alas del conocimiento, se hace pesada y cae al Mundo Sensible uniéndose a un cuerpo. Por eso Platón considera que el alma es prisionera del cuerpo. El Alma, lo que debe hacer si quiere volver a vivir libre de un cuerpo, es conocer para poder volver a volar y poder ascender al Mundo de las Ideas, su lugar natural.

Estructura del alma

Platón afirma que el alma tiene tres partes diferenciadas:

  • El Alma Racional. Es el conocimiento y la razón. Representada en el mito por el auriga.
  • El Alma irascible. Es el Alma de la fuerza y el honor. Representada en el mito por el caballo noble.
  • El Alma concupiscible. Es el deseo y las pasiones. Representada en el mito por el caballo caprichoso y desobediente.

Papel ético del conocimiento

Todos nosotros tenemos las tres Almas, pero siempre tenemos una más desarrollada que el resto. Este detalle será muy importante por el pensamiento de Platón, ya que tendrá un papel fundamental a la hora de considerar su teoría política, estrechamente relacionada con la concepción del Alma. También cabe destacar que el conocimiento posee una motivación ética: conocer permitirá al filósofo, que es quien conoce, salvarse y poder liberar su alma de la prisión que significa el cuerpo, y así poder volver al lugar natural del Alma, que no es otro que la Realidad Inteliglible.